Empresarios moderan expectativas de inflación por freno al consumo

De alguna manera el sector confía en que la rueda de aumentos en la coyuntura actual, no puede continuar. En julio las proyecciones apuntaron a una suba anual de precios de 31,7%, dos puntos por encima de las previsiones de junio.



Las expectativas de inflación de los empresarios se movieron en julio muy en función de las realidades individuales de cada uno. Por un lado, el promedio de las proyecciones para los próximos 12 meses subió a 31,7%, 2,1 puntos más que en junio, captando las subas de precios que se vienen concretando tanto en insumos y bienes intermedios como en el resto de los servicios, y costos de producción (incluyendo los costos financieros).

Por otro, las empresas no están pudiendo trasladar los aumentos que reciben a los precios finales porque el mercado de consumo no los habilita. Eso retrajo las expectativas de inflación, porque de alguna manera el empresario confía en que la rueda de aumentos en la coyuntura actual, no puede continuar.

Los datos se desprenden del último trabajo del Centro de Economías Regionales (Cerx) que dirigen Victoria Giarrizzo y Dardo Ferrer. Desde enero pasado, cuando comenzó esta medición, las expectativas de inflación promedio subieron 10,4 puntos (de 21,3% a 31,7%) al compás del aumento en el dólar.

La mediana se mantuvo sin cambios en 30% (se mantuvo en 20% entre enero y abril, subió a 25% en mayo y a 30% desde junio). Así surge del promedio de las respuestas brindadas por 540 empresarios pequeños y medianos del país consultados entre el 20 y 31 de julio.

Las expectativas de las industrias crecieron por encima del comercio en parte porque el industrial recibió de lleno el impacto del aumento en los precios mayoristas (44,1% en un año). Como las industrias no estarían trasladando toda la suba a sus clientes, el comercio siente menos el impacto.

Así si bien la mediana de las expectativas de inflación tanto de industriales como comerciantes se mantuvo en 30%, el promedio de las respuestas subió a 33,7% en las industrias, 4,3 puntos más que en junio y a 30,7% en el comercio (0,7 puntos más).

En las respuestas de julio, hubo dos grupos: por un lado, más empresarios esperan que la inflación se desacelere en el próximo año. Así, si en junio sólo el 7,8% de esperaba una inflación a doce meses de hasta 20%, en julio ese porcentaje subió a 12,2%.

A su vez, si en junio el 60,4% de los consultados esperaba una inflación mayor o igual al 30%, en julio el 69,5% espera una inflación mayor al 25%. En las subas promedio, incidió que se comenzaron a sumar empresarios que estiman niveles de inflación mayores a 45%, aunque todavía es un grupo pequeño (10%).

El Cerx señala que la inercia inflacionaria continúa siendo alta, y eso presenta una encrucijada: una

inflación de oferta impulsada por aumentos de insumos que presiona sobre los precios y una demanda deprimida que no permite trasladarlos al consumidor.

El reporte da cuenta que el mes pasado se observó un escenario muy incipiente de predisposición a la desaceleración de las expectativas inflacionaria, pero con inflación creciente, y con un grupo de empresarios más pesimistas que antes. Sobre esa situación, las decisiones del gobierno hacia adelante se vuelven muy importantes.

“Cualquier chispazo, por leve que sea, puede volver a acelerar las expectativas y potenciar la inflación inercial –agrega-. En cambio, si se logran descomprimir algunas presiones sobre precios, especialmente en materia de costos financieros, tributarios y algunos servicios, es posible que la inflación real pueda convalidar las expectativas y desacelerarse. Más que nunca hay que prestar atención a la sensibilidad del mercado en materia precios y tipo de cambio para tomar decisiones económicas muy fundamentadas en la sociología del comportamiento de empresarios y consumidores”.

Los datos recogidos por el Cerx son consistentes el Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) que realiza el Banco Central. En el último informe, al compás de la profundización de la crisis, el REM mostró una nueva suba en las proyecciones de inflación para este año, que pasaron de 30% en el sondeo anterior al 31,8% y se ubicaron al filo del límite superior de la meta acordada con el FMI (32%). Además, los especialistas anticiparon una caída del PIB del 0,3% para este año.



Dejar respuesta