Sociales: gestión K reparte cargos en campaña (excluye opositores)

Una semana antes de los comicios, la gestión que encabeza Silvina Cuella oficializó la propuesta para distribuir 1,2 millones de pesos en cargos docentes. Docentes opositores, excluidos.

Silvina Cuella y de María Inés Peralta


La Facultad de Ciencias Sociales elegirá mañana su primer decano, a poco más de dos años de que fuese creada por la Asamblea Universitaria. El oficialismo kirchnerista, que ha conducido esta unidad académica durante el periodo de normalización, busca consolidar su poderío frente a Sociales Plural, una convergencia interclaustro nacida hace dos años.
La semana pasada, funcionarias de la gestión sorprendieron con una propuesta de asignación de 30 cargos docentes para las dos nuevas carreras de la Facultad: las licenciaturas en ciencias políticas y en sociología.
La propuesta no surge de un súbito ahorro por parte de la gestión, sino que es la distribución de 1,2 millones de pesos que el Consejo Superior le asignó en noviembre a cada Facultad para cargos docentes, por propuesta del rector Hugo Juri.
Los criterios planteados despertaron polémica en Ciencias Sociales, puesto que excluyen de la denominada “primera etapa” (la única con financiamiento asegurado) a materias troncales de las dos carreras, casualmente a cargo de referentes de la oposición.
Además, la fecha de la presentación entra en conflicto con el reglamento de la elección directa de decanos, que prohíbe expresamente “el lanzamiento o promoción de planes, proyectos o programas de alcance colectivo y, en general, la realización de todo acto de gobierno que pueda promover la captación del sufragio”.

Facultad rompecabezas
Ciencias Sociales fue creada, oficialmente, a partir de la suma de tres dependencias preexistentes: la Escuela de Trabajo Social (proveniente de la ex Facultad de Derecho y Sociales), el Centro de Estudios Avanzados (CEA) y el Instituto de Investigación y Formación en Administración Pública (IIFAP).
Además, la nueva Facultad incorporó a investigadores del Centro de Investigaciones y Estudios sobre Cultura y Sociedad (CIECS), una unidad ejecutora de doble dependencia (Conicet y UNC), quienes comenzaron a dictar clases en las carreras de grado.
Finalmente, la unidad académica incorporó a docentes de otras Facultades, principalmente de Filosofía y Humanidades, quienes se hicieron cargo de materias a través del sistema de carga anexa, una prestación de servicios “gratuita” que los docentes realizan para completar su carga horaria original.
El plan de la gestión que encabeza Silvina Cuella lleva las firmas de la secretaria académica, Alicia Servetto, y de la coordinadora académica de las nuevas carreras, María Soledad Segura. El proyecto plantea la creación de 30 nuevos cargos docentes, pero aclara que sólo 17 (diez de profesores adjuntos y siete de docentes auxiliares) tienen financiamiento asegurado.
La nómina de materias que se beneficiarán en el reparto de esos 17 cargos excluye, por ejemplo, a Introducción al Conocimiento de las Ciencias Sociales y Fundamentos de la Ciencias Políticas, dos materias troncales del ciclo básico de las nuevas carreras, criterio mencionado en los fundamentos del proyecto. Incluso, una de ellas cumple con la situación extrema de estar siendo dictada sin ningún cargo docente, sino a través de carga anexa y adscripciones de graduados.
Llamó la atención que ambas se encuentran a cargo de docentes opositoras. La primera es dictada por VaninaPapalini, candidata a vicedecana de Sociales Plural, y en la otra enseña Cecilia Carrizo, actual consejera docente y candidata a la reelección por la misma lista.
La torpe jugada del equipo de Cuella tenía por objetivo mostrar “avances” en el proceso de normalización de la Facultad, para apuntalar la candidata de la ex funcionaria scottista, María Inés Peralta. Sin embargo, deja al descubierto criterios discrecionales y partidarios en el diseño de una medida académica.
Además, la gestión se arriesgó para esto a infringir el artículo 24 de la ordenanza 1/2017, que establece explícitamente una prohibición para este tipo de actos de gobierno en los siete días inmediatos anteriores a la elección de decano. El expediente, presentado el pasado jueves 10 de mayo, se correspondería con la definición que aparece en la normativa.
La premiación de cátedras “amigas” de la gestión priorizándolas para la obtención de nuevos cargos docentes muestra nítidamente la decisión del oficialismo K de perpetuar su poderío sobre la novel unidad académica, y envía un mensaje al electorado docente a pocos días de las elecciones.



