Otra vez, Schiaretti subió al escenario a frente antimestrista

El gobernador encabezó ayer el acto de lanzamiento del programa Vivienda Semilla en el Centro Cívico, rodeado de intendentes de Cambiemos.

Cuando en el Palacio 6 de Julio aún no terminan de digerir la foto del jueves pasado en el Centro Cívico donde se lo vio a Juan Schiaretti rodeado de intendentes de Cambiemos, el Gobernador lo hizo de nuevo.
Ayer, en el marco del lanzamiento del programa Vivienda Semilla, el mandatario provincial reunión otra vez a jefes comunales de todos los bloques políticos junto a quienes presentó los alcances y condiciones del nuevo plan provincial que beneficiará a 3.300 familias.
Desde el escenario, radicales como Alberto Martino (Río Tercero) o Daniel Salibi (Mendiolaza), macristas como Eduardo Romero (Villa Allende) y vecinalistas como Esteban Avilés (Carlos Paz) aplaudieron el discurso de Schiaretti. Claro que frente a una tribuna cambiemita tan contundente, la ausencia de Ramón Mestre y los suyos fue aún más notoria.
El intendente capitalino no firmó la semana pasada el nuevo pacto federal impulsado por la Provincia por lo que quedará fuera del alcance de este tipo de iniciativas, por ende, decidió sostener la demanda judicial contra la administración de Schiaretti por fondos federales.
Si bien la denuncia lleva sólo su firma con lo cual es el único radical impedido de suscribir el acuerdo (excepto que la retirara de la Justicia), Mestre arrastró en esa decisión a su núcleo duro de jefes comunales. Mientras otros boina blanca firmaban el Pacto en el Panal, el capitalino en nombre del Ente de Intendentes Radicales que preside, cuestionaba en duros términos el documento, criticaba a la Provincia y presentaba una contraoferta.
No obstante, desde el Centro Cívico celebraron el resultado político que dejó la jugada: aislar a Mestre en su reclamo. Según la Provincia de los 168 municipios que componen el Ente que comanda el capitalino, 123 ya adhirieron y confían que en muchos otros terminarán aceptando la oferta que hoy toma estado parlamentario en la Legislatura.
Desde el Panal leen en clave político electoral la posición del intendente de la ciudad de Córdoba. Sostienen que se trata de una estrategia de posicionamiento provincial para enfrentar el año que viene a Schiaretti en las urnas.
Mientras que del otro lado, argumentan que la Provincia no está repartiendo los fondos que corresponde y que el nuevo acuerdo es “extorsivo”.

Contexto de crisis
Durante su discurso, el gobernador Schiaretti dijo: “ahora es cuando se nota la crisis, es cuando se ve que cae la recaudación, la recaudación está siendo menor en lo que va de los 12 meses de inflación acumulada”. Y destacó la presencia de los jefes comunales: “Este programa no llama la atención en nuestra Córdoba. Es a través del diálogo y el consenso que se superan dificultades y se avanza hacia el progreso. Expresa la decisión de la abrumadora mayoría, de la totalidad de nuestros jefes comunales, de preocuparse por nuestra gente”.
El Programa cubrirá las necesidades de 3.300 familias, estableciéndose el cupo por localidad acorde a la cantidad de habitantes, según lo establecido por el INDEC. La Provincia realizará la entrega de materiales y la mano de obra estará a cargo de los beneficiarios, las municipalidades o comunas.
Más tarde, el gobernador cerró el coloquio de la Unión de Industriales de Córdoba donde, respondió elípticamente a algunos dichos que el intendente Ramón Mestre había pronunciado en esa misma sala horas antes. “Córdoba tiene un superávit que es el 17% de sus ingresos. Esto nos permitió encarar el plan de obra pública donde seguiremos avanzando. Por eso no es casualidad que las industrias de Córdoba sean competitivas. Por el gas, por las rutas”, dijo.
Por otro lado, repitió que Córdoba está fuerte “pero no somos una isla. Los datos preliminares del mes de julio dicen que la inflación respecto a julio del año pasado es más del 30% y la recaudación, tomando la coparticipación de impuestos más los impuestos provinciales, es del 25, 3%”.



Dejar respuesta