Otro round para Mestre en su duelo con Daniele

El histórico “capolista” de la Verde atraviesa momentos difíciles. Mientras el Ministerio de Trabajo de la Nación está investigando si se configuran en el Suoem los supuestos para una intervención, la Justicia penal archivó la denuncia que el gremialista hizo al intendente, Ramón Mestre, y el secretario general de la Municipalidad, Daniel Arzani, por la publicación de salarios y datos personales de los empleados municipales.



Por Felipe Osman

La Cámara de Acusaciones cordobesa confirmó el archivo de la denuncia que Rubén Daniele, como secretario general del gremio municipal, interpuso contra el intendente, Ramón Mestre, y su secretario general, Daniel Arzani, por la publicación de los salarios de los empleados municipales en el portal “Gobierno Abierto”. El sitio web que inauguró la municipalidad en 2016, y que completó subiendo mes a mes, desde mayo de 2017, el listado completo de sus empleados en el que también se detalla el salario, DNI y dependencia en la cual cada uno presta servicios.
En esta causa, el sindicato había planteado que los funcionarios violaron el artículo 157 bis del Código Penal, que “prohíbe la difusión de los datos personales que afectan la privacidad, la seguridad personal y la seguridad patrimonial”.
Aunque debe considerarse que este conflicto tuvo un capítulo ante el fuero civil, en el cual las pretensiones del Suoem no fueron del todo desatendidas, ya que la Justicia otorgó una cautelar para que en la web municipal no figuraran los DNI de los agentes, el intento de Daniele por presionar desde la Justicia penal a Mestre y funcionarios municipales de primera línea no fue satisfecho.
En el fuero anticorrupción, adonde el expediente había sido remitido, se descartó que los funcionarios en cuestión hubieran incurrido en la figura de abuso de autoridad, al sostenerse que habían obrado en respeto de una ordenanza municipal que exige al municipio difundir los salarios de los agentes municipales, por una cuestión de “transparencia” en la administración. Luego de esto, se dispuso el archivo de la causa.
Esta revés judicial para el –por ahora- jefe tras las sombras del sindicato municipal, llega en un momento particularmente complicado para el histórico líder de la lista Verde, justo cuando las versiones de una posible intervención del gremio a manos del Ministerio de Justicia de la Nación se hacen más y más recurrentes.
De hecho, Daniele ha pasado en menos de una semana de verse a punto realizar su rebuscado plan para volver a la Secretaría General del Suoem, y regodearse al haber cumplido su sueño (o amenaza) de despedir al intendente del Palacio 6 de Julio; a ser visto, con total justicia, como aquel que condujo a su sindicato a la sumamente complicada situación en la que se encuentra actualmente, con el Ministerio de la Nación investigando a fondo si la asociación sindical se encuentra incursa en algún supuesto que le permita intervenirla. Más concretamente, la acefalía.
Para peor de males, la resolución cursada desde el Ministerio de Trabajo de la Nación, que indica al gremio abstenerse de realizar la asamblea para conformar la Junta Electoral que motorizaría los comicios en que Daniele sería reelecto por enésima vez, no tiene “fecha de vencimiento”. No específica el plazo por el cual tendrá efecto. Y esto, de seguro, suma nerviosismo entre los abogados del sindicato, que por un lado se ven inhibidos de poner en marcha el “operativo retorno” del vetusto gremialista y, por el otro, saben que los tiempos para llevar a cabo esta manganeta tienen fecha cierta de caducidad: el 3 de enero de 2019 se vence el “plazo de gracia” que la Ley de Asociaciones Sindicales concede a Daniele para continuar al frente de cargos gremiales. Y trascartón, numerosas versiones indican no sólo ya que el sindicato difícilmente pueda ser controlado por Beatriz Biolatto, sino que la actual secretaria general del gremio no tiene intenciones de concluir su mandato.



Dejar respuesta