Enroque en la UNC

Ciencias Médicas realizó el sábado un debate entre los tres candidatos para el Decanato. El acuerdo fue elogiable, mucho menos su resultado. La famosa “grieta” que promocionó el kirchnerismo y que la política universitaria suscribió, se abre ahora en la cuna K: la Facultad de Filosofía. El gremio No Docente es el más chico y el más poderoso de la UNC, y señala un crecimiento natural y probable de la flamante incursión peronista de JPC.



Por Gabriel Osman

Debate en la “Facultad de Medicina”

Ciencias Médicas ha sido, hasta ahora, la única Facultad en escenificar un debate entre todos los candidatos. La contienda dialéctica se realizó el sábado a las 9 y participaron los tres postulantes: Rogelio Pizzi, Luis Spitale y Ricardo Rizzi. Las reglas de juego se acordaron con el decano y todos rubricaron su acuerdo. La civilización política que mostraron es elogiable: por ahora el gesto no tiene émulos; Pizzi es claro favorito y se allanó participar de la contienda; lo acordado fue en términos casi amicales; y hasta coincidieron que cada uno podía invitar a 30 docentes. Sin embargo, el desarrollo se compadeció poco con lo que sucedió en el Salón Rojo de la Secretaría de Graduados de esta Facultad. Tanto Rizzi como Spitale dedicaron párrafos para criticar a diario Alfil, con términos poco edificantes y relevantes, como no sea –para el público que escuchó la discusión- restar tiempo a la consideración de asuntos importantes. Desde estas páginas ya se ha informado que ninguno de estos dos postulantes ha podido llenar el tramo de candidatos a consejeros, 18 entre titulares y suplentes para los tres estamentos (Titulares, Adjuntos y Auxiliares). También que intentaron y lograron bloquear que se vote en las cinco Escuelas que tiene la Facultad, obligando a concentrar todo en un mismo edificio. Es una aplicación extensiva de la misma minusvalía: no tienen candidatos para llenar la boleta, menos todavía dirigentes para colocar un fiscal en cada mesa y cinco fiscales generales.

Riesgos de Spitale en un quirófano

Pero el debate, de arranque, se complicó. Previsiblemente, ni Spitale ni Rizzi lograron completar el cupo de 30 invitados, y cuando le tocó hablar al ex vice decano de José María Willington, se dirigió al público con la desafortunada expresión “Facultad de Medicina” en vez de Ciencias Médicas, nombre propio de esta de esta Facultad y término más inclusivo para las cinco Escuelas de esta unidad académica. Los enfermeros presentes quedaron enfermos de bronca, los kinesiólogos y fisioterapeutas se contracturaron. Para colmo, el ex vice remató su faena diciendo –posiblemente con el mismo ánimo quirúrgico de amputar mesas- que su lista era la 12, cuando en realidad es la 24. Es deseable que este potólogo, según apuntaron los comentarios más cáusticos, no entre a un quirófano. Rizzi, ex presidente del difunto Colegio Médicos (algo que estos profesionales no han de olvidar tan fácilmente) abundó en críticas al oficialismo y recomendó que el próximo jueves los directores de las cinco escuelas trabajen ese día, que no presionen a los electores y que, en lo posible, ni siquiera vayan a votar. Con tamaños recomiendos, casi no hizo falta que hablara Pizzi. Lo hizo en términos medidos como cualquiera que en la recta final corre con la fusta bajo el brazo. No hacía falta más: el trabajo sacrificado en su favor ya lo habían hecho sus adversarios.

La grieta llegó a Filosofía

La famosa “grieta” política que tan entusiastamente instaló el kirchnerismo durante doce años, llegó a los kirchneristas de la Facultad de Filosofía. Carolina Scotto y Diego Tatian (Carta Abierta) compiten sin tregua en esta Facultad, otrora monolíticamente alineada detrás de Cristina de Kirchner. La falla sísmica corre a los largo de la intempestiva renuncia, en 2016, de la ex rectora a su banca de diputada nacional, a sólo cinco meses de haber asumido. Al menos, es lo que Tatian quiere establecer como línea divisoria. El año pasado ya se vislumbró una ruptura cuando el entonces decano Tatian no logró unificar la candidatura de Juan Pablo Abratte para sucederlo en el cargo. Igual, Abratte le ganó el Decanato a Andrés Laguens. La disputa Scotto/Tatian continuará en las elecciones del jueves, cuando Laguens compita por la banca de consiliario docente en el Consejo Superior.

Lupa sobre elecciones No Docentes

La agrupación filo peronista Jóvenes Por Córdoba (JPC) dirige su vigilia, por ahora, exclusivamente al claustro estudiantil. Pero aparentemente el peronismo que hace 20 años gobierna la provincia, también estaría observando con lupa el comportamiento del cuarto claustro que integra los cuerpos colegiados de la UNC. Es el más chico pero, gremialmente, el más fuerte: los No Docentes sindicalizados en la Gremial San Martín, conducida por Silvia Aguirre. Es mayoritariamente peronista y, además, el ala radical liderada por el mandamás del MUN, Jorge di Marco, es especialmente acuerdista. Ahora, competirán por dos bancas de consiliarios y un consejero en las 15 unidades académicas. El jueves se medirán con un partenaire de ocasión, Marcos Castro, de módicas expectativas. Si se toman las elecciones de 2016, se podría presumir el resultado. En aquella ocasión, la alianza vallejismo/MUN dobló en votos a la alianza ATE/El Colectivo: 1.630 a 785.



1 Comentario

  1. Buen dia , no podes negar tu impronta oficialista, en tu editorial, solo te dedicas,en ahondar en lo que para vos son defectos de dos de los candidatos, te paras en su discurso y lo achacas, pero ponderas a Pizzi como lo mejor, no hablas de su gestion , de sus cargos de su apriete, vos sos desinfornante , ni siquiera tenes idea , gente como vos son esa,fisura de la que escribis, suerte pibe

Dejar respuesta