Fecha incierta para concesión formal de la basura

El contrato iba a firmarse hoy, pero el acto fue postergado. El 1 de octubre era la fecha marcada para el arranque del servicio adjudicado hace más de dos meses. Podrían extenderse los plazos.



Por Yanina Passero

Los cordobeses iniciaron su semana laboral esquivando bolsas de basura. La recolección se vio fuertemente resentida porque el secretario general del Surrbac, Mauricio Saillen, convocó a los empleados del sector y a sus familias a un ostentoso festejo anticipado por el Día del Niño. Una muestra más del poderío del sindicalista sobre el servicio que no logra ser ocultada por la rapidez con la que sus afi liados intentaron cumplir con su trabajo al día siguiente. Saillen hizo su contribución al clima de malestar que se respira en el Palacio 6 de Julio y en las fl amantes adjudicatarias porque aún resta un paso fundamental para cerrar el proceso de concesión formal a Tosa-Cotreco, Lusa y Vega-Caputo. A más de dos meses de anunciada la adjudicación para que tres prestadoras privadas exploten el servicio de recolección mecanizada en la ciudad por los próximos ocho años, los contratos aún no han sido firmados.
En el Palacio 6 de Julio trabajaban para que el acto pudiera concretarse en la jornada de hoy. Pero lo cierto es que ninguna de las prestatarias había sido notificada al cierre de esta edición. Incluso, fuentes municipales dijeron desconocer si un acto público de semejante importancia estaba previsto en la agenda del día del intendente Ramón Mestre.

Extraoficialmente, este medio pudo conocer que el referente local de Cambiemos tiene fuertes motivos para dilatar, al menos por unos días más, la rúbrica de una herramienta que permitirá a las empresas robustecerse y capitalizarse en virtud de un acuerdo con el Estado municipal en una de las plazas más importantes del interior del país. Una de ellas es la denuncia penal por un abogado que trabaja en el Tribunal de Cuentas Municipal y responde políticamente al concejal Tomás Méndez. Pablo Olmos pidió que se investigue a Mestre por la presunta comisión del delito de “abuso de autoridad” por adjudicar a Vega-Caputo la recolección en el microcentro, pese a que los pliegos prohibían la participación de compañías procesadas por daño ambiental. Solvi, como se conoce a la compañía brasileña, tiene condenas por “improbidad administrativa” producto de un fraude en el pesaje de desperdicios en una importante ciudad de Río Grande do Sul.

Como agravante, el titular de la firma Solvi y accionista de Vega, Carlos Leal Villa, tiene sentencia judicial firme. “De hecho, en la declaración jurada presentada por el consorcio encabezado por Vega Engenharia Ambiental SA, dice expresamente que ‘no tiene pleitos relacionados con contratos ejecutados en los últimos dos años’, afirmación cuya falsedad quedó probada en diversos procesos penales que se sustancian en el vecino país, por el accionar de las firmas Solvi Participaçôes, Revita Engeharia y Vega Valorizaçao de Residuos S.A”, uno de los párrafos de la presentación penal de Olmos. A la demanda se suma otra información que llega desde Perú. En Lima, Solvi habría quedado afuera de la precalificación técnica en el marco de una licitación en el distrito, precisamente, por la pulseada en barandillas y causas con sentencia firme de la oferente que, en Córdoba, logró una zona que hasta ahora es responsabilidad de Cotreco. Si Mestre perfecciona el proceso con la firma de los contratos, correría el riesgo de comprarse problemas futuros. Cómo resolverán los magistrados que intervienen en la causa es una incógnita. Parece que Mestre prefiere prevenir, antes que curar. No sería el único factor que impediría al radical tomar su lapicera y convocar a las tres ganadoras de la segunda convocatoria que realizó durante su gestión.

Los “cuadernos de las coimas k” ingresan a la trama de dudas que sobrevuelan los principales despachos. El primo del presidente Mauricio Macri Ángelo Calcaterra admitió que hizo “aportes a las campañas electorales de 2013 y 2015 del FpV”. Luego de su confesión, el empresario fue aceptado por el juez como imputado colaborador. Logró su eximición de prisión. ¿Cómo impacta en el edificio ubicado frente a la Cañada? Calcaterra fue socio de Nicolás Caputo, el “hermano de la vida” de Macri e integrante de la UTE que se completa con Solvi. La investigación es una ruleta rusa que, si bien Mestre desconocía, incrementa la incertidumbre sobre el futuro del servicio de higiene urbana.



Dejar respuesta