Enojos de Talleres por el Kempes

El torneo Súper 8 integración que organizó la Agencia Córdoba Deportes en el máximo coliseo cordobés despertó algunos cuestionamientos del club de barrio Jardín, por los cuidados necesarios del césped en tiempos de siembra, a una semana del inicio de la Superliga. El suelo es otra vez motivo de controversia.



Por Federico Jelic

La convocatoria final fue pobre, es cierto, pero en lo simbólico hay motivos para celebrar. El hecho de que Córdoba pueda recuperar los torneos en los recesos invernales como preparativos en la antesala de las nuevas temporadas del fútbol profesional argentino, no es para despreciar. El Súper 8 integración culminó con 9 de Julio de Morteros campeón al vencer 3 a 2 a la Reserva de Sportivo Belgrano de San Francisco ante poco más de 400 personas en un Mario Kempes desnudo, apto para 57 mil espectadores, sin embargo, el equipo que milita en el Federal B festejó los honores correspondientes. No mucho más para destacar. La convocatoria no fue la esperada, es la realidad. El presidente de la Agencia Córdoba Deportes, Medardo Ligorria entregó la copa y las distinciones al campeón, y después hubo un tercer tiempo para ambos equipos y organizadores, a cargo de la Secretaría de Desarrollo Social, donde el ex defensor de Belgrano Sebastián Brusco encabezó un discurso de unidad y amistad, acompañado de Oscar Dertycia, vocal de la Agencia. Y todos contentos y felices. ¿Todos? No, por barrio Jardín mostraron reticencias al torneo y no miraron con agrado las acciones de torneo integración, a pesar de que en el Mario Kempes volvieron los certámenes en invierno, después de que la Neder Nicola perdiera presencia. Su última concreción fue en el ’99. Casi 20 años después se recuperaron estos campeonatos de receso, no obstante, Talleres no solo que no participó (Belgrano tampoco), sino que por lo bajo, hicieron saber su malestar. ¿Razones? A menos de una semana de inicio en la Superliga, desde la directiva albiazul recriminan que el césped del Mario Kempes, tan seguido de cerca y tan cuestionado por las irregularidades en su superficie, haya albergado a ocho partidos en tiempos de siembra y donde el color verde merece un tratamiento especial para su mantenimiento, a poco más de 13 días de ser locales de Rosario Central. Y lo hicieron saber.

Estadio de todos

A saber: Talleres es el club de Córdoba que más utiliza el Mario Kempes y no es desde ahora. Ya sin la Boutique con aforo suficiente, la localía se trasladó al máximo coliseo cordobés como una ley. Aunque también es algo lógico, pero de todas maneras se trata de un escenario provincial cuyos derechos de utilización no corresponden únicamente al club de barrio Jardín. Talleres fue de esos equipos que más pagó los platos rotos con la renovación del césped del ex Chateau Carreras, con esa remodelación que no se realizó nunca en sus 40 años de existencia. También Belgrano, ojo, mientras continuaba la construcción de la tribuna Hualfin o “Tomás Cuellar”, sin embargo, fue el club “matador” quien más lo utilizó y actualmente es quien lo tiene como prioridad desde hace un gran tiempo, ya que el conjunto “Pirata” ya institucionalizó eso de ser anfitriones en Alberdi sin depender del rival de turno. En ese sentido, el enojo del presidente Andrés Fassi y algunos de sus subalternos se justifica en el trato y en la lógica: cada fin de semana que Talleres es local el movimiento por las zonas aledañas al ex Estadio Córdoba es preponderante y entonces, consideran que tienen derecho a hacer valer su estado emocional en el hecho que se disputen dos partidos en un solo día como lo fue el domingo pasado (además de 9 de Julio de Morteros-Sportivo Belgrano definieron el tercer lugar del podio Instituto-Atenas de Río Cuarto). Y que en tiempos de siembra, se hayan disputado ocho encuentros antes del inicio de torneo. Las consecuencias pueden hacerse notar en el suelo, a días de empezar el torneo máximo de AFA. El perímetro principal del Kempes fue motivo de polémica, talón de Aquiles de la gestión del ex titular del Ministerio cordobés Oscar Dertycia y motivo de cruces entre los propios ministros en el Panal. Fue tema tratado entre tablas en Casa de Gobierno Provincial, motivando cambios de responsabilidades y de funciones. Es decir, las críticas recibidas afectaron mucho en la imagen, y no quieren volver a repetir ese error. Pero Fassi se hace sentir y marca la cancha.

Es Talleres el equipo que más actividad tiene en el Kempes, casi como un derecho adquirido, y entonces es natural que haga valer su posición al respecto. Sin embargo, desde la Agencia Córdoba Deportes no dieron marcha atrás a pesar de acusar recibo. El Mario Kempes es un estadio provincial. Es propiedad de todos los cordobeses y más allá de que Talleres es quien más uso le da, todos tienen derecho a solicitarlo cuando crean oportuno, dependiendo de la agenda y los lugares disponibles.

Relación necesaria

De todas maneras, las cosas claras: Talleres necesita del Kempes y de la Agencia, y viceversa. Talleres no cuenta con otro escenario en la capital cordobesa con esas dimensiones y con esa capacidad de aforo, mientras que la Agencia sabe que el albiazul, es el motor de sus ingresos y que mantiene viva gran parte de su presupuesto dentro de los recursos genuinos. Entre alquiler, publicidad estática, concesiones, puestos aledaños al estadio, estacionamiento de autos, se genera una suma sideral de ingresos fin de semana de por medio, que no es para despreciar. Con Instituto jugando siempre en Alta Córdoba y la mudanza definitiva de Belgrano al “Gigante de Alberdi”, queda solo Talleres como recurso principal.
No es cuento.
Ni el albiazul es dueño del Kempes ni la Agencia puede darse el lujo de prescindir de semejante prestador. Las quejas las hicieron saber por lo bajo, sin polemizar mediáticamente pero existieron. Es como un Idilio político, relación que debe ser cuidada diplomáticamente, por inmanencia, porque ambas partes salen perdiendo sin el otro complemento. A todo esto: ¿Cómo quedó el piso del Kempes después del Súper 8 y los dos partidos el mismo día? Según aducen los entendidos, el suelo resistió y solo quedan algunas irregularidades que solucionar para que quede en óptimas condiciones. El viernes 17 del corriente, a las 19, Talleres recibe a Rosario Central. Quedan más de 12 días de recuperación para dejar el mejor aspecto del terreno de juego. De todas formas, Fassi hizo dar a conocer su descontento, quedará en el análisis si le asiste el derecho al pataleo o no.



Dejar respuesta