Prorrogarían tres meses el mandato de Juri en la UNC

Refutando previsiones, el segundo semestre del año no será una meseta política de seis meses en la UNC. Más bien todo lo contrario: habrá novedades institucionales relevantes que incluyen la muy probable ampliación de tres meses del rector Hugo Juri y también muy posiblemente el desistimiento público y definitivo del rector a ir por su reelección.



Por Gabriel Osman

Refutando previsiones, el segundo semestre del año no será una meseta política de seis meses en la UNC. Más bien todo lo contrario: habrá novedades institucionales relevantes que incluyen la muy probable ampliación de tres meses del rector Hugo Juri y también muy posiblemente el desistimiento público y definitivo del rector a ir por su reelección.
El primer caso, aunque sorpresivo, surge de la lectura atenta del Estatuto de la UNC corregido por la Asamblea Universitaria del 15 de diciembre de 2016 y de la ordenanza 1/2017, que no es otra cosa que la reglamentación electoral del nuevo sistema de elecciones directas.
Ambas disposiciones normativas actúan complementariamente para hacer más ordenado el caótico régimen electoral que existía (y que todavía sigue siendo muy perfectible), de modo que la elección del rector y vice no coincida con las de decanos y vice de ninguna de las 15 unidades académicas que hoy tiene la UNC, a lo que viene a ayudar la prórroga de mandatos de decanos hasta el 31 de julio del año que corresponda.
La prórroga de mandatos de decanos ya ha operado en todas las Facultades, con la excepción de las dos unidades académicas nuevas (tenían decanos interventores, por lo que no hacía falta) y la de Ingeniería, que recién vencerá el año que viene. Para la Facultad a cargo del decano Pablo Recabarren también operará el año próximo, extendiéndola hasta el 31 de julio de 2019, pero con una nueva ampliación adicional por un año, para que este comicio no caiga en la misma fecha que la elección de la fórmula rectoral.
Para el desistimiento público de Juri a su reelección yo no debería haber tanta premura. Pero el rector ha resuelto pronunciarse públicamente, pasando de un “no” a un “no sé”, cuando le concedió un reportaje al diario Perfil. Decía Jorge Luis Borges que cualquier hombre miente razonablemente un par de veces al día. En este caso no se trataría de un una simple declaración mendaz, sino de la necesidad de enfriar la interna sucesoria que ya se ha abierto y que protagonizan, casi en forma excluyente, los decanos Jhon Boretto (Económicas) y Marcelo Conrero (Agropecuarias).
Todos en la liga oficialista que comanda el radicalismo universitario saben que sólo una disputa cruenta entre los dos potenciales sucesores podría hacerlos perder la elección. Incluso los propios decanos en pugna. Pero la “física política” es inexorable, lo que incluye el axioma que podría denominarse la “ley del embudo”. Ni Conrero ni Boretto desconocen las consecuencias de un enfrentamiento, aun proviniendo ambos de la Franja Morada.
No hace falta recordar los costos de las disputas internas de las ligas oficialistas, pero si es necesario apuntar la más reciente, allí está en 2007 la furiosa interna entre el rector Jorge González y su vicerrector Daniel di Giusto, que quebró aquella liga que aceptó, aunque fuera un poco peyorativa, la denominación “La Cooperativa”. Esa alianza quebró y ganó muy cómodamente la oposición con el primer mandato de Carolina Scotto (2007-2010) y ya sin candidato de oposición su segundo turno frente al Rectorado (2010-1013).
La consigna que ha bajado Juri a todos los decanos es poner esta disputa en el freezer hasta febrero, buscando tiempo adicional también para que el oficialismo tenga más tiempo para negociar un entendimiento. Que también es necesario porque hay un nuevo escenario político en la Universidad tras las elecciones de junio y también nuevos actores relevantes, como es el caso de un decano de Médicas que aún no ha asumido. Rogelio Pizzi no sólo ganó en la Facultad más grande de la UNC (la “provincia de Buenos Aires” de la Ciudad Universitaria), sino que ganó por paliza y contra dos adversarios, como no tuvieron ninguno de los otros seis candidatos ganadores.
No es que Pizzi también se anote en la competencia. Sucede que es la Facultad de donde salió catapultado Juri y que Médicas es la única mega Facultad que existe en la UNC, luego de que Derecho desprendiera a Ciencias Sociales y Ciencias de la Comunicación. Su dotación docente es, lejos, la más importante de la UNC (este claustro representa el 50% de los votos en el sistema de ponderación simple), y hacia donde ella se balancee puede incidir fuerte en el resultado.

Previsiones normativas
El artículo 17 del Estatuto de la UNC, en su inciso C, dice:
“La elección de rector y vicerrector se celebrará en un mismo día y acto eleccionario que las elecciones de integrantes de los cuerpos colegiados que deban elegirse en ese mismo año. No podrá coincidir con las elecciones de Decanos y Vicedecanos.”
La ordenanza 1/2017 del Consejo Superior, que reglamenta la elección directa de Decanos y Vicedecanos, dispone en su cláusula transitoria Primera:
“Los mandatos de Decanos y Vicedecanos en curso, que finalicen antes del 31 de julio del año que corresponda, se extenderán hasta dicha fecha.”



Dejar respuesta