Urbanizar villas, otro paso de UPC para sumar en Capital

Por directivas del propio gobernador Juan Schiaretti, el peronismo busca imprimirle su sello no sólo a obras de envergadura como el cierre del anillo de Circunvalación sino también a trabajos que –dicen- debería hacer el municipio y no los hace.



Por Yanina Soria
ysoria@diarioalfil.com.ar

Días antes de que el oficialismo sancionara en la Legislatura de Córdoba el proyecto de reforma electoral, el gobernador Juan Schiaretti reunió en el Panal al bloque de legisladores de UPC y a su equipo de funcionarios con un doble propósito: blindar las iniciativas, y asegurarse de que la estrategia con fecha en el ´19, se cumplirá tal cual está previsto.
En esa misma ocasión, también hubo lugar para claras referencias al plan reeleccionista: habló de unidad y cerró filas con el delasotismo (de hecho, varios legisladores que tributan al ex gobernador hicieron uso de la palabra); le pidió a sus ministros con presencia territorial reforzar el trabajo en sus respectivos departamentos haciendo llegar a cada cordobés los distintos programas y planes que impulsa el Gobierno; y además, le dijo a los presentes que está conserva buena imagen en la capital cordobesa.
Cierto es que, sin descuidar el interior provincial, la ciudad de Córdoba aparece resaltada con flúor en la hoja de ruta diagramada por el peronismo rumbo a las elecciones del año próximo. De hecho, el PJ Capital trabaja ya sobre claros lineamientos pero bajo un sólo lema: Schiaretti, gobernador 2019.
Sobre ese riel prioritario se están moviendo los dirigentes justicialistas, incluso aquellos que tienen proyectos personales con parada final en el Palacio 6 de Julio. La idea de hacer un barrido y no dejar un solo rincón de la ciudad sin visitar, fue una de las consignas que se escuchó semanas atrás en una reunión de la mesa de trabajo ampliada, comandada por la ahora diputada nacional Alejandra Vigo.
Sin embargo, en los últimos días, fue el propio gobernador Schiaretti a quien se lo vio jugar fuerte en los barrios de la ciudad. Su presencia en las distintas barriadas muestra la decisión de UPC de preservar el voto que el oficialismo ya tiene, pero sobre todo apunta a cazar nuevas voluntades.
“Tenemos que hacerle saber a los vecinos quiénes hacen las obras en la ciudad”, repite, palabras más palabras menos, el jefe del PJ cordobés frente a los suyos cada vez que puede.
La pelea por la autoría de los trabajos en el principal departamento provincial donde el peronismo no gobierna desde hace casi dos décadas, y que es propia de los tiempos electorales, se adelantó. Muestra de ello es que el fin de semana, mientras Schiaretti dejaba inaugurado el alumbrado público en Villa Boedo y Villa Bustos, desde la Municipalidad de Córdoba, Marcelo Cossar denunciaba que estaba inaugurando un trabajo que realizó la gestión de Ramón Mestre. Mientras le pedía que invierta tiempo “en algo más que no sea hacer trampa”. Así de virulenta está la guerra entre UPC y Cambiemos en Córdoba.
El oficialismo provincial quiere imprimirle su sello no sólo a obras de envergadura como el cierre del anillo de Circunvalación sino también a trabajos que, dicen, debería hacer el municipio y no los hace, entre ellos mencionan, pavimentación de calles, cloacas, desagües y alumbrado público.
Por eso, el nuevo paso con el que UPC pretende sumar en Capital es la urbanización de asentamientos precarios. Subsanado el cortocircuito de hace unos días con la Nación por el incumplimiento en el envío de fondos para transformar villas en barrios, y luego de que la Provincia saliera a decir que se haría cargo de ese compromiso, Schiaretti asumió las riendas del asunto.
Así, el mandatario cordobés ya asistió a Villa La Tela, Villa Inés, a sectores del Trébol y Campo de la Ribera, por ejemplo, para anunciar en cada uno de esos sectores una mega inversión para dotarlos de infraestructura básica. El fin de semana estuvo en Comunidad Renó donde anunció obras para el abastecimiento de agua potable, red vial, desagües pluviales, cordón cuneta y alumbrado público.
Lo cierto es que estas acciones son una nueva vitrina desde donde UPC busca fortalecer el trabajo territorial, capitalizar sus programas y fidelizar el voto con un segmento de la sociedad que no mira con malos ojos al presidente Mauricio Macri.
Por eso, en cada escenario que se monta en estos lugares, Schiaretti aparece junto a quienes, además de ser funcionarios, son también una porción muy activa del PJ Capital. Entre ellos, su esposa, la diputada Alejandra Vigo, jefa política del PJ en la ciudad de Córdoba; también Paulo Cassinerio, parlamentario nacional y dirigente capitalino; o Raúl La Cava, secretario de Políticas Sociales y activo referente en la estructura local del justicialismo, entre muchos otros.
“Es una gran alegría que sigamos invirtiendo en urbanizar asentamientos. Siempre digo que nuestro trabajo termina cuando las familias tienen las escrituras, porque, cuando se convierten en propietarios, deja de ser un asentamiento y se transforma en un barrio”, resumió el gobernador el fin de semana frente a los vecinos de Comunidad Renó.



2 Comentarios

Dejar respuesta