La magia renovada

Una de las más famosas grabaciones pirata del grupo Radiohead corresponde a la canción “Come to Your Senses”, interpretada en una prueba de sonido en 2006 y hasta ahora inédita. Hace unas pocas semanas, el poseedor de ese registro decidió subir los siete minutos de la grabación a Youtube.



Por J.C. Maraddón
jcmaraddon@diarioalfil.com.ar

Que la leyenda de los Beatles se empezó a construir durante sus incursiones por la ciudad de Hamburgo, es algo que cualquier biografía del grupo se ocupa de refrendar y sumar testimonios. Entre 1960 y 1962, se desplazaron en cuatro oportunidades desde Liverpool hasta el puerto alemán, donde eran contratados por bares de dudosa reputación, que los ponían a tocar durante noches enteras a cambio de una remuneración apenas digna, que incluía el alojamiento en una pocilga. La gimnasia interpretativa que el grupo adquirió durante esas temporadas, fue la que le permitió luego aguantar las maratónicas giras y las extenuantes sesiones de grabación.
Cuando todo esto sucedió, a comienzos de los años sesenta, la maravilla de los teléfonos celulares no existía ni siquiera en la imaginación de los científicos más avezados. Y los mecanismos de grabación eran sumamente precarios: los registros se realizaban mediante la técnica monoaural (el estéreo era un lujo para pocos). Con su móvil, hoy cualquiera puede grabar y filmar un concierto completo y subirlo luego a Youtube para compartirlo con todos en alta definición. Casi sesenta años atrás, ese prodigio era inimaginable. La gente que asistía a un show era la única privilegiada que llevaba en su retina y en sus oídos el recuerdo de esa velada. Y nadie más.
Pero siempre hay alguien que se atreve a lo imposible. Por ejemplo, un plomo que, con una máquina grabadora Grundig de cinta, registró la actuación de los Beatles en el Star Club de Hamburgo a finales de 1962. Ya en ese momento integraba la formación Ringo Starr, que había sido incorporado en la previa de las sesiones de grabación del primer single, “Love Me Do”. Pero todavía seguían siendo una banda que, aunque podía alcanzar un futuro consagratorio, se manejaba dentro de un presente en que no habían probado las mieles del éxito.
Por supuesto, cuando la Beatlemanía volvió famoso al grupo en todo el orbe, aquella cinta perdida tomó un valor incalculable. Y las negociaciones para su publicación se tornaron intrincadas y poco fructíferas. Sobre todo, porque la calidad del audio era pésima y la técnica no había evolucionado lo suficiente para limpiar las asperezas en un estudio. Recién en 1977 aparecería ese eslabón perdido, en un álbum titulado “Live! at the Star-Club in Hamburg, Germany; 1962”, un disco doble lanzado por un sello alemán que posibilitó, al fin, escuchar cómo sonaban esos Beatles antes de pegar el salto a la fama.
Desde ese momento, estos registros pirateados, llamados bootlegs, se convirtieron en las figuritas difíciles de conseguir para los fanáticos, que eran capaces de pagar lo que les pidiesen con tal de procurarse una copia de esos incunables. Miles de cintas (y, ahora, archivos digitales) se han comercializado a través de circuitos alternativos y han constituido un mercado paralelo que, en muchos casos, hasta obligó a los propios artistas a intervenir, porque algunas de esas obras terminaban siendo más apreciadas que la propia discografía oficial, sobre todo por el misterio que suele rodear a lo prohibido.
Y aunque aquella cinta pirata del Star Club de Hamburgo parece hoy historia antigua, los fanáticos del rock han vuelta a caer en estos días bajo el embrujo de una grabación encontrada. Uno de los más famosos bootlegs del grupo Radiohead corresponde a la canción “Come to Your Senses”, que fue interpretada durante una prueba de sonido en 2006 y que nunca apareció en ningún disco oficial. Hace unas pocas semanas, el poseedor de ese registro decidió subir los siete minutos de la grabación a Youtube. Un secreto revelado que renueva la magia de traer a la luz aquello que había permanecido oculto.



Dejar respuesta