Macrista Dellarossa arranca campaña con críticas a la Nación

El intendente de Marcos Juárez aseguró que la Rosada dilata los pagos de un plan de viviendas, aunque la obra continúa gracias a “la buena voluntad de los contratistas”. El viernes, cumbre PRO de cara a las elecciones municipales de septiembre.



Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

Marcos Juárez será la única ciudad cordobesa que tendrá elecciones municipales este año. Su intendente, el macrista Pedro Dellarossa, reservó el domingo 9 de septiembre para la compulsa que lo tendrá como aspirante a la reelección. El decreto de convocatoria incluyó una consigna que, al parecer, será la que imperará en toda la campaña: el ajuste.
El mismo día que el Ejecutivo municipal oficializó la fecha, el dirigente amarillo anticipó que implementarán la boleta en papel. Un recorte del gasto que pretendió ser un guiño acorde a la coyuntura actual. Recurrirán al voto electrónico en épocas de bonanza económica, no ahora.
Los discípulos locales del presidente Mauricio Macri entienden que no es momento de dilapidar recursos. La moderación en el gasto de campaña no genera alarma mientras las encuestas sigan teniendo al candidato de Cambiemos al tope de las preferencias. Es más, el recorte se justifica luego del salvataje financiero que representó el acuerdo con el FMI. La corrida cambiaria del mes pasado demostró que se agotó la paciencia del mercado frente al “gradualismo” nacional.
Ahora bien, Dellarossa se equivocó si imaginaba que la planeada reducción nacional de recursos para obras o iniciativas de gestión iba a encontrarlo entre las excepciones. Al parecer serán menos los privilegios calculados para el único dirigente que se medirá en las urnas este año.
Hizo notar su descontento, cuidando las formas. A este diario reconoció que el Ministerio del Interior que lidera Rogelio Frigerio le adeudaba el pago de más de seis certificaciones para un plan de 200 viviendas. “Las obras no se han frenado gracias a la buena voluntad de las contratistas”, reconoció.
Si bien esta semana el macrista recibió 15 millones de pesos para achicar la deuda, indicó que aún queda pendiente la actualización por inflación porque la Nación sólo depositó el “valor histórico”, además de un saldo de tres certificaciones sin pagar. De todas formas, el desembolso parcial permite descomprimir la presión con proveedores pero marca que la campaña deberá ser austera. No contará con golpes de efecto.
El hijo del histórico intendente de Marcos Juárez, Henry Dellarossa, cultiva un particular estilo político. Ratifica que Cambiemos será el auspicio electoral, pero evita cualquier referencia al espacio al que pertenece. Es curioso porque últimamente no participa de las reuniones de la liga de intendentes macristas (Comupro) y prefiere ser auto referencial en sus redes sociales o declaraciones públicas.
Otro dato: comparte más eventos con miembros del Gobierno de la Provincia, empezando por Juan Schiaretti o miembros influyentes de su gabinete como el ministro Carlos Massei.
Y como no es la primera vez que el jefe comunal cuestiona públicamente atrasos de la Nación o juega a las escondidas (hace un mes atrás admitió que no sabía si sería candidato nuevamente), desde el PRO Córdoba tratarán de seguir sus “inquietudes” de cerca.
Este viernes se realizará el encuentro de la región este en la perla productiva de la zona. En Altos de la Sociedad Italiana de Marcos Juárez, autoridades del partido, intendentes y legisladores abordarán “mecanismos y estrategias de trabajo político y territorial con perspectivas al 2019”.
No obstante, por la naturaleza de los encuentros de este tipo se especula con que la elección de septiembre de este año concentrará la minuta del debate.
El último, en el departamento Colón, se transformó en un gran acto de unidad (el díscolo Héctor Baldassi, incluido) para expresar el apoyo al mandatario nacional en las horas más difíciles, previas al acuerdo con la parisina Christine Lagarde. Se presume que para la nueva ocasión, el macrismo buscará mostrar respaldo pleno a un indescifrable Dellarossa y entregarle el centro de la vidriera al primer dirigente que le permitió a la coalición macrista-radical alzarse con el primer triunfo, en septiembre de 2014.



Dejar respuesta