Universitarios K retroceden hasta en Filosofía

El oficialismo de Filosofía vio diluida su hegemonía docente frente a los opositores de La Pública, que obtuvieron tres de las nueve bancas en juego.



Una semana después de la jornada electoral, los comicios de la Casa de Trejo continúan siendo objeto de análisis en los mentideros universitarios. La centralidad mediática la tuvieron, al igual que el año pasado, las elecciones de decano y vicedecano que protagonizaron siete unidades académicas.
Sin embargo, no por ello se exime del debate al resto de las Facultades, en las que se renovaron los consejeros directivos de los cuatro claustros: nueve docentes, un no docente, dos graduados y seis estudiantes.
En particular, llamó la atención de la dirigencia universitaria lo acontecido en Filosofía y Humanidades, el bastión kirchnerista que lidera el ex decano Diego Tatián. Allí, el oficialismo Proyección Cambio Universitario vio diluida su hegemonía docente frente a los opositores de La Pública, espacio vinculado al peronismo provincial que se conformó para los comicios decanales del año pasado.

Retroceso K
Tras muchos años de hegemonía, Proyección Cambio Universitario debió batirse electoralmente por el control de los consejeros docentes de Filosofía y Humanidades. La disputa se extendió a los tres estamentos (titulares y asociados, adjuntos, y auxiliares) e incluso a la banca docente del Consejo Superior que le corresponde a esta unidad académica.
Los resultados más parejos estuvieron en el estamento de los profesores titulares y asociados, conformado por aquellos docentes de máximo rango a cargo de las materias de las distintas carreras. Proyección Cambio Universitario alcanzó los 32 votos, superando en sólo dos a los 30 obtenidos por La Pública. De esta manera quedó fuera del órgano de gobierno Beatriz Bixio, tercera candidata del oficialismo y ex vicedecana de Tatián.
En los estamentos de adjuntos y auxiliares los votantes fueron más proclives al kirchnerismo. Sin embargo, esto no evitó que La Pública se hiciese con un consejero en cada categoría. Los profesores adjuntos otorgaron 60 votos al kirchnerismo y 32 a la oposición, mientras que los docentes auxiliares se repartieron 108 para el oficialismo y 54 para La Pública.
En cuanto al tramo de consiliarios, los resultados fueron similares, con una pequeña mejoría de La Pública. Ponderando los tres estamentos como indica la normativa electoral, Olga Ávila y Sebastián Torres Castaños (kirchnerismo) se hicieron con la banca con el 60 por ciento del resultado final, frente al 40 por ciento de la dupla conformada por Andrés Laguens y Lilia Lencinas.
Es justamente Laguens quien un año atrás rompió con la tradición de lista única con la que venía rigiéndose Filosofía y Humanidades en sus elecciones indirectas de decano. Junto a Andrea Bocco enfrentó a los delfines de Tatián, el actual decano Juan Pablo Abratte y su vicedecana Flavia Dezzutto.
Aquella aparición pública de una oposición docente fue caracterizada como una anomalía del sistema, provocado por la “novedad” de la elección directa de autoridades decanales. Sin embargo, los resultados del pasado jueves parecen demostrar que el kirchnerismo deberá habituarse a convivir con otro espacio político.
La participación de una voz distinta a la oficial permitirá una mayor discusión sobre temas sensibles, como la designación de tribunales para los concursos de acceso y promoción en la docencia, y otros meramente ideológicos, como las cuantiosas declaraciones partidarias que suelen emanar de este Consejo Directivo.
Mientras tanto, en el claustro estudiantil las bancas se repartieron entre Estudiantes al Frente (alianza kirchnerista liderada por La Bisagra que obtuvo tres bancas), El Desborde (kirchneristas de La Mella, con dos bancas), y La Trinchera (alianza entre los partidos del Frente de Izquierda con Cauce, una banca). Los dos consejeros graduados resultaron para Egresados por la Universidad Pública (La Bisagra), mientras que en el claustro no docente hubo lista única (Unidad y Compromiso).



Dejar respuesta