PJ seduce a Avilés con pacto de no agresión en Punilla

El peronismo cordobés coquetea con el intendente de Carlos Paz. Lo quieren de su lado en las elecciones del `19; figura en la grilla de nombres mencionados para integrar la fórmula. Orden a los caciques del departamento para evitar críticas.



Por Yanina Soria
ysoria@diarioalfil.com.ar

Mientras la agenda nacional concentra gran parte de la atención de la dirigencia, la corriente política subterránea sigue corriendo. El año que transcurre no figura en el calendario electoral, sin embargo, los tiempos de campaña se adelantaron y el microclima político ya sigue su propio pulso con mira al 2019.
En Córdoba, el gobernador Juan Schiaretti trabaja a dos puntas. Por un lado, se muestra enfocado y concentrando sus esfuerzos en la gestión provincial. Le adelantó a los suyos que este año de transición, el tercero de su segundo mandato, pretende mantener un ritmo de corte de cintas similar al de los periodos proselitistas. Por eso, a diario el jefe de Estado cordobés recorre trabajos en distintos puntos del mapa cordobés, inaugura obras, anuncia programas y se muestra activo.
El plan reeleccionista de Schiaretti incluye también un alto perfil en la escena nacional que lo ubica como el opositor con mejor llegada a la Casa Rosada. El cordobés capitanea con su par salteño, Juan Manuel Urtubey, el barco de los gobernadores PJ tras el reflote de la Liga de mandatarios, desde donde erigieron un polo de poder que tiene su correlato también en el Congreso de la Nación.
Pero en paralelo a todo ello, Schiaretti no descuida el plano político electoral que lo tendrá como competidor el año próximo y teje en Córdoba una red tendiente a garantizar un nuevo triunfo para Unión por Córdoba (UPC).
Además de los proyectos impulsados y aprobados por el oficialismo en la Legislatura este año y que modifican ciertas pautas para las próximas elecciones, el Gobernador sigue de cerca el armado político de su espacio bajando claras directivas.
Tras las legislativas de octubre pasado y después del triunfo contundente de la ola amarilla, puso en marcha un plan engorde que arrancó en Capital y que se hará extensivo a todo el interior, y que incluye la incorporación de las distintas versiones del peronismo que están dando vueltas por fuera de la órbita oficialista.
Pero también salir a la caza de nuevos referentes que le puedan restar electoralmente a Cambiemos. Con calculadora en mano, desde el Panal identifican a ciertos actores que podrían tributar para el peronismo provincial el año que viene en detrimento de los amarillos. En ese conteo, aparece el vecinalista Esteban Avilés.
Los cañones de UPC apuntan al intendente de Villa Carlos Paz, un ex radical y ex juecista con muy buena imagen no sólo en la ciudad serrana sino en todo el Valle de Punilla.
El jefe comunal no puede repetir mandato y su tibieza política a la hora de definir de qué lado del tablero se ubica, lo convierte en un potable para el peronismo. Es más, hoy, el vecinalista figura en la grilla de posibles nombres para compañero de fórmula de Schiaretti.
Avilés está al tope de los intendentes opositores con mejor llegada al Centro Cívico, y frecuentemente se lo ve compartiendo escenario con el gobernador Schiaretti con la obras provinciales como telón de fondo. Tampoco ahorra elogios cuando debe referirse a la gestión provincial y es uno de los jefes comunales que integra la Mesa Provincia-Municipios. De hecho, en plena puja por los fondos coparticipables y cuando la pelea de los intendentes de Cambiemos con Ramón Mestre a la cabeza contra la Provincia llegaba un punto de máxima tensión, el vecinalista destacó el rol institucional de la Mesa. Refugiado en el argumento de que aún no es tiempo para discutir candidaturas, el carlospacense goza de su alta cotización en el mercado político local y evita, por ahora, tajantes pronunciamientos partidarios .
Sin embargo, para sumarlo a su bando, el peronismo ofertó un pacto de no agresión y le pidió a sus caciques de Punilla no focalizar con críticas en Avilés.
Esta sugerencia que se impartió desde el Panal estuvo destinada sobre todo a los Caserio, referentes del PJ provincial en ese punto del mapa.
El presidente del partido y senador, Carlos Caserio, y su hija, la legisladora departamental, Mariana ,son activos militantes en ese territorio.
Al menos por ahora, el intendente de Carlos Paz no figura en la agenda política que los dirigentes desarrollan en ese departamento con miras a los comicios del año próximo.



Dejar respuesta