Lábaque pone en cuarentena a edil díscolo de PRO

El viceintendente dilatará la autorización a Abelardo Losano para que forme su bloque unipersonal. Los ediles radicales y macristas (orgánicos) elegirán hoy a Aníbal de Seta como segunda autoridad de Juntos por Córdoba.



Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

La dirigencia del macrismo cordobés lidia con sus criaturas: los nuevos políticos. Autoridades del PRO Córdoba, el presidente del Concejo Deliberante, Felipe Lábaque, y asesores dedicaron buena parte de su jornada a atender el planteo separatista de su concejal, Abelardo Losano, que pondría en jaque la gobernabilidad del intendente Ramón Mestre.
El edil no quiere dar el brazo a torcer. Fracasaron la gestiones macristas para remediar las consecuencias por los actos de su legislador que –dicen- carecían de venia PRO. Losano esperará que el viceintendente autorice su bloque unipersonal. Deberá hacerlo sentado, porque Lábaque no quiere rubricar problemas en el tramo final de la gestión mestrista.
De profesión, contador. El curriculum de Losano registra experiencias exitosas en el mundo de los negocios, pero decidió “participar de la política para cambiarle la vida a la gente”. La cita pertenece al presidente Mauricio Macri, pero fue propalada por aquellos hombres y mujeres con alto reconocimiento público que probaron suerte en las urnas gracias al convite del partido amarillo.
El árbitro Héctor “La Coneja” Baldassi, ahora diputado; el presidente de Atenas, viceintendente de Córdoba desde 2015; y el golfista Eduardo “El Gato” Romero que comanda la ciudad de Villa Allende, tres ejemplos locales de un estilo de construcción política que, si bien no es exclusiva del macrismo, logró imponer como su marca registrada en todo el territorio nacional.
Cierto es que, muchas veces, la efectividad en las urnas que ostentan las nuevas incorporaciones es inversamente proporcional en las cocinas de la política. El choque cultural entre “famosos” y “políticos militantes” dificulta la convivencia. El PRO puede dar testimonio.
Sólo basta con recordar la fuerte interna que Baldassi planteó al entonces presidente del espacio, Javier Pretto, con motivo de la última renovación de autoridades. La ola amarilla atravesaba su mejor momento y el ex réferi pretendió cobrarse su cuota por el éxito electoral con cargos partidarios. La disputa entre la línea armadora del sueño presidencial de Macri en Córdoba y el dirigente deportivo requirió de la intervención del PRO nacional.
Ahora es otro novel dirigente macrista quien alteró los nervios de los aliados radicales, incluido el intendente Mestre. Los concejales de Juntos por Córdoba exhibieron un nivel de paciencia envidiable frente a las críticas y proyectos reactivos que Losano realizaba con el claro objetivo de mellar a la administración mestrista. La licitación de la basura fue insumo permanente para los embates que compartió con la concejala Laura Sesma, la primera en romper el bloque oficialista.
El pedido de intervención judicial para que se investiguen si hubo comisión de delitos en la gestión del servicio de higiene urbana dinamitó la paciencia budista que mostró el bloque que comanda Lucas Balian hacia Sesma y Losano.
A pesar de las advertencias, el concejal macrista no bajó el perfil. Se plegó a un pedido “x” de la oposición y llegó su eyección de la vicepresidencia de la bancada radical-macrista. Losano pidió su bloque unipersonal al que llamará “PRO” y si se lo rechazan “Cambiemos Córdoba”. Provocador.
El requerimiento de Losano reposa sobre el escritorio de Lábaque. El titular del Concejo realizó una ronda de consultas con miembros del PRO antes de tomar una decisión. ¿Cómo despegarse de la búsqueda de protagonismo de uno de los primeros macristas en lanzar su candidatura a la intendencia? Por el momento, la mejor opción es dilatar el trámite.
Lábaque pondrá en cuarentena a Losano, quien ocupará su escaño junto a sus pares del oficialismo en la sesión ordinaria de hoy. Resolver a favor de su conmilitón desajustaría una relación de sana convivencia que mantiene con los hombres boina blanca.
Fue la radical Miriam Acosta quien se encargó de recordarle a Lábaque los “votos” de la alianza y manifestarle su preocupación por la atomización legislativa. Como muestra de estoicismo, ungirán hoy a Aníbal de Seta (PRO) como segunda autoridad de la bancada.
Ahora bien, macristas y radicales tienen responsabilidades compartidas frente a la situación que atraviesa hoy Juntos por Córdoba. La UCR habilitó el ingreso de Sesma a la lista de concejales de 2015 a sabiendas de su largo historial de rupturas. El PRO dio libertad de acción a Losano y sólo tomó cartas en el asunto cuando el mestrismo colocó al edil díscolo como el instrumento de macristas encumbrados, con confeso interés en el Palacio 6 de Julio.



Dejar respuesta