Sigue la pelea por las tarifas; hoy round con los gobernadores

Hay reunión en el Consejo Federal de Energía para intentar compartir costos. La primera semana de mayo el peronismo volverá a intentar en el Congreso frenar la suba de tarifas. Es una presión para empujar al Gobierno a negociar.



Por Gabriela Origlia

Los de adentro complicaron al Gobierno nacional más que los de afuera en el debate por las tarifas. En Córdoba, el vice jefe de Gabinete (de estrecho vínculo con el presidente Mauricio Macri), Mario Quintana, les respondió de manera indirecta a Elisa Carrió y a los radicales: “Nuestros socios políticos sabían nuestra política tarifaria, se las explicamos a ellos y en las audiencias públicas. Lo que pasa ahora con los precios no hace más que responder a la fórmula establecida y a la escalera de quita de subsidios planteada”.
Una reunión convocada de emergencia terminó con una salida también de emergencia: los aumentos se mantendrán pero se podrá pagar la factura de gas en cuotas. A esta altura y, a la luz de los resultados del encuentro, lo de la UCR parece más una cuestión de pelea por el poder y por demostrar que algún peso tienen sobre las decisiones del Presidente que un cuestionamiento económico. La búsqueda apunta al futuro; ser más tomados en cuenta de cara a las elecciones del año que viene.
Con el déficit fiscal que registra Argentina la quita de subsidios a las tarifas fue lo único que realmente –hasta ahora- permitió un recorte de partidas. En el único segmento donde se hizo un ajuste fue en las tarifas y el peso lo cargaron los consumidores. Los más impactados por las subas fueron los porteños que hacía más de una década pagaban (y todavía lo siguen haciendo, aunque en menor proporción) hasta siete veces menos que el resto de los argentinos sin que los del interior –por supuesto- tuvieran proporcionalmente más ingresos.
Hoy, en el Consejo Federal de Energía, la Nación intentará compartir el costo con las provincias. No será fácil porque los gobernadores no tienen mucho margen, en general, para subsidiar tarifas. Será un nuevo round, donde además de las cuestiones económicas se mezclarán las políticas. La pelea no terminó el jueves con la reunión en la Rosada; la primera semana de mayo el peronismo volverá a intentar en el Congreso frenar la suba de tarifas. Es una presión para empujar al Gobierno a negociar.
“Estamos dispuestos a negociar siempre y cuando nos digan de dónde sacamos los fondos”, dijo el cordobés Mario Negri el viernes. Un indicador claro de que esperan que la discusión siga. A ese contexto se le suman diferentes decisiones judiciales que frenan la aplicación de subas.
En la Bolsa de Comercio cordobesa Quintana ya anticipó lo mismo: “Estamos dispuestos a escuchar cualquier alternativa sin desconocer que lo que tenemos que hacer es resolver el déficit fiscal. Lo que hagamos más lento por un lado tendrá que ser más rápido por el otro. Las propuestas tienen que tener madurez y sensatez fiscal”.
Con el acuerdo alcanzado hasta ahora la Nación mantiene el frente fiscal pero, para mantenerlo, tendrá que probar su estrategia política. Cualquier cambio implicaría algo más de rojo fiscal o de endeudamiento, dos de los factores que encienden luces de alarma.
Otra posibilidad de alivianar las facturas de servicios pasa por el componente impositivo. Sólo las cargas indirectas representan 37 pesos de cada cien. En Córdoba, por ejemplo, la de gas incluye  IVA (21%), Impuesto a los ingresos brutos provincial (5%), tasa municipal general (1%) y tasa municipal específica (10%). Es decir, el 37% del total, sin incluir cargas directas como Ganancias ni impuestos al trabajo.
Un estudio del Iaraf demuestra que hay chances de diferentes reducciones impositivas y apunta que, en caso de que fuera necesario aún el incremento del 100% de las tarifas, si se eliminara completamente la carga tributaria indirecta, el valor de a pagar subiría el 46%. No es una cifra menor.
Y otra vez aparece el frente fiscal: quién se hace cargo del costo. El IVA se coparticipa con las provincias; los Ingresos Brutos con los municipios. El reparto sería parejo; los municipios serían los que mayores ingresos resignarían (13,2% de la tarifa), seguidos de las provincias (12,7% de la tarifa) y finalmente la Nación, que resignaría los 10,2 puntos de IVA que le quedan netos de coparticipación.



1 Comentario

  1. Estos dos, que van a dejar Córdoba como un barrio de la periferia, deberían dar ejemplo y acoger en sus casas a todos los okupas que defienden. Otra opción es que los reubiquen en una casa de todos los cordobeses y que mantiene a los okupas al otro lado del río. Espero que la inteligencia de los cordobeses permita que esta tropa no vuelva a pisar el ayuntamiento de nuestra ciudad, por nuestro propio bien.

Dejar respuesta