Ante conflicto, Juri opta por ecumenismo gremial

Con la paritaria docente irresuelta, el rector de la UNC se mostró junto a los titulares de los tres gremios universitarios: Adiuc, Gremial San Martín y FUC.

Javier Blanco (Adiuc), Silvia Aguirre (Gremial San Martín) y Samir Mohuanna (FUC) suscriben el comunicado en apoyo al reclamo docente.


En la jornada de hoy comienza el paro por tiempo indeterminado que decretaron las principales centrales gremiales de la docencia universitaria, tras la cuestionada consulta a los afiliados de todo el país, de la que nunca se conocieron en detalle sus resultados.
Si bien este tipo de medida suele percibirse con distinta intensidad en cada una de las 15 Facultades, el reclamo docente ha definitivamente incrementado su nivel de apoyo político entre los principales actores de la Casa de Trejo.
Tanto el rector Hugo Juri, en nombre del Consejo Superior, como los gremios no docente y estudiantil, coincidieron la semana pasada en solicitar al Gobierno nacional que realice una propuesta a los docentes que sea acorde a la evolución de la inflación en lo que va del año.
Cuando en marzo pasado el Gobierno nacional puso sobre la mesa su primera propuesta de aumentos salariales para los profesores universitarios, la negociación con las seis centrales gremiales consistía en una batalla de expectativas con respecto a la evolución de la inflación. Mientras el Ejecutivo planteaba un aumento del 15 por ciento, los gremios reclamaban 25 puntos porcentuales de recomposición para el periodo 2018.
Cinco meses después la posición del Ministerio de Educación es más complicada de sostener, puesto que la inflación registrada en el primer semestre ya supera su propuesta inicial. Algunos sectores gremiales, enfervorizados, elevaron incluso su reclamo hasta un 30 por ciento, mientras la cartera educativa nacional no ha modificado su propuesta.
Habiendo ya transcurrido más de la mitad del año sin que se resuelva la negociación paritaria, era de esperarse que el Gobierno realizase un ajuste unilateral en el salario de los profesores, como un gesto de buena voluntad para continuar negociando, y a cuenta de futuros aumentos. Sin embargo, este incremento fue de sólo el 5 por ciento, muy por debajo del aumento en el nivel general de precios que ha registrado el Indec en lo que va del 2018.
Mientras un incremento cercano a la inflación Indec habría calmado a los sectores menos combativos del espectro universitario, la decisión del Ejecutivo se torna difícil de defender para sus aliados.
Los universitarios cordobeses no se han caracterizado, durante el último lustro al menos, por ser aficionados a las medidas de fuerza gremiales. Por el contrario, los paros decretados por Adiuc suelen tener un nivel de adhesión imperceptible para los estudiantes de la mayoría de las unidades académicas de la UNC.
En cambio, la nueva etapa de reclamos por parte del gremialismo docente está recibiendo un más fuerte respaldo de parte del elenco político de la Casa de Trejo. Luego de que Blanco presentase ante los consiliarios una carta abierta propuesta para la adhesión del cuerpo, el rector Juri se apresuró a dictar una declaración ad referéndum del Consejo Superior, cuyo texto tenía ya el visto bueno de actores oficialistas y opositores.
“En el Centenario de la Reforma Universitaria y tras la realización de las CRES 2018 (…) expresamos nuestra preocupación por la falta de una propuesta salarial adecuada”, expresa la declaración, agregando que “hay muchos caminos para mejorar la calidad de nuestro sistema educativo, pero para cualquiera de ellos es condición necesaria garantizar un salario digno para sus trabajadores y trabajadoras”.
Además, el texto se refiere de manera directa al Gobierno nacional, solicitando “que se convoque a reuniones paritarias con propuestas razonables por parte del Estado nacional que destraben el conflicto”.
El otro gesto de apoyo hacia los reclamos docentes provino del mundo gremial, que el viernes escenificó una muestra de unidad poco frecuente en la UNC. Los titulares de los gremios docente (Javier Blanco, secretario general de Adiuc), no docente (Silvia Aguirre, secretaria general de la Gremial San Martín) y estudiantil (Samir Mohuanna, presidente de la Federación Universitaria de Córdoba) firmaron un documento conjunto.
El texto, que cuenta además con las firmas de consiliarios y dirigentes de cada claustro, expresa que “los y las estudiantes y trabajadores y trabajadoras (sic) de la UNC, a través de sus representaciones gremiales, consideramos fundamental, en este contexto económico adverso, profundizar la inversión en educación que garantice un salario digno para los docentes y trabajadores de la educación, como así también el fortalecimiento de las políticas de inclusión, permanencia y egreso”.
Tanto la declaración que Juri emitió en nombre del Consejo Superior, como el comunicado intergremial adhieren a la medida que en el mediodía de hoy llevará a cabo Adiuc en el Pabellón Argentina, denominada “Abrazo a la UNC”.



Dejar respuesta