Cien mil ex alumnos podrían recibir el título de Bachiller Universitario

El título no es habilitante de profesión alguna pero puede servir como antecedente en el mercado laboral. Se les entregará a quienes hayan aprobado por lo menos el 50% de sus respectivas carreras y tendrá vigencia retroactiva hasta 2005.



Por Gabriel Osman
[email protected]

bachiller-universitarioAproximadamente 100 mil ex alumnos de la UNC que abandonaron sus estudios pero que llegaron a aprobar por lo menos el 50% de las materias de sus respectivas carreras, estarían en condiciones de recibir el título de “Bachiller Universitario”, según admitió ayer el secretario general de la casa de estudios, Roberto Terzariol.
Se trata de una cifra hipotética que toma en cuenta la cantidad de graduados anuales de la UNC y la inmensa cantidad de deserciones que se producen. También incide en esa cantidad el efecto retroactivo que tendrá la norma que sancionaría hoy e Consejo Superior de la UNC. Esa retroactividad es de 13 años porque llega hasta el 2005.
Es probable que algunos acepten este título y otros no. Nadie puede imaginar una colación multitudinaria de cien mil alumnos para la cual, en una situación extrema, tendría que escenificarse en el Estadio Kempes y desdoblada en dos jornadas, según bromeó un docente de la casa de estudios que integra el Consejo Superior, que no es Terzariol y que se enrola entre los que hoy votarán en contra del proyecto.
Entre los críticos del proyecto que impulsa el rector, Hugo Juri, se encuentran varios decanos que han militado en el kirchnerismo universitario, como son los casos de Mirta Iriondo (Famaf), Gustavo Chiabrando (Químicas) y Juan Pablo Abratte (Filosofía). Es por lo menos una curiosidad que el kirchnerismo universitario se oponga a esta iniciativa, que fue aprobada por primera vez en el año 2000 (durante el primer paso de Juri por el Rectorado) y autorizada por el Ministerio de Educación de la Nación en 2005, cuando era presidente Néstor Kirchner.
El título de Bachiller Universitario no es habilitante pero puede ser útil en el mercado laboral como certificación de habilidades o conocimientos adquiridos. Dependiendo de qué convenio colectivo se trate, también este título intermedio puede servir para empleados en relación de dependencia para el pago de la bonificación adicional por título.
En 2000, Juri presentó e hizo sancionar esta iniciativa, que luego fue homologada en 2005 por las autoridades nacionales del área educativa. Esta ordenanza, nunca aplicada en la UNC, fue tomada por otras universidades públicas argentinas y actualmente la tienen en vigencia, según explicó Terzariol. La originalidad de la iniciativa, más otro proyecto sobre una estructuración horizontal de las universidades –Departamentos en reemplazo de Facultades-, le valieron reconocimientos públicos a Juri, al punto que fue designado ministro de Educación por Fernando de la Rúa.
Hoy será sancionada también una ordenanza complementaria del Bachillerato Universitario. Se trata de la entrega de certificados que acreditan saberes para los ex alumnos que quedaron por debajo del 50% por ciento de las materias aprobadas de su carrera. Es una especie de certificado analítico en donde constarán las materias aprobadas. Sigue más o menos la misma idea de título intermedio.
Estos dos proyectos recibirán sanción, siempre y cuando no se verifiquen algunas amenazas gremiales de manifestar ruidosamente en la sesión del Consejo Superior. No hay mayores precisiones, pero se supone que se trata del gremio docente en reclamo por el magro aumento salarial otorgado por la Nación, de apenas el 5% a cuenta de futuros reajustes.
Además de las bondades apuntadas, el título intermedio tendrá el beneficio estadístico adicional de corregir hacia arriba el mega número de fracaso (deserción) en los estudios universitarios.



Dejar respuesta