El laberinto de la barbarie!!

“Sin instituciones respetadas ni credibilidad en la dirigencia, es casi inevitable suponer una decadencia perpetua, salvo que ocurra un milagro”.



Por Prof. Doctor Eduardo Dalmasso

Por primera vez la derecha política accede al Gobierno sin fraude y con apoyo de distintos sectores de la sociedad. Emerge, porque un amplio espectro consideró que el modo autoritario y el estancamiento económico del proceso K, requería de un cambio.
La derecha afronta un desafío crucial, desprenderse de la concepción neoliberal. A tres años, más bien le ha hecho honor. En consecuencia: endeudamiento del Estado y crisis cambiaria que lleva a la necesidad de un ajuste brutal, que sorprende a gran parte de sus votantes. Dicho de otra manera, las políticas financieras adoptadas fueron erróneas demostrando una vez más la influencia nociva de las prestigiosas escuelas económicas del imperio, en el modelo mental e ideológico de muchos de sus egresados.
El ajuste era necesario, la crisis que exige la asistencia del Fondo Monetario, no!
Esta derecha, que no alcanza todavía a hilvanar un discurso que marque un Norte, constituye, sí, un cambio clave dentro de las contradanzas de políticas económicas de argentina. Una sociedad que logra salir de sus continuas crisis, pero que en cada una, ocurre un nuevo deslizamiento hacia la pobreza y la frustración. La última desilusión: los resultados de la estrategia de poder del Gobierno de los Kirchner.
Esta permanencia de las promesas incumplibles debilita las relaciones de confianza, aunque es justo reconocer, que gran parte de la sociedadpareciera necesitar de la esperanza mágica, ya sea, por los apremios con las que vive o por la falta de conciencia del significado del retroceso permanente en la vida social y política.
Por supuesto se puede malversar un Norte, pero eso no excluye la necesidad de plasmar una visión, objetivos y cursos de acción. De lo contrario es voluntarismo puro. Algo de eso, sumado a las prácticas políticas reñidas con la institucionalidad republicana define nuestras experiencias.
Cuando el pensamiento mágico es lo que prima, y por cuestiones electoralesse suprimen los debates necesarios para plantear alternativas, que hacen al desarrollo socio económico, la sociedad queda inerme. Esto significa que la dirigencia política se remite a juegos de promesas sin fundamentos para su concreción. En estas circunstancias y como consecuencia de las decepciones, lo que crece es un espíritu tribal paradojalmente individualista, como mecanismo defensivo. “ Las crisis y sus consecuencias son siempre responsabilidad de la tribu contraria o de circunstancias que se consideran ajenas”. Autocrítica y corrección de rumbos, de existencia imposible.

Debilidad Institucional
Los juegos de suma cero de los años pos dictadura, han ido produciendo que un cada vez mayor núcleo de ciudadanos abandonen su identificación partidaria y los que no, se cierren en posturas absolutistas que dificultan la genuina discusión democrática.Esto ocurre, en pleno siglo XXl en el que tecnologías , redes y medios de comunicación inciden en drásticos cambios para el logro de la participación ciudadana a la vez que dejan expuestos a los dirigentes respecto a sus conductas y contradicciones.“La impunidad de otrora, casi imposible”. La frustración que esto supone, acentúa el crecimiento de la atracción de figuras mediáticas de las que se esperan las respuestas que los profesionales de la política no dan; La excepción a esta orfandad de la política, se produce sólo ante temas transversales a los intereses sociales, por su capacidad de movilización de amplios sectores, tales como el matrimonio igualitario o la despenalización del aborto.
En esta dinámica de conflictos y cambios de escenarios, crece la fragmentación social y la debilidad de las instituciones mientras que el esclarecimiento de los procesos de corrupciónpública, lentos y literalmente impulsada por el periodismo, revelan la cultura y por ende los valores de gran parte de la clase política, pero no sólo de ella. Las controversias al respecto asumen un carácter tribal, y por lo tanto ajenas al buen funcionamiento de la república.
La sociedad toma conciencia del nivel de corrupción a sabiendas que el sistema judicial se ha ido conformando por actores de esta cultura nociva para el estado de derecho. Demasiado Jueces cuestionados por conductas indebidas, o Jueces temerosos que no están en condiciones de juzgar a sus mentores.
Sin instituciones respetadas ni credibilidad en la dirigencia es casi inevitable suponer una decadencia perpetua, salvo que ocurra un milagro. El desafío para la Argentina es, paradójicamente, “la construcción del milagro” sin volver a lo mágico. El dónde y cómo se regenera una dirigencia, es una pregunta sin fácil respuesta!
A 100 años de la Gesta reformista del 18, es importante recordemos que los líderes del movimiento, anticipaban un cuadro poco optimista de la República tal cual se iba conformando, por lo que bregaban por una Universidad que sirviera de faro y escuela de “leaders” , que se erigieran en mentores de civismo y de la Intelligentsia social.
El tema es que la Universidad real, salvo quizás en el período muy particular que va desde el 58 al 66, está y ha estado cruzada por las mismas contradicciones y valores que se dan en el conjunto social: de ello la pérdida de su influencia vital más allá de los hombres o mujeres de valía científica, intelectual y artística que cuenta.No surge dentro del sistema, una impronta de sólidos principios republicanos atento incluso su propia práctica política.Por esta razón,el esfuerzo para cambiar su status corporativo sea ciclópeo. Sin embargo, esencial de cara al futuro porque la sociedad argentina se encuentra huérfanade “leaders”.
Esta universidad necesita repensarse desde una sólida autocrítica. Existen indicios ciertos de la conciencia del problema, esto se percibió también en la conmemoración del centenario de la reforma del 18, en conjunto con la Unesco y otras universidades públicas latinoamericanas.Sin embargo, persisten importantes núcleos que desconocen los cambios políticos y tecnológicos que han sacudido las estructuras del siglo XX.Si la universidad pública ,no se constituye en el foco del cambio social y científico, dónde es posible?

