CGT enhebra a Macri y Schiaretti en primera huelga por ajuste

Las centrales obreras de Córdoba rechazarán hoy el plan de gobierno de la Nación para reducir el déficit fiscal. Incluirán en las críticas, esta vez, al mandatario provincial a quien le reprocharán su intento de modificar el convenio colectivo de Luz y Fuerza y la reglamentación de derecho a huelga.

Por Yanina Passero
[email protected]

La CGT Córdoba no se movió de la línea crítica a las políticas instrumentadas por el gobierno de la Nación. No sorprendía, en ese marco, que propusieran una movilización masiva para conmemorar un nuevo aniversario del Cordobazo, apenas comenzó a trastabillar el presidente Mauricio Macri con la primera crisis de confianza a su plan “gradualista”.
Cambiaron algunas cosas desde aquella jornada clave donde el Banco Central logró renovar los vencimientos de las Lebac, hasta la víspera de una efeméride emblemática para el movimiento obrero de Córdoba. El ajuste que inspiraba la primera movilización contra Macri, impulsada por la CGT de José Pihen, ahora es una realidad palpable.
Macri prometió ahorrar 20 mil millones de pesos para poner punto final al “despilfarro de la política”. La gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, abrió las puertas a los empleados que quieran acogerse al retiro voluntario y el intendente Ramón Mestre lo analiza, según anticipó su secretario general Daniel Arzani. Antes, el gobernador Juan Schiaretti puso la lupa sobre los “privilegios” de los empleados de EPEC y no descarta reducir el gasto en obra pública.
Una retahíla de ejemplos que muestran que la reducción del déficit ya no es una consigna de oficialistas u opositores, adaptada según el caso. Al parecer, asoma como el único camino posible para un país que gasta más de lo que produce. Las provincias y municipios podrán decir que el rojo es problema de la Nación, pero no permanecerán ajenos a sus efectos.
La CGT Córdoba logró que su idea de movilización germinara en otras canteras. Algunos dirigentes desnudaban su entusiasmo al afirmar que la protesta de hoy sólo encuentra su antecedente reciente en el Cordobazo: todas las facciones sindicales estarán presentes en el plenario que finalizará al mediodía en la ex Plaza Vélez Sarsfield.
A la ya mencionada central de Pihen, participarán hoy las Regionales de Río Cuarto, Villa María, Bell Ville, Cruz del Eje, Punilla, San Francisco y Laboulaye; la CGT Nacional y Popular encabezada por Mauricio Saillen; la CTA Córdoba y la CTA Autónoma; las Mesas de Unidad Sindical de Río Tercero, La Carlota y Huinca Renancó; la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular; la Federación Universitaria de Río Cuarto; y la Federación de Cooperativas del Sur.
“Estamos hoy aquí, en primer lugar, para conmemorar aquella jornada y rendir homenaje a los dirigentes gremiales y al pueblo que la hicieron posible. Pero también para expresar nuestro compromiso de resistencia a las políticas del mismo origen que aquellas de 1969 y que ahora pretenden imponerse desde un gobierno nacional electo democráticamente por la voluntad mayoritaria de los ciudadanos”, uno de los párrafos que serán leídos en el acto.
Las consignas serán las conocidas: rechazo al ajuste, tarifazos y acuerdo con el FMI; marcar su oposición con la reforma previsional y laboral y, por último, al que consideran un ataque sistemático a las organizaciones sindicales. Habrá párrafos para el que sindican como un socio necesario de Macri.
Será la primera protesta post crisis financiera, razón que explica la expectativa de sus organizadores y la atención que pondrán al desarrollo de la marcha desde influyentes despachos en Buenos Aires. Pero lo cierto es que Macri no se llevará el protagónico porque también habrá párrafos dedicados al peronista Juan Schiaretti.
“Estas políticas también tienen su expresión en Córdoba. También aquí el único trabajo estatal que crece en la Provincia y en los municipios es el trabajo precario, expresado en Planes, Becas, Pasantías o Monotributos, todos de absoluta informalidad, sujetos al solo arbitrio de los funcionarios políticos, en abierta contradicción con la definición del Papa Francisco quien ha calificado al trabajo precario como pecado gravísimo”, resaltarán los oradores para “lamentar” que “Córdoba ostenta el lamentable privilegio de haber sido la primera en modificar un Convenio Colectivo y en reglamentar el Derecho de Huelga con leyes provinciales de absoluta inconstitucionalidad”.
Si bien las consignas de la movilización son claras no puede darse por descontado que cada gremio lleve las propias.