Baldassi quiere resucitar candidatura con amparo PRO

El intento de “corregir” el separatismo partidario que alimentó el diputado puede interpretarse como un reconocimiento tácito de que se vieron menguadas sus chances de ser el conductor de la campaña 2019.

Por Yanina Passero
[email protected]

El diputado macrista Héctor “La Coneja” Baldassi prepara un nuevo acto que lo tendrá como punto focal en las imágenes tomadas en el marco de la tercera reunión de Cordobeses Comprometidos. El 11 de agosto, en la ciudad, el precandidato macrista volverá a rodear las mesas con hombres y mujeres avocados al diseño de un programa de gobierno provincial.
Pero, esta vez, el entusiasmo no será el mismo que el del día del lanzamiento de sus equipos técnicos, a inicios de abril, cuando la crisis no azotaba aún el plan gradualista de Mauricio Macri o las tratativas con el FMI para un blindaje no formaban parte del imaginario de un gobierno que poco pudo disfrutar de las mieles de una buena racha electoral en 2017.
Con este nuevo acto, Baldassi perfila su relanzamiento. El dirigente amarillo se resigna a ser un complemento de los radicales en la compulsa en la que Cambiemos esperar sellar dos décadas de gobierno de Unión por Córdoba. Pese a que quiso escaparse de algunas fotos, la orden nacional de mostrar la alianza Cambiemos blindada de toda mezquindad en momentos difíciles, complicó las apetencias políticas del famoso del macrismo local. Fue así como Ramón Mestre y Mario Negri se pasearon con la escolta del referente PRO por la ciudad y el interior, en el marco de actividades territoriales.
Los operadores del intendente y los del diputado de la UCR aseguran que tienen guiños imbatibles de la Rosada: la boleta ejecutiva será encabezada por un correligionario. La versión comenzó a tomar espesor con el prodigioso trato que Macri o sus alfiles comenzaron a brindar a los referentes locales de la alianza.
Cierto es que el presidente del interbloque Cambiemos goza desde hace dos años un “golden ticket” para acceder a la cocina de la gestión macrista. Innegable es también que el titular del Palacio 6 de Julio ya no es objeto de ninguneo del jefe de Gabinete, Marcos Peña. Todo lo contrario. “Ramón debe sentirse bien”, bajó la orden uno de los armadores de la gira local del mandatario nacional del pasado lunes. Semanalmente, se mueve por los principales despachos del edificio de Balcarce 50 como un patrón de estancia.
Si Macri no interviene en la interna cordobesa de Cambiemos, como se especula, Baldassi se enfrenta a malas noticias. Sólo el dedo del capitán del barco podía ubicarlo en la cúspide la papeleta. Los asesores del réferi se aferran al “componente emotivo” del voto como carta salvadora y seguirán diciendo que no bajarán sus aspiraciones.
Lo cierto es que el intento de “corregir” el separatismo partidario que alimentó Baldassi puede interpretarse como un reconocimiento tácito de que se vieron menguadas sus chances de ser el conductor de la campaña 2019. Para la nueva edición de Cordobeses Comprometidos, el precandidato invitó al presidente del PRO, Darío Capitani, y al hombre que influye sobre los intendentes del espacio, Oscar Tamis. Obtuvieron, asimismo, la confirmación de asistencia de embajadores del ministro del Interior de la Nación, Rogelio Frigerio.
El convite sorprende porque esta línea interna nació despojada de cualquier identificación partidaria. Parece que Baldassi requerirá esfuerzos extras si es que aún existe la posibilidad de aumentar las chances de la fuerza amarilla de liderar la compulsa por El Panal.
En realidad, abroquelar cada pata del partido podría ser efectivo para que el PRO mejore sus posiciones, pero fuera del tramo ejecutivo. Las necesidades de Macri ahora son otras y el cambio de prioridades de los macristas cordobeses captó rápidamente el mensaje. Días después del primer azote de los mercados, Capitani motivaba a su tropa pidiéndoles que se enfoquen en las elecciones municipales.