2 Comentarios

  1. Realmente es muy lamentable que desde un medio de comunicación como Alfil se aporte a confundir a la población con información errónea y tendenciosa. Estas acusaciones circularon ayer por la Facultad de Ciencias Sociales y cada una de ellas fueron respondidas por la lista Somos Sociales.
    Pego abajo dicha información, a fin de que cada lector/a pueda sacar sus conclusiones, al final de una campaña electoral donde la lista Sociales Plural, lejos de presentar propuestas, sólo generó ataques.

    INFORMACIÓN NECESARIA ANTE ESTRATEGIAS POLÍTICAS POCO ÉTICAS
    Frente a intentos de ensuciar los avances del proceso democrático que estamos viviendo en nuestra Facultad, en particular, en relación al enorme logro que significa crear los primeros cargos puros y propios para las carreras de Sociología y Ciencia Política, consideramos necesario informar lo siguiente:
    ➡1- Desde el momento mismo de creación de la Facultad se ha solicitado el presupuesto necesario para los cargos docentes y no docentes que permitan dar respuesta al cursado completo de ambas carreras. La Gestión se ha realizado, como corresponde, frente a la Secretaría de Políticas Universitarias de la Nación y ante el Rectorado de la UNC; gestión que debe sostenerse sistemáticamente con una comunidad académica movilizada detrás de un tema fundamental para la Universidad Pública, más allá de las pertenencias a una agrupación o a otra.
    ➡2- Recientemente se ha logrado una porción del presupuesto solicitado, que resulta pequeño en relación a la solicitud total. Esta partida presupuestaria permite crear algunos cargos. La distribución de los mismos debe surgir de una propuesta que realice la propia Facultad. La misma fue presentada por la actual Gestión en la Comisión del Consejo Consultivo para su debate y tratamiento, en donde se contó con la presencia de la Secretaria Académica y la Coordinadora Académica del Ciclo Común de las carreras mencionadas para dar las explicaciones correspondientes.
    ➡3 – La propuesta, a ser discutida y aprobada en el Consejo donde todos los sectores tienen representación, consiste en la creación de 17 cargos (de Profesor Adjunto y de Profesor Asistente con dedicación Simple), todos destinados a los dos primeros años de las carreras de Sociología y Ciencia Política.
    ➡4- Frente a la mentira de que la aplicación de criterios no incluye a las “tres cátedras a cargo de profesoras de la lista opositora”, decimos que tampoco incluye a cátedras a cargo de profesoras que no forman parte de dicha lista y que no cumplen con los criterios académicos que se proponen para distribuir este presupuesto, importante, pero insuficiente.
    ➡5 – Frente a la mentira de que se “castiga” a docentes de CEA e IIFAP y a adscriptos que se comprometieron con la apertura de las carreras haciéndose cargo del dictado de las asignaturas hasta ahora, decimos que crear estos cargos permite iniciar los procesos de concursos públicos de títulos, antecedentes y oposición, a los que se pueden presentar absolutamente cualquier interesado/a. Además, también es claro que cuando logremos más presupuesto, los cargos que ahora no puedan ser concursados podrán ser cubiertos mediante los procedimientos correspondientes.
    ➡6- Frente a la mentira de que vayan a desaparecer asignaturas del Ciclo de Iniciación decimos: estas asignaturas están fuera de la reglamentación que fuera aprobada para las Universidades Nacionales y que son posteriores a la creación de los Planes de Estudio de Sociología y Ciencia Política. Por lo que es necesario adecuarse a las mismas, de modo que los/as ingresantes no deban cursar y regularizar 3 asignaturas sino un único Curso Introductorio. Las materias no van a desaparecer sino que se propone que las mismas se integren en un único Curso Introductorio común a las tres carreras lo que no significa sacar contenidos ni docentes.
    Las mentiras cotizan en la época de la posverdad. Lamentamos tener que hacer estas aclaraciones que nos desvían de nuestro modo de hacer política en la Universidad Pública. Lamentamos que este enorme logro quiera ser empañado por acusaciones mentirosas que sólo persiguen objetivos políticos.
    SOMOS SOCIALES

Dejar respuesta