Sobre la crisis del estado
La crisis del Estado no es un hecho nuevo en la historia. Aristóteles trató el tema sosteniendo que el verdadero fundamento del Estado y del derecho es la virtud. Sin ella ninguna institución podría ser legítima. “El fin de la sociedad política no es solamente vivir con sus semejantes, sino realizar el bien. Por lo tanto el hombre más virtuoso en sociedad tiene más derechos a ser ciudadano que el más rico o más libre, ya que en virtud los supera” (La Política. Libro Primero. Cap. V]).
La práctica política desnaturalizada por falta de ética, produce un efecto demostración nociva que se transmite al conjunto de los ciudadanos con el resultado de acrecentar el individualismo como única posibilidad de salvaguarda personal. Si valores como la honestidad, el respeto, la solidaridad o los principios de equidad son extremadamente débiles, sucede un efecto corrosivo que atenta contra el cumplimiento de las reglas. De ello, la “Ley de la Jungla”. Conductas corporativas y funcionamiento tribal se revelan como propias de la falta de esperanza.
Impuestos los valores de un sálvese quien pueda dentro de la cultura social e instituciones corporativas, su cambio requiere de una modificación drástica de lasconductas de toda la clase dirigente para que la búsqueda del poder o riqueza no sea sólo un fin en sí mismo. Hoy los partidos políticos son símil clubes en la que los socios sólo están para convalidar sus directivos: de esta situación surgen comportamientos reñidos con las necesidades de una democracia avanzada.
La experiencia augura nuevas desilusiones si no se modifican los patrones de conducta. Sin duda, ayudaría al cambio la posibilidad se consolide un lúcido partido de derecha. Esto, – está lejos de poder asegurarse,- se requiere para ello mucha claridad republicana, una disposición a superar su ideología dependiente y una clara diferencia en sus prácticas políticas.– De hecho, estamos dentro de un verdadero laberinto conformado por nuestra barbarie.
La sociedad se sorprende de la creciente violencia y mira azorada en su mayoría, el nivel de marginación porque supone y supone bien, que en esas villas que pululan a los largo de las ciudades surge un desconocimiento total de las reglas sociales que hacen a la convivencia. Y sí: para esos desterrados del mercado y de la educación, el otro, es su enemigo totalmente fuera de su mundo; las villas se desenvuelven de forma similar al de las favelas de Brasil, o sea bajo el patrón de organizaciones de carácter mafioso y autoritarios.
En el pensamiento de Aristóteles, el fundamento de la acción política en democracia tiene reglas claras: la política se ejerce para el bien común, aunque no deje de ser la lucha por el poder. En el peor de los casos, algunos se pueden favorecer más que otros, pero nunca a costa de sumergirlos en el atraso. En el momento en que la política abandona esa esencia pierde credibilidad acrecentando las fracturas sociales.

* Autor de 1918, Raíces y Valores del Movimiento Reformista. (UNC- Editorial)



Dejar respuesta