Schiaretti aísla a Córdoba: “ninguna crisis podrá detenerla”

Ayer, durante el lanzamiento del Programa de Inserción Profesional (PIP), el gobernador dijo: “Córdoba va a demostrar que ninguna crisis podrá detenerla, somos el motor del desarrollo”.



Juan Schiaretti fue uno de los primeros mandatarios PJ en instaurar un concepto que define la relación que, a su criterio, debería tener el peronismo con la administración de Mauricio Macri: gobernabilidad, sí; cogobierno, no.
Hace algunas semanas en Tucumán le preguntaron qué era cuidar la gobernabilidad y el titular del Ejecutivo cordobés dijo: “Es que quien decide y es responsable de lo que decide tenga los instrumentos para poder ejecutar sus programas de gobierno”. Una respuesta que llegó acompañada también de una aclaración, “nosotros no somos parte de este Gobierno”, apuntó
Y graficó sus dichos asegurando que, por ejemplo, el acuerdo con el FMI no precisa pasar por el Congreso de la Nación. “No precisa el apoyo nuestro, si es una decisión del gobierno nacional tiene la facultad para implementarlo y es el responsable también de las consecuencias que tiene ese acuerdo”, insistió.
El jefe provincial ni ninguno de sus pares justicialistas están dispuestos a aceptar coparticipar el costo político de las decisiones y medidas que toma el oficialismo, más allá de prestar cierto respaldo como sucedió, por ejemplo, con el proyecto antitarifas aunque luego los gobernadores no pudieron bloquearlo en el Congreso.
Schiaretti estuvo ausente la semana en que el Senado le dio luz verde al proyecto de ley que buscaba limitar el tarifazo. Tras el veto, el Presidente apuntó contra los mandatarios provinciales del PJ y los responsabilizó por la sanción de una iniciativa que resultaba “inviable”.
El cordobés no respondió, al menos públicamente, y desde que regresó a Córdoba (durante unos días cumplió una misión oficial en Tailandia), se limitó a seguir con su agenda de gestión.
Sin embargo, ayer pronunció un párrafo político durante la presentación de un nuevo programa provincial. En el marco del lanzamiento del Programa de Inserción Profesional (PIP), Schiaretti dijo que “Córdoba va a demostrar que ninguna crisis podrá detenerla “ y que “seguirá siendo el motor del desarrollo”.
El gobernador busca ubicar a Córdoba como una especie de oasis dentro del mapa nacional, despejando las sombras financieras y garantizando el cumplimiento del ambicioso plan de obras e infraestructura que puso en marcha en la provincia. Aún, dijo, cuando la Nación no cumpla con el envío de los fondos ya comprometidos.

PIP
Schiaretti presidió ayer el lanzamiento del Programa de Inserción Profesional (PIP), para que los recién graduados realicen prácticas profesionales durante un año, con un incentivo mensual de hasta 7 mil pesos.
En este primer año, el PIP alcanzará a 3.000 profesionales. De este modo, la Provincia llegará a 41 mil beneficiarios con los programas de empleo impulsados por la Secretaría de Equidad y Empleo, como el PPA, PPPa, Córdoba con ellas y PILA, entre otros.
“El Estado debe apoyar la generación de empleo, más que subsidiar el desempleo. Argentina tiene que bregar siempre porque haya trabajo digno, registrado o emprendimientos que permitan a nuestros trabajadores ganarse la vida”, dijo
Schiaretti enfatizó la necesidad de que el Estado promueva la cultura del trabajo. “Porque Argentina, más allá de la crisis que vive y de los problemas estructurales que tiene en relación al empleo, debe bregar siempre para que haya trabajo digno”, dijo en el Centro Cívico.
Para la puesta en marcha del PIP, la Provincia firmó un convenio de adhesión con más de treinta universidades, cámaras empresarias y colegios profesionales, que apoyarán la iniciativa con difusión, promoviendo instancias de capacitación y alentando la participación.
El acompañamiento de estas entidades “habla de la potencialidad que tiene nuestra Córdoba, de su capacidad de articular posiciones y establecer medidas y programas” para fomentar el empleo, sintetizó el Gobernador.



1 Comentario

  1. ¡Bueno, bueno,! no se si tiene a Duràn Barba de asesor Schiaretti, pero sería mejor que fuera mas prudente respecto a tanto optimismo, pues entre el marco pais y el mundo, no hay mucho viento a favor para Argentina. Brasil, puede ser que ayude si empieza a despegar un poco

Dejar respuesta