Récord de listas para competir por la Daspu

Por más que haya diversificado sus aptitudes, Juri es Médico, y su trampolín inicial, en 2016, fue Ciencias Médicas, con un pronunciamiento sin fisuras de su Consejo Directivo y su decano Marcelo Yorio.



Por Gabriel Osman

Las elecciones de hoy para renovar el Consejo Directivo de la obra social universitaria es la más importante de los últimos tiempos, en orden a sus propios problemas y por su trascendencia hacia afuera de la Daspu, como que será un test electoral, aunque bastante anticipado, hacia el gremio de los no docentes que, después de un prolongado período de zozobras institucionales, hoy se encuentra ordenado, con sede propia y a la vista de la primera renovación de autoridades en década y media, organizada por las propias estructuras de la Gremial San Martín y siempre con vigilia de la federación (Fatun), en manos del riocuartense Nelso Farina.
Observado desde sus implicancias puramente internas, los comicios de hoy marcarán el fin de la larga presidencia de Gabriel Tavella en la obra social (tres períodos consecutivos de dos años cada uno), aunque el relevo propiamente se producirá en agosto, más dos meses después de que asuman los siete vocales que se elegirán hoy y a poco de que el Consejo Superior de la UNC designe a sus dos representantes.
A diferencia de lo sucedido en los tres períodos de Tavella, que invariablemente asumió antes las dificultades de armar una mayoría de al menos cinco vocales, debe suponerse que su sucesor tendrá impulsores en el oficialismo rectoral, conformado por ocho Facultades luego de la deserción de Derecho de la liga que primero impulso a Hugo Juri, después lo sostuvo y ahora clama por su reelección.
Por más que haya diversificado sus aptitudes, Juri es Médico, y su trampolín inicial, en 2016, fue Ciencias Médicas, con un pronunciamiento sin fisuras de su Consejo Directivo y su decano Marcelo Yorio. Es decir, el rector tiene o debiera tener opinión vinculante sobre el futuro de la obra social. Adicionalmente, el decano electo de esa unidad académica, Rogelio Pizzi, ganó por un resultado aplastante el derecho a suceder a Yorio (obtuvo 8 de las 9 bancas que le corresponden al claustro docente en el Consejo Directivo). Su tilde en una de las tres listas docentes que compiten tiene un valor adicional, amén de gravitar en las boletas de los no docentes porque su Facultad concentra prácticamente la mitad de estos trabajadores en el contexto general de la UNC.
Por supuesto que hay Facultades en el oficialismo con peso específico propio, como Económicas, Ingeniería o Agropecuarias, por mencionar a las más relevantes, que gravitan en este proceso y en el posterior armado del nuevo gerenciamiento de la Daspu. Que no termina en la presidencia, ya que las tres secretarías que secundan la conducción son muy importantes (y con muy buenos sueldos), como las de Salud y Acción Social, de Administración y la de Organización y Sistemas.
A diferencia de otras elecciones, no habrá una “lista de los decanos” que atraviese transversalmente a oficialistas y opositores. Esta vez competirá la lista de los ocho decanos del oficialismo que, con su poderoso padrinazgo, tiene posibilidades de llevarse más de uno de los tres vocales en disputa. Las otros dos deberían disputar la banca restante. Las integran la izquierda de Juan Balussi, reforzada con el apoyo de la decana electa de Psicología, Patricia Altamirano; y la de la actual conducción del gremio docente, la Adiuc.

No docentes
Por cantidad y “calidad”, los no docentes serán los grandes animadores de los comicios porque participarán cuatro listas. La primera boleta en orden de posibilidades sería la del “vallejismo”, que como valor agregado lleva el apoyo de Rogelio Pizzi. El MUN está segundo en la grilla de partida, aunque armó una verdadera sopa que incluye como ingredientes a Marcos Ibáñez (asesor principal de Carolina Scotto en su paso por Diputados), los Centurión y una fracción (la mayor) de Cambio Universitario, cuyo principal referente es Héctor “Pato” Vallejos, hermano de Carlos Vallejos. La tercera es la que anima Aldo Esparza que aglutina a fracciones de El Colectivo y Cambiemos. Finalmente, con posibilidades remotas, es la que apadrina el “gremio intruso” ATE.
Por último, hasta los jubilados se han animado a armar un trío de candidatos, en el que sobresale el otrora poderoso dirigente universitario, Daniel di Giusto, que cuenta con aval de vallejismo, muy animoso en esta justa electoral como para jugar en todo el paño. Los otros dos son Hugo Centurión por el MUN y José Gómez por la izquierda.



1 Comentario

  1. Es muy importante que los jubilados estén representados en el Consejo Directivo de la Daspu. También es bueno que esos representados lo estén por el Sr. Hugo Centurión, quien se jubiló con más de 50 años de servicios en la UNC; con su experiencia, seguramente, la Obra Social Universitaria será aún mejor. Su vehemencia contribuirá a corregir errores. Éxitos a la nueva Comisión.

Dejar respuesta