Show UEPC: “exige” aplicación de una cláusula automática

Monserrat, que desde el lunes recorre el interior provincial precalentando para la segunda “Marcha Federal Educativa”, “demanda” a la Provincia que se active el mecanismo de reajuste que es, de por sí, automático. El IPC Córdoba rompió la barrera del 8 por ciento establecida como la primera “exclusa” del acuerdo paritario, y llegó al 9,97 acumulado entre enero y abril.



Por Felipe Osman

El sindicato capitaneado por Juan Monserrat anunció ayer que, habida cuenta de que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) elaborado por la Provincia superó la barrera del 8 por ciento durante los primeros cuatro meses de 2018 (acumula un 9,97 de incremento), se “exigirá” el cumplimiento de la cláusula gatillo pactada entre el gremio y el Panal a principios de marzo.
Recuérdese que la paritaria docente pactó, para el 2018, un aumento escalonado del 15 por ciento a pagarse en tres cuotas: un 8 por ciento a partir de febrero, un 5 por ciento más a partir de junio, y un último aumento del 2 por ciento a partir de septiembre. Sin embargo, una cláusula “gatillo” contemplada en el acuerdo estableció que se realizaría una revisión mensual de la inflación (medida por el IPC Córdoba), y ante un aumento inflacionario por encima del incremento salarial acordado con el gremio la Provincia compensaría este desfasaje.
Desde el Ministerio de Educación, Walter Grahovac señaló la contradicción que reside en el discurso de Monserrat al “exigir” el cumplimiento de un mecanismo de reajuste salarial por inflación, que es esencialmente automático, y entendió que esta impostada “beligerancia” responde sólo al interés del gremialista de lucir indócil ante la patronal a los ojos de sus representados.
Por otro lado, parte de la oposición a Monserrat dentro del gremio señaló que, al momento de votarse la aceptación del acuerdo paritario firmado en marzo, el secretario general omitió mencionar lo dispuesto por la última parte de la cláusula cuarta, en la cual se establece que el pago de la cláusula “gatillo” quedará supeditado a la evolución de la recaudación provincial. Sin embargo, parece difícil creer que los delegados hayan votado “a ciegas” la aceptación del acuerdo.
Este lunes, desde Río Cuarto, Monserrat señalo “vemos con dificultad es que el gobierno pueda cumplir con los compromisos que determina la cláusula gatillo. Este plan económico les está trayendo, a los gobiernos provinciales y al gobierno nacional, fuertes efectos fiscales, baja de recaudación y problemas macroeconómicos importantes”.
Sin embargo, Silvina Rivero, secretaria de la Gobernación, indicó a Alfil que la condición que subordina el pago de la cláusula “gatillo” a la evolución de las cuentas de la Provincia es habitual en los convenios que rubrica la administración, y que el Panal no tendrá ninguna dificultad para afrontarlo.
Otro temor de algunos sectores internos del gremio es que una interpretación –a su entender, “caprichosa”- del acuerdo por parte de la Provincia, termine entendiendo que los reajustes de la cláusula “gatillo” se concederán mes a mes mientras el IPC Córdoba vaya superando el porcentaje adelantado en cada cuota (8 por ciento hasta mayo, 5 por ciento más hasta agosto, y 2 por ciento más a partir de septiembre), pero que una vez alcanzado al aumento del 15 por ciento, este opere como un techo, sin que nuevas actualizaciones automáticas sigan reajustando los salarios.

Marcha
La conducción de la UEPC recorre desde el lunes el interior provincial, precalentando para la segunda “Marcha Federal Educativa”, que tendrá lugar en Buenos Aires el próximo miércoles.
El lunes pasado el gremio marchó en Río Cuarto, el martes en Villa Dolores, el miércoles en Deán Funes, y ayer en Villa María. El próximo martes, en la antesala de la movilización central, la manifestación llegará a Córdoba.



Dejar respuesta