Fotos UCR despejaron fantasmas (Baldassi vice de Mestre o Negri)

Pacifismo radical hacia el 2019 podría comprometerse con el armado de los comités

Por Alejandro Moreno
[email protected]

El duelo fotográfico que protagonizaron la semana pasada Ramón Mestre y Mario Negri (para ver quién lucía mejor a Héctor Baldassi como ladero) podría haber concluido en una batahola interna, típicamente radical. Sin embargo, todo se cerró en paz durante el timbreo del sábado. Igual, aún queda una bomba haciendo tic tac en la Casa Radical.
Baldassi fue la figurita repetida en las fotos del álbum radical. Primero, en Piquillín, se mostró junto a Mario Negri; luego, en la inauguración de un nuevo parque educativo municipal y con menos efusividad, apareció cerca de Ramón Mestre. Las imágenes agitaron la discusión sobre quién será el candidato a gobernador de Cambiemos, si Mestre o Negri, pero parecieron cerrarla respecto al compañero de fórmula. Baldassi quizás no esté cómodo con esa certeza, porque aún creería vigente su postulación al premio mayor.
Lucir a Baldassi estaría desmostrando, para los radicales, que cuentan con la venia de la Casa Rosada. Incluso, desde ambas trincheras, la mestrista y la negrista, aseguran que el ministro de Interior, Marcos Peña, ya les dio la palmadita en la espalda al intendente y al diputado, respectivamente. Hasta cuentan episodios en los que Peña los habría envalentonado.
Quizás nadie mienta, y el ministro de Macri aliente a los dos mientras las encuestas definen cuál tiene más chances de derrotar el año que viene al peronista Juan Schiaretti, al que se descuenta como candidato a la reelección.
En la Casa Rosada ya habrán calculado que si las elecciones de gobernador son en junio, como se especula, Macri necesitará de una victoria para mostrar poco antes de las PASO, que serán en agosto. Una derrota en Córdoba, la capital de Cambiemos, resultaría una mala noticia.
Al quedar Baldassi como el más probable candidato a vice, se esfuman otros dos fantasmas macristas: el de una traición agónica de Macri para favorecer a Schiaretti; y el de la aparición de un nuevo mediático, como el presidente de Talleres, Andrés Fassi. También se desvanece uno radical: la ruptura por la lista 3.
La foto del timbreo, en la que Mestre y Negri salieron juntos, acompañados por Baldassi y Luis Juez, es una ratificación del acuerdo radical de fines del año pasado, cuando los dos grandes aspirantes de la UCR resolvieron no hacerse demasiado daño durante el proceso interno (el tercero en discordia es el alfonsinista Dante Rossi).

Mientras tanto, en el partido…
No obstante, las cosas pueden empeorar, y del modo menos justificado. Hoy vence el último plazo fijado por la Junta Electoral de la UCR para colocar los nombres de las futuras autoridades partidarias. La atención está fijada en quiénes serán los presidentes del Comité Central y del Comité Capital.
En las últimas horas en las dominicales conversaciones reservadas, los dirigentes de la UCR admitían que lo de Ramón Mestre en el Comité Central parece número puesto, aunque molestaría a Negri por entender que tendría una ventaja con el manejo del aparato partidario. El mayor problema es que Diego Mestre quiere ser el titular del Comité Capital, y entonces muchos denunciarían a la familia Mestre de glotonería política.
Mientras se discute esto, y con el inconveniente de que la Justicia Electoral recordó que deben incluir la paridad de género en las listas (o sea el cupo femenino ampliado al máximo de su demagogia), circulaban anoche versiones sobre una nueva prórroga, ahora de 72 horas.
De lo que están seguros en la UCR es que a nadie le conviene que la sangre llegue al río.