Duelo mestrista en el Concejo por marco para taxis y remises

Ingresará este viernes un proyecto alternativo al del radical Gustavo Fonseca. Ediles de Juntos por Córdoba pretenden que no sólo se haga foco en el servicio del segundo anillo, sino que incluya a más de 5.000 transportistas que operan en la informalidad.



Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

Lucas Balian

El intendente Ramón Mestre prometió regularizar el sistema de transporte en los albores de su gestión. Minimizó la empresa estatal Tamse, licitó el servicio, comprometió a las ganadoras de la compulsa a invertir en unidades cero kilómetro y confeccionó un marco regulatorio. La deuda pendiente fue la prestación del segundo anillo -taxis y remises- que hoy operan con una ordenanza de comienzos del milenio, con correcciones por decreto.
El concejal radical Gustavo Fonseca instaló nuevamente la discusión con la presentación de un nuevo marco para los choferes de los autos verdes y amarillos. El “gancho” fue el posicionamiento en contra de la operación de “transporte remunerado u oneroso de personas en vehículos particulares registrados a través de software de aplicación móvil, página web o medios tecnológicos similares, que tengan por objeto conectar directa o indirectamente a los pasajeros con los conductores”. Concepto que puede traducirse en una sola palabra: UBER. El freno a esta agencia ya había sido anticipado por funcionarios municipales cuando la compañía planeaba su desembarco.
A cambio, los responsables del servicio tradicional deberán cumplir con una serie de requisitos que se traducirían en un mayor confort y seguridad para el pasajero y el conductor. Código de vestimenta, sencillo para dar vuelto equivalente a 10 bajadas de bandera, autos equipados con aire y capacidad de carga de equipaje, la obligación de contar con GPS, son algunos de los puntos de la iniciativa del presidente de la comisión de Servicios Públicos.
El proyecto del edil mestrista, elaborado con miembros de la Secretaría de Servicios Públicos de la Municipalidad, chocó con la resistencia de algunos choferes. Esperables: operan en la ciudad menos de una decena de agrupaciones que los representan, cada una con su interés particular sobre la prestación.
Las observaciones que no se anticiparon fueron la de los compañeros de bancada de Fonseca. El presidente del bloque Juntos por Córdoba, Lucas Balian, y los ediles Lucas Cavallo, Juan Balastegui, Mauricio Casas y Héctor Carranza presentarán este viernes un proyecto de ordenanza que pretende modificar el mismo compendio que Fonseca, la ordenanza 10.270 que regula la circulación de autos de alquiler con chofer.
La iniciativa apunta a actualizar las exigencias y garantías del servicio de taxis y remises a las necesidades reales del servicio. No obstante, pretende dar respuesta a más 5.000 autos de alquiler que operan en la completa informalidad. Uno de los autores, Cavallo, asegura que la cifra no está cerrada, que podían ser más los choferes de autos de lujo, excusiones turísticas o aquellos que trasladan a pacientes crónicos que operan sin la regulación estatal. “Hay choferes que no saben qué tipo de carnet de conducir sacar por el vacío legal”, completó.
Sostienen sus autores que con la creación de un tercer anillo que incluya las categorías citadas se podría, por ejemplo, avanzar en la autorización y entrega de chapas; lograr la formalización de un sector que representa más 10.000 bajadas de bandera diarias y evitar un desgaste normativo (con las repercusiones que implican) al plantear un marco regulatorio de mayor alcance. A su vez, se pretende dar respuesta a los vecinos que viven en zonas alejadas de la ciudad o barrios periféricos.
Será en la comisión que lidera Fonseca el espacio donde se tratarán ambas iniciativas. El debate será interesante por la necesidad de repensar un servicio que cuenta con más de 7.500 coches habilitados, cifra que engorda con los más de cinco millares de transportistas que escapan a la ordenanza vigente.



Dejar respuesta