La historia es otro nombre del tiempo

Los indicios del día conducen a un nuevo volumen sobre los siglos de una institución académica vertebral cordobesa; a un cine que habla sobre la angustia del tiempo; y a un escultor cordobés que expone sus obras en Polonia.



Por Gabriel Abalos
[email protected]

La Facultad más antigua
El historiador Félix A. Torres emprendió la escritura de la Historia de la Facultad de Derecho en la Universidad de Córdoba, una obra de gran aliento cuyo tomo III acaba de ser editado por Ediciones del Boulevard. Este aporte a la historiografía de una institución precursora, que fue y sigue siendo vertebral para la identidad intelectual de Córdoba, cuenta con un prólogo de Roberto A. Ferrero, y posee la virtud de asumir la narración de la historia a distancia de todo acartonamiento, con un lenguaje que acerca su objeto a la curiosidad y también a la profundidad de lectores y lectoras. En las páginas es posible palpar, por ejemplo, en los discursos que entrecruzaban profesores y estudiantes, el día a día de la definición de una agenda histórica y política que iba marcando el rumbo de la Facultad de Derecho.
El volumen cuenta con 270 páginas que se extienden entre el papel de la Generación del Ochenta, con sus micro luchas por inyectar en los contenidos y en las formas de la Facultad los aires liberales que traía el Juarismo; y el período que arranca en 1943, en que toma forma la relación del peronismo con los destinos de la Universidad de Córdoba, hasta el golpe de 1955. Queda inscrito necesariamente, entre esos dos momentos históricos y prácticamente en los comienzos del siglo XX, aquel hecho que hizo de Córdoba un pico político y social de proyecciones latinoamericanas que marcaría la época subsiguiente: la Reforma Universitaria, una gesta que se ha vuelto centenaria en estos días.
Como lo señala con justicia el prólogo de Ferrero, Félix Torres narra los acontecimientos con una mirada contextualizada en los diversos niveles en que se mueve el fluir de la historia -que no siempre es tan fluido-, ya que es una mirada que “le permite ver los fenómenos puntuales y concretos de la Facultad de Derecho como partes de una realidad exterior que los supera, los integra y los condiciona.” El manejo del “zoom” al mostrar los hilos de los procesos, sin perder la proximidad de los hechos, es precisamente uno de los méritos de esta obra. Un aporte notable al pasado y al presente de una entidad académica que tomó la forma de Facultad de Jurisprudencia en la Universidad Real, a fines del siglo XVIII, a la que el autor dedicó un primer tomo publicado en 2009, el segundo en 2013 y el presente, recién editado, que llega hasta mediados del siglo XX.

Cielo, cine, tierra
La Plaza Cielo Tierra es un centro de ciencias en el que colaboran la Universidad Nacional de Córdoba y el Gobierno de la Provincia de Córdoba. Está ubicada en Boulevard Chacabuco 1300 y ofrece un espacio de encuentro, comunicación y aprendizaje acerca del mundo natural desde la perspectiva científica. Fue inaugurada en septiembre del año pasado y consta de los sectores Astroparque, Plaza Didáctica, Geoparque y Plaza de Ingenio, además del Pabellón Cielo Tierra.
Este año ha sumado a su programación un ciclo de cine, cuya primera edición comienza hoy y se llama “Sólo la Tierra resiste al tiempo”. Su programador es Roger Koza y busca poner en debate el tiempo y la memoria como construcciones básicas de la experiencia humana. El título inaugural de esta actividad será El tiempo pasa como un rugido de león, un filme de 2013 dirigido por el realizador alemán Philipp Hartmann. Al director lo obsesiona el imparable paso del tiempo y encara una obra cinematográfica para reflexionar sobre ese tema a través de una mirada que intenta poner de relieve la marcha sin pausa del devenir de las personas y las cosas. Para Hartmann el asunto es más que mera reflexión, ya que ha sido diagnosticado como un cronofóbico, y su indagación cobra un tono fuertemente personal. El resultado de sus libres asociaciones o incluso digresiones sobre el tema tienen como bajo continuo sus propios vínculos con la temporalidad, el envejecimiento, la muerte, así como el poder del cine para abordar ese tipo de cuestiones.
A las 18 en el microcine ubicado en el último subsuelo del edificio principal de la Plaza Cielo Tierra. La entrada es libre y gratuita, con cupo limitado a la capacidad de la sala y sin reserva previa.

Artista en Cracovia
Se encuentra exponiendo sus obras en la ciudad de Cracovia (Polonia) el escultor cordobés Pablo Salvador Rocha, quien inauguró una muestra la semana pasada compartida con trabajos fotográficos del editor argentino de mayor prestigio en Europa, Mario Muchnik, quién no sólo editó a Borges, Cortazar, Vargas Llosa y García Marquez entre otros, sino que también los retrató. Pablo Salvador Rocha, por su parte, aporta a esa exposición retratos de escritores argentinos hechos de piezas metálica, a partir de modelos realizados en barro. Se destaca entre estos una cabeza de Borges concebida a medias con su rostro y a medias con el rostro sugerido de un jaguar, animal importante en la literatura del mayor literato argentino. También una cabeza de Julio Cortázar realizada en metal, fumando un cigarro, es parte de las piezas del escultor que se exponen en Cracovia.
La muestra de fotografías de Muchnik y esculturas de Rocha permanecerá hasta el 6 de septiembre y luego se trasladará al Instituto Cervantes en la ciudad de Utrecht, en Países Bajos, donde será́ expuesta hasta finales de septiembre.
Rocha es un artista intuitivo, devoto de la arcilla y del hierro, que reside en la ciudad de Oliva. El viaje del escultor a Europa fue posible gracias a la colaboración de la empresa Oncativo S.A., que le dio su apoyo en el marco de programa Junto al Arte y la Cultura.



Dejar respuesta