Para González, Nación dice a provincias: “animémonos y vayan”

Advirtió que el proyecto, ya con media sanción, es un mal producto legislativo.



Por Alejandro Moreno
amoreno@diarioalfil.com.ar

“Animémonos y vayan”. Con esa frase, Oscar González resumió lo que, a su juicio, le dice la Nación a las provincias para la aplicación de la ley de aborto legal, que recientemente recibió media sanción de la Cámara de Diputados.
El presidente provisorio de la Legislatura observó ayer desde otra arista el debate por la ley de despenalización del aborto que atraviesa a la sociedad hace tres meses. González, quien ha sido ministro de Salud, señaló en una entrevista realizada por Cadena 3, que el proyecto que debe tratar ahora el Senado para darle sanción definitiva arroja el problema del costo de los tratamientos a las provincias.
Para González, el gobierno del presidente Mauricio Macri colocó el tema del aborto en el debate nacional para desplazar de la agenda los problemas económicos que este año han sido difíciles de ocultar.
“Arrancó mal. La génesis de esta ley fue simplemente distraer la opinión pública, y después se les escapó de las manos, dando como resultado final este pésimo producto legislativo, que tiene poco y nada de lo que tiene que trabajarse en educación sexual y salud reproductiva”, afirmó. Por eso, siguió, “he sido muy crítico”. Como los efectores de salud en Córdoba son provinciales, la pelota cae en el terreno del presupuesto del Panal.
González calculó que en Córdoba deberían hacerse unos 10 mil abortos por año, aunque reconoció que “es difícil dar un número”. “Es una intervención quirúrgica que incluye anestesia general y una internación, para hacerlo segura y que sea una práctica confiable, si no es degradarlo a los legrados clandestinos”, recalcó.
Respecto de lo que costaría a Córdoba, dijo que por la Nación “no está previsto ni concertado”. “Las declaraciones del ministro de Salud de la Nación dicen que las camas no son de la Nación, son las provincias, y ésta es una ley que no ha sido pensada ni elaborada en profundidad”, observó. “Tal cual está la ley, los recursos tienen que ser aportados por la provincia”, finalizó. El proyecto, debe apuntarse, no pasó por la comisión de Presupuesto de Diputados.

Schiaretti
Por su parte, el gobernador Juan Schiaretti esquivó opinar sobre el proyecto de ley de despenalización del aborto porque entiende que su “posición personal nada agregaría”. Sí opinó que el debate “dividió a la sociedad a la mitad”.
Por ello, dijo que su obligación como gobernador es “ tender puentes y vincular la salud pública con la educación”. “Debemos avanzar más en los últimos años de la primaria como en los primeros años de la secundaria”, expresó.
Cabe recordar que la esposa del gobernador, la diputada nacional Alejandra Vigo, se abstuvo de votar, mientras que los otros representantes del peronismo cordobés lo hicieron en contra del dictamen de comisión.



Dejar respuesta