Diputados de Schiaretti piden “manos libres”

Los legisladores de Córdoba Federal solicitaron al Gobernador libertad de acción para votar. Cassinero pidió licencia y no asistirá el miércoles. Schiaretti, esquiva costo político.

Por Yanina Soria
[email protected]

El gobernador Juan Schiaretti tiene muy en claro que, esta vez, no está dispuesto a absorber el costo político de una decisión tomada por la administración de Mauricio Macri.
Con sólo recordar lo erosionado que quedó el peronismo local tras la sanción de la reforma previsional a fines del año pasado, el cordobés fue el primer jefe provincial en sostener que el Congreso no tiene potestad para fijar tarifas.
Sin embargo, esa solidaridad demostrada públicamente con el Gobierno macrista (y solicitada por la Casa Rosada), no tendrá su correlato en la Cámara Baja donde los diputados enrolados en el bloque Córdoba Federal le pidieron libertad de acción.
Martín Llaryora, Alejandra Vigo, Paulo Cassinerio y Juan Brügge firmaron ayer un comunicado titulado “La denuncia del PRO pone en crisis la credibilidad del Consenso Fiscal”; una reacción política a la denuncia planteada en el Tribunal Superior de Justicia por el intendente Ramón Mestre (por Córdoba) y su par macrista, Oscar Tamis (por Oliva) por los recursos coparticipables que le demandan a la Provincia.
El planteo de inconstitucionalidad del Pacto Fiscal que se lee en la demanda de los dos jefes comunales de Cambiemos, fue cuestionado por Unión por Córdoba (UPC) y denunciado como “una gran contradicción que lesiona la figura presidencial y genera incertidumbre en todos los temas inherentes al consenso fiscal, entre ellos, la disminución de la carga impositiva en las tarifas de energía, que Córdoba ya cumplió”.
Sin embargo, a rigor verdad, antes del accionar judicial emprendido por Mestre y Tamis, el diputado Llaryora ya había firmado (con reservas) el dictamen de comisión para avanzar con el proyecto sobre tarifas. En realidad, la embestida judicial de los socios locales de Macri fue utilizado políticamente por los peronistas cordobeses para avanzar con un nuevo contragolpe.
“Atendiendo la gravedad institucional ante la cual nos encontramos -la incertidumbre sobre la vigencia del Consenso Fiscal- al cambiar las reglas de juego con esta actitud inentendible del PRO en Córdoba, avalada desde el Ministerio del Interior, es que nos obliga a los legisladores nacionales, atendiendo la responsabilidad que tenemos de velar por los fondos de nuestra provincia”, dice parte del comunicado rubricado por los parlamentarios de Córdoba Federal.
Hasta ahora, de los cuatro miembros del bloque, tres votarían a favor mientras que Paulo Cassinerio no estará presente ya que solicitó licencia por viaje.
El proyecto opositor sobre tarifas que se tratará el miércoles determina que la suba de las mismas no pueda superar al alza de los salarios y establece una rebaja el IVA en las facturas del 21 por ciento al 10,5 por ciento. Justamente, este último punto que indirectamente afecta a los estados provinciales, podría ser atenuado o eliminado por los autores de la iniciativa (el peronista Diego Bossio y el massista Marco Lavagna) para retener los apoyos de los diputados de esas provincias. Precisamente ese es uno de los aspectos cuestionados por los cordobeses.
“Creemos que hay que dar la discusión y revisar algunos puntos del proyecto como el del IVA. Pedimos libertad de acción para la sesión a los efectos de actuar responsablemente frente a esta nueva realidad. Esta actitud (de Cambiemos) de desconocer lo que el Presidente de la Nación firmó con los gobernadores, y que fuera aprobado por el Congreso de la Nación y la Legislatura Unicameral de Córdoba con el voto de los legisladores del PRO, es una contradicción que no podemos dejar pasar”, señaló en diálogo con este medio el diputado Brügge.

El proyecto no se frena
Así como Schiaretti manifestó su desacuerdo con el proyecto legislativo nacional, otros mandatarios peronistas se condujeron luego por ese mismo carril, entre ellos, el salteño Juan Manuel Urtubey, Gustavo Bordet de Entre Ríos, Hugo Passalacqua de Misiones, el neuquino Omar Gutiérrez y Juan Manzur de Tucumán. Esta situación generó cierto entusiasmo en la Casa Rosada desde donde leyeron que los gobernadores podrían frenar la iniciativa cosa que, al parecer, no ocurrirá.
Sin embargo, Schiaretti entiende que la libertad de acción otorgada a sus legisladores no complica la posición que ya sentó públicamente. Desde el Centro Cívico sostienen que se trata de un proyecto inviable que, de aprobarse, será vetado por el propio Mauricio Macri.
Por otro lado, dando el debate, los parlamentarios cordobeses quedarían exentos de las críticas que generan medidas antipopulares como ésta. El vicegobernador en uso de licencia, Martín Llaryora, fue uno de los que mayor costo debió pagar tras la sanción de la reforma previsional.