Macri frenó el dólar; ahora, busca en Córdoba subir su precio

El Banco Central obtuvo el respaldo del mercado al renovar la totalidad de los vencimientos de Lebac y el valor de la divisa norteamericana cayó más de tres puntos. Ahora, el Presidente tratará de recuperar su alicaída imagen con una receta clásica: discurso positivo, mano a mano con vecinos y timbreo nacional.



Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

Las operaciones en el mercado financiero cerraron con un triunfo parcial para el Banco Central de la Nación. El “súper martes” o “Día D”, marcado por el vencimientos de las Lebac, prometía una fiebre verde. La corrida cambiaria no ocurrió, incluso el dólar cerró tres puntos y medio debajo de la cotización del lunes. El gobierno de Mauricio Macri surfeó un momento decisivo de la crisis. El nuevo comienzo, el punto cero, será otra vez la provincia de Córdoba.
El mandatario nacional llegará este jueves, como había anticipado Alfil, apegado a su viejo formato: recurrirá a un discurso positivo, de disimulado fervor político; se mostrará atento al sector productivo del distrito (en este caso, el automotriz) y dedicará el grueso de su estancia a un “mano a mano” con algún vecino o emprendedor local. Eligió como escoltas a ministros de perfil técnico: Francisco Cabrera (Producción) y Gustavo Santos (Turismo).
Anoche, los dirigentes de Cambiemos no habían recibido aún invitaciones formales de Protocolo de la Nación para escoltar a Macri, aunque es alta la expectativa de los miembros de la coalición por mostrar su respaldo en una de las semanas más críticas de su gobierno. El intendente de la ciudad, Ramón Mestre, fue el primero en excusarse. En el marco de la presentación de tres unidades cero kilómetro para la Tamse, aseguró que comprometió su presencia en Sevilla, a los fines de gestionar la sesión de un foro mundial de emprendedores en Córdoba.
“Estamos acompañando las decisiones que el Presidente toma; estamos frente a una coyuntura, apostamos a que Argentina va a salir adelante, que vamos a seguir creciendo”, definió en radical.
Mestre, como varios dirigentes de la entente, descartaron que el nuevo desembarco adquiera ribetes políticos. Si bien el detalle de la agenda completa de Macri no fue socializado, las “postas” que trascendieron apuntalan las hipótesis, también las actividades previas y posteriores a la recorrida por el distrito que le dio los votos suficientes para ocupar el Sillón de Rivadavia en 2015.
En la víspera de una de las jornadas que pintaba de negro el futuro del país, Macri retomó sus clásicas visitas a vecinos. En Vicente López, mateó con un matrimonio que estrenaba departamento en virtud de la facilidad de acceso al crédito hipotecario. Ayer, junto a la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, apeló al pensamiento positivo: descartó que el país vaya a travesar una crisis similar a la de 2001 y reconoció que su gobierno está preparado para prevenir situaciones indeseables.
“Estos días despertaron angustia y preocupación en los argentinos, con miedo a situaciones como las que vivimos puedan generar una crisis mayor como tuvimos en el pasado; lo entiendo, pero estamos lejos de eso”, insistió en Florencio Varela.
En Córdoba, el momento más emotivo de la agenda será el contacto con la familia o trabajador del interior a designar. El despliegue del manual duranbarbista se completará con la convocatoria a un nuevo timbreo nacional para este sábado. “Ahora más que nunca, súmate, salgamos juntos y sigamos cerca, con la confianza de que vamos por el camino correcto”, la invitación oficial.

Confianza, concepto que desvela al gobierno.

El Banco Central obtuvo la pequeña venia del mercado al renovar la totalidad de los vencimientos de Lebac por 617.000 millones de pesos en la licitación mensual de ayer; información importante a la que se agrega otra similar como la oferta adicional de 5.000 millones de pesos. La política requerirá más tiempo.
El camino de la gestión y la proximidad será, como tantas veces, la apuesta de los popes del PRO. El cruce de encuestas nacionales y provinciales no tenía buenas noticias para Macri. La tendencia que se venía observando el año pasado se profundizó con el debate por tarifas, el crecimiento de la inflación y, recientemente, las conversaciones con el FMI.
Se comprende la elección: el responsable de la Casa Rosada buscará renovar votos con el electorado que mantuvo niveles de confianza por encima de la media, pero que ahora parece ingresar en el terreno de la duda.



1 Comentario

Dejar respuesta