Finta de Schiaretti: Legislatura “atenderá” críticas mestristas

El gobernador, de licencia esta semana, eludirá los reproches del intendente capitalino y sus allegados al “Acuerdo Federal”, que el próximo miércoles se aprobaría en la Unicameral con votos, entre otros, de Cambiemos.



Por Felipe Osman

El “Acuerdo Federal Provincia-Municipios” llegará este miércoles a la Legislatura, y desde el oficialismo –que cuenta con los votos necesarios para convertirlo en ley sin el apoyo de los otros bloques- esperan que sea aprobado con un amplio consenso, replicando el éxito que la propuesta del Centro Cívico tuvo entre los intendentes cordobeses.
Mientras tanto, Ramón Mestre y sus alfiles agudizan sus críticas contra el acuerdo ideado por el Ejecutivo provincial, que tiene entre sus cláusulas una (la cuarta) diseñada a medida del intendente capitalino: “Los Municipios y Comunas que suscriban el presente acuerdo se abstendrán de iniciar procesos administrativos y/o judiciales con base en el régimen de Coparticipación Provincial (…) y, en su caso, a desistir (…) de los procesos judiciales ya iniciados”.
El intendente de Córdoba y su par de Oliva (Oscar Tamis), presidente del ente de intendentes radicales y de la liga de intendentes Pro, respectivamente, son los únicos jefes comunales que han iniciado acciones judiciales contra la Provincia por el reparto de los recursos coparticipables. Mestre, subido a la carrera para suceder a Schiaretti en la Gobernación el año próximo, no renunciará a este frente de conflicto permanente con el mandatario provincial.
Tamis, por otro lado, ha quedado en una posición difícil. Envalentonado, demandó a la Provincia buscando ocupar el rol de “primus inter pares” de los intendentes Pro, pero ahora está atrapado en una disyuntiva incomoda: quedar excluido de los fondos que promete el acuerdo y en una posición de fricción constante con el Ejecutivo provincial, o dejar en evidencia su impericia al “subirse” a un reclamo judicial que –electoralmente- sólo resulta rentable para Mestre, y que no fue avalado por la Casa Rosada.
El intendente de Córdoba apunta sus dardos contra El Panal, acusando al mandatario provincial de gobernar echando mano de las mismas prácticas que el kirchnerismo utilizó contra la provincia, asfixiándola financieramente y repartiendo los recursos que le pertenecían por ley según su capricho y conveniencia. Schiaretti, en respuesta, le ofrece silencio.
Habiendo logrado la firma de más de 350 intendentes, entre los cuales habría más de 120 radicales, según fuentes allegadas al Centro Cívico, y (casi) todos los jefes comunales Pro, prefiere dejar que las críticas de Mestre se estrellen contra la Legislatura. Incluso, contra el propio bloque de Cambiemos, que votará dividido en la sesión del miércoles. Los legisladores Pro acompañaran el acuerdo. Y según auguran en el oficialismo, también de algunos radicales podrían hacerlo.
Si el mestrismo busca enrostrar a Schiaretti una postura autoritaria, la mejor réplica a estas acusaciones será una que no provenga del propio mandatario provincial, sino del Poder Legislativo, y dentro de este, también de algunos de los legisladores que integran su espacio.
Tal es la confianza que tiene El Panal en lograr la sanción del “Acuerdo Federal”, que al gobernador no le importa sustraer uno de sus votos del recinto, al tomar una licencia que deberá ser suplida por Oscar González. Con el presidente provisorio de la Legislatura temporalmente a cargo del Ejecutivo, la sesión será dirigida por Daniel Passerini.
Las postales del fin de semana, con Ramón Mestre junto a Mario Negri participando de los “timbreos” en Barrio Ayacucho, o Luis Juez junto a su hermano Daniel replicando el “contacto persona a persona” que dicta el manual duranbarbista y que Mauricio Macri mandó a ensayar en todo el país, buscan enviar al electorado un mensaje de unidad que, iniciado en las redes sociales, no trascenderá el recinto legislativo en Córdoba.



Dejar respuesta