Estudiantes dan la espalda a “altamiranismo”

Los comicios del pasado jueves dejaron a las agrupaciones Sur y La Mella sin centros de estudiantes y con un saldo negativo en el Consejo Superior, en el que perdieron una de sus dos bancas.



Casi 60 mil estudiantes acudieron a las urnas universitarias el pasado jueves en los comicios que renovaron sus representantes en las 90 bancas de los 15 Consejos Directivos, los diez escaños del Consejo Superior, y las 15 conducciones de centros de estudiantes.
Los guarismos finales dieron como vencedor a Franja Morada, que logró crecer en sus bastiones y sumar un nuevo centro de estudiantes: Lenguas. En el caso de los kirchneristas de La Bisagra, defendieron con comodidad su segundo lugar, recuperando además la conducción del centro de estudiantes de Psicología.
La mayor debacle la sufrió en cambio la alianza conformada por Movimiento Sur y el sector mayoritario de la agrupación La Mella, bajo el nombre de Estudiantes en el Centenario y con el madrinazgo de la ahora decana electa de Psicología, Patricia Altamirano.
Esta entente perdió sus dos únicos centros en manos de “morados” y “bisagros”, reduciendo además su participación en el Consejo Superior. Mientras actualmente tienen dos de las nueve bancas, a partir del 1 de junio ocuparán sólo una de los diez escaños estudiantiles.
El declive de la alianza entre Sur y La Mella pega de lleno en las aspiraciones de Altamirano para la carrera rectoral del próximo año. La psicóloga pretende hacerse lugar en la disputa electoral como una alternativa en el escenario bipolar de la gestión que encabeza el rector Hugo Juri y sus opositores kirchneristas.

Centros de estudiantes
La elección del jueves consumó el cambio de color político en tres de los 15 centros de estudiantes. Además de Lenguas y Psicología, el centro de Exactas pasó de manos de los independientes del CEU a las de los socialistas del Movimiento Nacional Reformista (MNR), ambas agrupaciones ubicadas bajo el paraguas del oficialismo rectoral.
Al centro de Lenguas, Franja Morada le suma las tres conducciones que ya tenía: Ciencias Económicas, Derecho y Ciencias Agropecuarias. Además, sus aliados de Odontología (JPO) y Ciencias Médicas (Sumar) volvieron a ganar sus respectivos centros.
La Bisagra, por su parte, sostuvo las conducciones de Filosofía y Humanidades, Artes, Ciencias Sociales, Ciencias de la Comunicación y Famaf, mientras que sus socios de Arquitectura (El Módulo) y Ciencias Químicas (La 15 de junio) hicieron lo propio.
De esta manera, la coalición que lideran Franja Morada y el MNR (Frente Deodoro Roca) en la Federación Universitaria de Córdoba recuperó el control de la Junta Representativa de Centros de Estudiantes, frente a la alianza K del Frente de Unidad Agustín Tosco.

Consejos
Esta elección tuvo como novedad la incorporación a la Asamblea Universitaria (compuesta por los Consejos Directivos de las Facultades) de los consejeros de Ciencias Sociales y Ciencias de la Comunicación, las dos unidades académicas creadas en el 2015.
A razón de seis por Facultad, las 90 bancas estudiantiles dejaron un saldo positivo para el oficialismo, que reúne 42 escaños entre Franja Morada (25) y el resto de los aliados (17). En el campo kirchnerista, los asambleístas son 33 entre La Bisagra (21) y otras agrupaciones (12). La entente de Sur y La Mella obtuvo 12 bancas, el Frente de Izquierda ganó dos, y el Movimiento Socialista de los Trabajadores regresa a la Asamblea tras años de ausencia con un escaño.
En el Consejo Superior, en tanto, la lista que encabeza Franja Morada se quedó con cinco representantes; La Bisagra obtuvo tres, uno más que en el anterior reparto. Las dos bancas restantes fueron para la alianza de Sur y La Mella (pierde una) y para Jóvenes por Córdoba, una coalición en la que el año de mandato se repartirá entre el MNR y los independientes del UEU.



Dejar respuesta