Basura: Saillen ofrece volver a estatizar parte del servicio

El capo del sindicato de recolectores presentó una propuesta para que el ESOP tome el servicio de recolección en la zona centro de la ciudad. Casualmente, el sector en que Solvi (que viene de la mano de Moyano) presentó la oferta económica más competitiva.



Por Felipe Osman

saillenMauricio Saillen, secretario general del Surrbac, y su hijo Franco, legislador provincial por el kirchnerismo en la Unicameral, presentaron ayer una disparatada propuesta para que el Ente de Servicios y Obras Públicas (ESOP) asuma la prestación de la recolección de residuos en la zona central de la ciudad. Lo hacen, debe resaltarse, cuando el proceso licitatorio se encuentra en su etapa final, y no sólo la propuesta técnica sino también la económica ya han sido conocidas hace tiempo.
Según lo expuesto por Franco Saillen, que obró de vocero del gremio capitaneado por su padre, la oferta fue diseñada por trabajadores afiliados al gremio, y contemplaría la recolección en el micro y macro centro con tres frecuencias diarias; limpieza de plazas, espacios públicos y pegatinas en el mobiliario urbano; limpieza y mantenimiento de toda la superficie del Parque Sarmiento; desobstrucción de bocas de tormenta; contenerización total de la zona, incorporando 800 nuevos contenedores; y levantamiento de restos de podas y escombros.
Esta propuesta demandaría la contratación de 30 nuevos empleados, e incluiría la previsión de la indemnización por cambio de empresa, que tiene por fin respaldar el beneficio estipulado por el convenio colectivo del Surrbac, por el cual los trabajadores deben ser indemnizados cada vez que la administración del servicio pasa de una prestadora a otra. El precio de la oferta, 25 millones de pesos. Aproximadamente 5 millones menos que la propuesta económica más competitiva para la zona centro, presentada por la Ute Solvi-Caputo, por 29,6 millones de pesos.
Al ver esta cifra, cualquiera podría preguntarse cómo hizo Saillen para “multiplicar los panes” y ofrecer un servicio más completo por un precio menor. Pero la respuesta es, sin embargo, sencilla. No hay milagro. El abaratamiento de los costos responde, simplemente, a que el gremialista propone la re municipalización del servicio, que siendo prestado a través del ESOP (ente público) no debería cargar con costos impositivos. El Estado no tributa al Estado.
Así, lo que el Surrbac propone a Mestre es exponerse al extremo, dando marcha atrás con su decisión de privatizar el servicio sin haber logrado llevar a buen puerto la licitación de la recolección. Políticamente esto no sólo sería leído como un error, sino incluso peor: sería visto como un síntoma de debilidad, muy lejana a la imagen de determinación y firmeza que el intendente busca trasmitir a los cordobeses, y justo cuando se aproximan los comicios de 2019. ¿Por qué intenta esto entonces Saillen?
La propuesta formulada por los cuadros técnicos del Surrbac contempla únicamente la zona 2 de la licitación. Es decir, el centro. El sector de la ciudad en que la Ute Solvi-Caputo presentó la oferta económica más competitiva. Y la principal ventaja con que contó este tándem empresario para lograrlo fue, precisamente, que calculó sus costos contemplando el convenio colectivo de Camioneros, en lugar convenio Surrbac. Solvi viene con Moyano. Es probable, entonces, que esta “mágica” oferta de Saillen no sea sino una jugada desesperada ante un regreso de Moyano a Córdoba que preocupa a su antiguo aliado.
Aunque también podría existir una causa cosmética para esta propuesta del Surrbac. La dilación del proceso licitatorio ha obrado, entre sus efectos secundarios, que Mauricio Saillen permanezca demasiado tiempo bajo el foco mediático. Y esto no suele ser conveniente para un dirigente gremial, cuya exposición prolongada a la opinión pública lo complica.
Esta propuesta –probablemente irrealizable- podría entonces ser un intento por recomponer, aun en parte, la imagen del pater familias de los Saillen, mostrándolo como un “buen vecino”, preocupado por cuidar el bolsillo de los cordobeses, y como alguien flexible en sus posiciones, abierto al diálogo con el intendente.
Un rumor vendría a reforzar esta teoría: Saillen habría contratado a una empresa para que lo asesore, ayudándolo a mejorar su imagen.

Estatización
La propuesta del Surrbac de municipalizar el servicio de recolección de servicios lleva ínsito un dilema de larga data. En un comienzo, la estatización de un servicio público puede resultar más o menos provechosa dadas las ventajas impositivas con que cuentan los entes públicos. Sin embargo, como contrapartida debe señalarse que, en la experiencia del municipio, ha existido una marcada tendencia del Estado a multiplicar sus planteles de empleados y obrar una ineficiente gestión de los recursos humanos.
Valga por ejemplo el de la deficitaria y casi desaparecida Tamse, a la cual el propio intendente revocó la concesión de todas sus líneas de colectivos durante su primer mandato, las cuales pasaron a ser gestionadas por el Grupo Ersa y Autobuses Santa Fe.



2 Comentarios

  1. Que espera mestre para ir en contra de la indemnización cada vez que se concesiona el servicio. Un privilegio como los que tienen los de epec que ahora la provincia va a denunciar en su totalidad.

  2. Evidentemente CORDOBA y los CORDOBESES, necesitan “desactivar” a este personaje que como “choncaco” vive de los TRABAJADORES y a su vez ha sido un “activista a sueldo” de POLITICOS INESCRUPULOSOS. Si no se reacciona a tiempo, el armado SISTEMICO de su organización terminará atentando contra los VECINOS DE CORDOBA. ¡Basta de estos personajes que desde un sindicato se abren en un montón de negocios colaterales que terminan condicionando hasta los gobiernos! No es suficiente el argumento de: “es hábil para negociar salarios y condiciones laborales para los afiliados”. Ese es el primer paso para tener una “fuerza de choque”. ¿Acaso se están fomentando “brigadas” desestabilizadoras acaso? Los ejemplos de Moyano, Milagro Sala, cunden como forma de “grupo de presión” con “militantes activos”.

Dejar respuesta