Schiaretti-Saá: primer approach entre PJ Federal y Grupo Gioja

En el marco de la firma de convenios, el puntano pasó ayer por Córdoba. Los mandatarios hablaron del futuro del peronismo nacional donde conviven dos almas. Hoy, el cordobés recibe a su par de Santa Fe, Miguel Lifschitz, y de Entre Ríos, Gustavo Bordet.



Por Yanina Soria
ysoria@diarioalfil.com.ar

Horas después de ser recibido por el presidente Mauricio Macri en el marco del inicio de las conversaciones que abrió la Rosada con mandatarios PJ pos acuerdo con el FMI, el gobernador Juan Schiaretti también tiene previsto desarrollar en Córdoba una ronda de encuentros con algunos jefes provinciales.
Ayer, arrancó con el puntano Alberto Rodríguez Saá, y hoy recibe a su par de Santa Fe, Miguel Lifschitz, y de Entre Ríos, Gustavo Bordet.
Desde lo formal, las reuniones son convocadas con carácter institucional, pero en verdad se inscriben en un contexto político agitado, donde los mandatarios tendrán un gran protagonismo en la escena nacional durante los próximos meses.
En la Liga de gobernadores PJ, el cordobés no sólo es uno de los principales articuladores con el macrismo sino que se posiciona como uno de los jefes políticos.
De ese club de justicialistas necesitará ahora el Jefe de Estado para negociar un presupuesto 2019 que se ajuste a las nuevas metas del acuerdo con el Fondo. Por eso, y más allá de las diferencias que coexisten dentro del lote de jefes provinciales PJ, Schiaretti busca reactivar la Liga donde, entre sus propósitos políticos, también se cuela el electoral con miras al año próximo.
Ayer, Schiaretti recibió en el Centro Cívico a su par de San Luis, Alberto Rodríguez Saa, con quien firmó acuerdos para iniciar acciones conjuntas en salud, educación, ciencia, desarrollo económico y social, seguridad y lucha contra el narcotráfico.
La agenda incluyó una reunión a solas con el puntano donde, entre otros temas, hubo un párrafo para analizar la situación del peronismo nacional.
Ambos dirigentes representan a las dos almas, bien antagónicas, que conviven dentro del partido. El anfitrión, patrocina un peronismo federal, más dialoguista con el macrismo pero, fundamentalmente, sin resaca cristinista. Schiaretti repite cada vez que puede que el ciclo de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner (CFK) expiró y que la reorganización partidaria con miras al `19, debe excluir a la actual senadora.
Todo lo contrario a lo que brega el puntano. Del otro lado del Jordán, se ubica Rodríguez Saá quien hoy integra el Grupo Gioja, el ala del justicialismo nacional copado por el kirchnerismo, que encuentra en la figura de la ex Jefa de Estado la única opción electoral potable capaz de hacerle frente a Macri el año próximo.
Saá fue uno de los pocos gobernadores que estuvo presente el fin de semana pasado en el Congreso del PJ que tuvo lugar en el microestadio de Ferro, donde se respaldó a José Luis Gioja como conductor del partido en rechazo de la disposición judicial que dictaminó la intervención y designó en ese lugar al gastronómico Luis Barrionuevo.
De ese encuentro además surgió la conformación de una mesa chica encargada del armado político y de trazar las primeras acciones políticas con miras a los comicios nacionales.
Desde ambos bandos hablan de la necesidad de “unidad” del peronismo para recuperar el poder nacional el año que viene; sin embargo, cada uno pone cláusulas exclusivas que, hoy por hoy, hacen inviable el cumplimiento de esa premisa.
Para el Grupo Gioja, el macrismo es el límite y reclama mayor agresividad por parte de los gobernadores PJ contra el líder del PRO y su gestión. Del otro lado, en cambio, entienden que la gobernabilidad redunda en beneficios para las provincias, y no imaginan un armado electoral con CFK adentro.
Dos posturas que, a priori, suenan irreconciliables.
No obstante, la foto que dejaron ayer los gobernadores de Córdoba y San Luis también es una señal hacia adentro del peronismo y representa un primer acercamiento entre los dos sectores. Y aunque aún es prematuro para conjeturas tajantes, el puntano habló de “estar juntos” en algún momento.
“La política grande es un gran acercamiento, en la política electoral o partidaria ésta es una reunión de dos gobernadores donde pensamos que, por nuestra raíz peronista, en el momento que sea importante estaremos juntos”, dijo Rodríguez Saá en declaraciones periodísticas en Córdoba.
También se refirió a la conversación que mantuvo con Schiaretti sobre el Pacto Fiscal, al que su provincia no suscribió: “Cada gobernador defendió su posición en función a los intereses de su provincia. El no firmar no significa que no comprenda, cada gobernador hizo lo que consideró conveniente en ese momento. Yo, ratifico lo que San Luis hizo en su momento, de no firmar el pacto, porque hoy estamos en igualdad o mejor que otras provincias en lo que respecta a la relación Nación-Provincia”.
También marcó diferencias con el cordobés respecto a la posición sobre el regreso de Argentina al FMI. Rodríguez Saá consideró que el Gobierno de Macri “fracasó” y que ahora tiene una nueva política. “El Fondo, en realidad no es sólo el Fondo Monetario, está en Washington DC muy cerca de la Secretaría de estado del tesoro de los EE.UU y muy cerca del Banco Mundial. Ese trípode conforme lo que se conoce como el Consenso de Washington. El Gobierno pasa de buscar la gobernabilidad en la Argentina a buscar la gobernabilidad en el Consenso de Washington. Y el Consenso de Washington tiene un protocolo que todos conocemos”, concluyó.



Dejar respuesta