PRO recalcula: apuesta a lugar (seguro) en la Legislatura

Parte del macrismo cordobés revisó prioridades tras el cimbronazo financiero. Además de ubicar la mira en las elecciones municipales de 2019, pretende elevar el número de representantes en el recinto.



Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

La crisis que atraviesa el gobierno de Mauricio Macri obligó a algunos de sus dirigentes a manejar con cautela las expectativas políticas. Del festival de lanzamientos de precandidaturas para la gobernación de la provincia de Córdoba, se pasó a cumbres motivacionales que terminaron de confirmar que el trabajo territorial será el camino para frenar el impacto de la incertidumbre en el distrito.
Para el próximo turno electoral, el análisis de las opciones se realiza con sorprendente nivel de pragmatismo. Los candidatos que el partido del Presidente propondrá para el tramo legislativo provincial es el actual tema de ocupación de algunos de los históricos de la fuerza local, como el diputado Nicolás Massot, el presidente del PRO (en uso de licencia) Javier Pretto o el titular de la Comupro, Oscar Tamis.
Los más realistas del PRO local empezaron a redefinir sus estrategias de cara al 2019. A la incógnita sobre la fórmula provincial de Cambiemos y la sucesión de Ramón Mestre en la Municipalidad capitalina, se suma el futuro incierto del máximo jefe del espacio. El dato objetivo es que Macri, la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, clausuraron las operaciones sobre la “tripe reelección”. Lógico. En algunos reductos amarillos, en un acto de sincericidio absoluto, afirman que el mandatario nacional no descarta la promoción de Vidal cuatro años antes.
Si el atractivo de Macri se devalúa como el peso, se explica la decisión de miembros del PRO de explotar el abanico de oportunidades asequibles y mejorar la posición del partido dentro de la alianza más allá del resultado final. Aumentar la cantidad de municipios gobernados por macristas fue una de las líneas de trabajo marcadas. Cabe recordar que el presidente del PRO Córdoba, Darío Capitani, y el diputado Massot, alentaron a los referentes del interior a trabajar para tener candidatos municipales propios en la más de cuatro centenas de localidades cordobesas. Todo un desafío.
Mejorar la injerencia del partido en el Poder Legislativo provincial, la más reciente de la tareas de trabajo. Actualmente, el PRO tiene tres legisladores; la UCR, 13; y el Frente Cívico, 6.
El macrismo ya cuenta con nuevos postulantes para ocupar un escaño en la Unicameral. Massot, el candidato comodín, pasa de una banca local a la fórmula provincial según la fuente que se consulte. Sin embargo, coinciden al afirmar que el futuro del responsable de la campaña electoral de 2013 está atado al de Emilio Monzó. Si el titular de la Cámara de Diputado resuelve jugar fuerte en Buenos Aires dan por descontado que requerirá los servicios de su protegido.
El dirigente oriundo de Bahía Blanca anunció entre los suyos que se sumaba al lote de precandidatos a gobernador junto a los macristas Héctor Baldassi y Laura Rodríguez Machado, el fundador del Frente Cívico Luis Juez y los radicales Mario Negri y Mestre. Hay muchas opciones para el segundo renglón de la boleta, pero dos que han desestimado ser escoltas. Son innecesarias las pistas para concluir que se refiere al titular del Palacio 6 de Julio y el ex réferi.
Pero si Massot queda fuera de la compulsa provincial, entra a jugar Pretto. El ex legislador está interesado en regresar al recinto cordobés. Se siente cómodo trabajando territorialmente y está dispuesto a probar suerte en la liga ejecutiva, recién en 2023.
El municipio cordobés, será otra ruta de trabajo para el exintendente de La Carlota. Pretto tiene domicilio en Córdoba y ya habría acordado con la legisladora Soher El Sukaria trabajar mancomunadamente en las seccionales. La presidenta del PRO Capital blanqueó su intención de suceder a Mestre, jurisdicción que sería potestad amarilla si la conquista de El Panal queda reservada para los hombres boina blanca.
El mandamás de la liga de intendentes macristas también se apunta. Tamis ganó influencia al tomar la posta de su par de Jesús María, Gabriel Frizza, quien ocupa una banca en la Cámara baja.
Como se evidencia, el 2019 sigue firme en el horizonte de aquellos que, por su nivel de responsabilidades, están al resguardo de la línea de fuego que surgió de la corrida cambiaria de mayo y las siguientes.



Dejar respuesta