El milagro que no llega

Como adelanto de su próximo álbum, la banda escocesa Chvrches ha subido a Youtube el video de una flamante canción, titulada “Miracle”, en la que asume un derrotismo casi místico y sondea la aplicación de recursos sobrenaturales en la búsqueda de afrontar un panorama abrumador.

Por J.C. Maraddón
[email protected]

Si nos atenemos estrictamente a lo que es la música de moda en este momento en esta y en otras regiones del mundo, deberíamos colegir que el planeta atraviesa por una etapa brillante, en la que lo que predomina es un clima de fiesta y celebración continuas, que lleva a todos a bailar y divertirse. El éxito global de “Despacito”, que no supo de fronteras ni de estados de ánimo, es un ejemplo tangible de este fenómeno, que afecta sobre todo a los estratos más jóvenes, pero en el que también se han prendido las otras capas de la población.
Lo que predomina es un repertorio de temas de rítmica danzante, cuyo mensaje no pasa de frases con doble sentido (o con sentido explícito) que alaban la anatomía o la capacidad amatoria de otra/a y que centran en el baile la expresión de todos los sentimientos. Más allá de méritos y deméritos, es esta la música que el público ha elegido como representativa de sus preferencias. Y algo tendrán esas canciones para haber conseguido esa repercusión; es decir, algo de la sensibilidad general rozarán esas melodías, para despertar semejante adhesión dentro de un segmento masivo y heterogéneo del mercado.
Tal vez lo que esté sucediendo no tenga nada de raro. No sería la primera vez que, ante una perspectiva desalentadora y apabullante, la reacción sea la búsqueda de una vía de escape que evite pensar y reflexionar. Divertirse, coquetear, bromear, son aficiones que ayudan a revertir el bajón y que, ante la imposibilidad de torcer el destino y cambiar de rumbo, refrescan el espíritu y alientan a seguir adelante, aunque se trate de una salida efímera y mentirosa. Mientras tanto, del otro lado del espectro sonoro, aparecen voces que prefieren apartarse de esta vertiente y recuperar la mirada crítica que ha tenido el rock desde sus inicios.
Poco a poco, se van sumando firmas a esa sensación apocalíptica que parece haber invadido el ánimo de muchos de los músicos del género, sobre todo a partir de la asunción de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos y del triunfo del Brexit en el plebiscito británico. Es una oleada que abarca tanto a los representantes de la vieja guardia como a las nuevas figuras y que está dando lugar a la aparición de obras que, llamativamente, no se focalizan en oponerse a lo que está pasando, sino más bien trasmiten un sentimiento de desamparo y melancolía.
Como adelanto de lo que será su próximo álbum, la banda escocesa Chvrches ha subido a Youtube el video de una flamante canción, titulada “Miracle”, en la que ese derrotismo se torna casi místico y sondea la aplicación de recursos sobrenaturales en la búsqueda de afrontar un panorama abrumador. Aunque el grupo ha sabido aportar anteriormente algunas piezas de un pop elegante, en este caso se percibe una atmósfera sombría, que acompaña a una letra oscura y que sostiene una carga dramática, adornada con los rasgos estéticos que ya eran habituales en los discos publicados por esta formación.
Si el tema impresiona, el video no le va en zaga. La vocalista de Chvrches, Lauren Mayberry, aparece allí cantando dentro de un contexto desolador, que combina escenas de violencia explícita con gritos y disparos. A pesar de que ella resulta también afectada por el caos que la rodea, no deja de cantar: una imagen que resulta imponente, sobre todo cuando entona el estribillo en el que aclara que no pide un milagro. Y es que está claro que, de detenerse a esperar una solución milagrosa, corre el riesgo de que el vértigo de la situación se la lleve puesta.



Dejar respuesta