Ahora sí CFK quiere a Unidad Ciudadana en Córdoba

Después de no haber permitido que en las legislativas del año pasado la lista K local use ese sello, la ex presidenta apuntala la construcción de ese espacio político en esta provincia. El nombre Frente Córdoba Ciudadana sería reemplazado y el acto de lanzamiento podría ser en agosto.

Por Yanina Soria
[email protected]

El proceso electoral del año pasado en Córdoba ubicó al kirchnerismo local como la tercera fuerza provincial, detrás de Cambiemos y Unión por Córdoba.
La lista que encabezó el sindicalista Pablo Carro jugó expresamente para Cristina Fernández de Kirchner aún si ser correspondido.
La ex presidenta no sólo nunca hizo campaña en Córdoba, ni bajó recursos ni se mostró junto a quienes tributaron para ella, sino que días antes de los comicios generales, en una entrevista a una radio porteña, hasta desconoció tener un candidato en la provincia mediterránea.
El único gesto que ofreció para seguir alimentando las esperanzas de quienes se encolumnan detrás de su figura, fue convocar ya hacia el final de la campaña a los dos primeros candidatos cordobeses para sacarse una foto institucional y lanzar algún que otro afiche callejero.
El desinterés por jugar en la provincia que fue clave para el triunfo de Mauricio Macri en 2015 y donde el candidato presidencial del Frente para la Victoria, Daniel Scioli, perdió por goleada, fue tal que desde Buenos Aires no autorizaron a la lista local a usar el sello “Unidad Ciudadana”. Los partidos políticos que impulsaban los candidatos a diputados nacionales debieron inscribir el espacio como “Frente Córdoba Ciudadana” (FCC). Por entonces, se pronosticaba una drástica derrota de las tribus K en Córdoba.
Sin embargo, la lista del FCC logró hacer una elección digna y se quedó con el 10 por ciento del total de los votos. Lo hizo sin contar en su oferta electoral con nombres de la vieja guardia como Carmen Nebreda, Gabriela Estévez, Martín Fresneda, por ejemplo, o el propio Eduardo Accastello, último candidato a gobernador por ese espacio.
En el análisis posterior, la dirigencia consideró que justamente ese fue uno de los puntos que obligó a la militancia a redoblar los esfuerzos y le devolvió la mítica a la campaña K.
Lo cierto es que ahora, cuando el debate sobre cómo se organizará el espacio para el 2019 y cuando la discusión por una posible fusión con el peronismo cordobés está latente, desde Buenos Aires miran hacia la tierra de la peperina.
La actual senadora pidió construir en distintas provincias su frente electoral y desembarcar con Unidad Ciudadana en la mayor cantidad de distritos donde se pueda. Una misión que se lleva a cabo mediante el Instituto Patria que conduce el ex secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, donde justamente hoy habría una reunión donde se tomarían decisiones sobre Córdoba.
Según consigan el portal Sures, agosto podría ser el mes para el lanzamiento e inminente armado en Córdoba. Se anunciaría con un gran acto al que arribarían los máximos referentes del cristinismo nacional.
De concretarse, la idea es aglutinar a todo el kirchnerismo cordobés bajo el paraguas de Unidad Ciudadana por lo que dejaría de existir el FCC e incluso, hasta se menciona la posibilidad de que el bloque de legisladores provinciales “Córdoba Podemos” también cambie su denominación.
Algo así ya comenzó a darse en otras provincias. Hace poco, el ex secretario general de la Presidencia durante el kirchnerismo y titular del Instituto Patria, Oscar Parrilli, estuvo en las localidades de Resistencia y Corrientes para fortalecer la construcción de Unidad Ciudadana.
Para algunos, que la ex presidenta le preste atención a Córdoba podría ser una muy buena noticia para ordenar internamente el espacio que hoy está conformado por pequeñas tribus, cada uno regida por su cacique. La falta de una conducción clara del frente político es uno de los principales desafíos a resolver con miras al 2019. Esa situación ubica en igualdad de condiciones a distintos referentes cordobeses de los cuales ninguno logra, al menos por ahora, ser legitimado por todos los sectores.
Por eso también, desde las filas K intentan armar un congreso provincial para definir cuestiones internas y diagramar acciones mirando el año electoral que se avecina.