Juez añora su banca y presiona a Martínez contra aborto legal

El actual funcionario nacional envió una carta pública al senador nacional Ernesto Martínez pidiendo que vote en contra del proyecto de legalización de la interrupción voluntaria del embarazo.



Por Salvador Santos

En agosto de 2015, Luis Juez decidió no cumplir el mandato de las urnas y renunció a su candidatura a senador nacional que había obtenido en las PASO. A pesar de esa maniobra, hoy intenta condicionar el voto de Ernesto Martínez, quien lo suplantó en ese cargo luego de su defección.
El derrotero político del jefe del Frente Cívico en los últimos años registra pocos antecedentes en la historia política cordobesa. Luego de la renuncia a la postulación para la cámara alta, decidió enfrentar a sus socios políticos radicales en las elecciones municipales aliado a Olga Riutort consiguiendo el cuarto lugar.
Después de ese estrepitoso fracaso, fue designado embajador en Ecuador, cargo del que fue eyectado luego de sus declaraciones xenófobas hacia la ciudadanía del país que lo albergó. Hoy es funcionario de segundo orden (director del Instituto Nacional de Capacitación Política) del Ministerio del Interior de la Nación.
A pesar de esta vertiginosa sucesión, Juez decidió ejercer su “autoridad” con el senador Ernesto Martínez, miembro de su partido y representante de la coalición Cambiemos en el Senado. En el día de ayer, publicó una misiva en sus redes sociales con la pretensión de orientar el voto del representante actual del Frente Cívico en relación a la legalización del aborto.
Llamativamente, la carta está dirigida a Martínez en su condición de “amigo” y no como miembro de su formación política. Aparentemente, Juez se comunica con sus allegados mediante “cartas públicas” y no en privado como el resto de los mortales.
“Quiero que sepas que la estoy pasando mal, que lo que está en juego en el Senado por estos días va más allá de la sanción de una ley”, comunica el actual funcionario a Martínez en el texto que publicó en la red social Facebook.
Seguidamente, y como si Martínez lo desconociera, expone por enésima vez una situación familiar para argumentar una posición política. “Sabés muy bien, porque nos conocemos hace muchos años, lo que implicó para mí y mi familia seguir adelante con una vida que venía complicada y que demandaría mucho esfuerzo acompañar su desarrollo y sostenimiento. Cómo le explicaría a esa personita, o como lo harías vos, después de lo que hicimos, que hoy pienso distinto y que hasta levantaría la mano para que en mi país, la vida indefensa, la que viene complicada o que puede complicarnos, puede eliminarse como si nada”, prosigue el ex intendente capitalino.
Luego, Juez se explaya en lo que, según él, es una ayuda para su “amigo” Martínez. “Lo mejor que puedo hacer por un amigo que enfrenta una situación complicada es ofrecerle, de manera sincera y sin medias tintas, lo que yo haría en su lugar, y que vos levantes la mano aprobando, no me es indiferente, no es una ley más para mí” afirma. Obviamente, olvida que lo podría haber hecho si no hubiera abdicado del mandato que le diera la ciudadanía en las PASO de 2015.
La indicación de Luis Juez es votar negativamente el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo que cuenta con media sanción de la Cámara de Diputados y que se tratará en el Senado el próximo 6 de agosto.
La presión hacia Martínez tiene una causa concreta: el senador integra el trípode de senadores cordobeses que acordaron un apoyo al proyecto en cuestión, aunque con modificaciones. Junto con Carlos Caserio y Laura Rodríguez Machado, el senador del Frente Cívico introducir correcciones en la iniciativa.
A Juez no le basta esta posición equidistante. El actual funcionario del ministerio que encabeza Rogelio Frigerio pretende que el senador del Frente Cívico abandone esta postura intermedia y se posicione decididamente en contra de la legalización. “No me perdonaría sentir que un amigo está por equivocarse y no hacer nada para evitarlo, aunque eso me cueste la relación misma” sostiene Luis Juez, quizás adelantando lo que sería una reacción previsible de Martínez ante tamaña presión pública.
En el día de ayer, Ernesto Martínez ratificó su posición con respecto al proyecto. “La media sanción tendría que ser modificada en algunos puntos, como la objeción de ideario para instituciones, y volver a Diputados” afirmó en declaraciones radiales.
Sin duda, las manifestaciones públicas de Luis Juez colocan a Martínez ante una alternativa de hierro: mantener la posición que viene expresando en los últimos meses o ceder ante la presión de su jefe político. El 6 de agosto se conocerá la eficacia de la presión de su “amigo” Luis Juez.



2 Comentarios

  1. Pasa que Ernesto Martínez, Roríguez Machado y Alfredo Casserio, por cuestiones de oportunismo y conveniencias políticas, para quedar bien con Dios y con el diablo, por negociaciones, posiciones y posicionamiento electoral, juegan a “hacerse” neutrales. Digo hacerse porque no lo son. Saben que las modificaciones pueden producirse y, basta una pequeña, para que vuelva a diputados y, allí la trampa, diputados insista en el original y ya no haya posibilidades de revisión en el Senado.
    Vaya uno a saber cuál es el “acuerdo” Macri – Schiaretti para que estos senadores hayan “coincidido” en el proyecto de modificación.
    Lo que dice el Luis (no sé cuánto tiene de sinceridad), es que Martínez debe jugársela y poner la cara y el pecho. Por si o por no, aunque él prefiera el no.
    El escriba debiera contemplar esto y dejar de defender sutilmente la posición ambigüa y pro abortista de Martínez

  2. Lo cierto es que no se comprende como si con toda Justicia se hace campaña en favor de la recuperaciòn de la IDENTIDAD de hijos y nietos de desaparecidos, esas mismas personas no hacen campaña en favor de los hijos y nietos POR NACER.

Dejar respuesta