Gonella sumó un procesamiento por violación de secretos

El fiscal estuvo rebelde hasta noviembre del año pasado. Se apersonó ante Bonadio luego de la renuncia de Gils Carbó. Al dictar la medida, el juez destacó que se le cursaron siete llamados a indagatoria y que no podría haberlos evitado “sin la anuencia y protección” de la ex procuradora.



La influencia de Justicia Legítima se desvaneció y dejó sin blindaje a la parte de la tropa que le debe explicaciones al Poder Judicial.
El proceso de decadencia del grupo que durante años promovió la “kirchnerización” de los operadores y difundió eslóganes propios de una agrupación partidaria y no de una académica comenzó hace tiempo. Antes del cambio de Gobierno, las burdas maniobras que derivaron en que militantes que ocupaban puestos de bajo rango pasaran de golpe a ser jueces o fiscales o a ocupar cargos en las altas esferas del Ministerio Público Fiscal quedaron en evidencia.
Uno de los ejemplos emblemáticos es el de Carlos Gonella, quien concursó en Formosa pero fue enviado a Córdoba y luego llegó a la Procelac sin antecedentes académicos de peso y sin tener nada escrito sobre criminalidad económica.
La movilidad récord de la carrera del cordobés quedó en evidencia en el 2014, cuando quedó procesado por prevaricato, por su actuación irregular en “La ruta del dinero K”.
La detención de Lázaro Báez, en abril del 2016, complicó su situación. Días después del encarcelamiento del patagónico, cuando la Cámara Federal se negó a liberarlo no olvidó citar a Gonella, destacando que omitió incluirlo en el dictamen que presentó apenas comenzó el proceso y que no impulsó la producción de prueba alguna dirigida a esclarecer el origen de su inmensa fortuna.
Gonella ya estaba en la mira judicial por amputar de la instrucción los temas sensibles para el titular de Austral Construcciones, pero las novedades en el expediente lo expusieron más y tuvo abandonar su cargo en la Procelac.
El ciclo de Justicia Legítima llegó a su fin con las renuncias de Alejandra Gils Carbó y de María Laura Garrigós de Rebori, otrora titular de la entidad, que hace dos meses dejó su puesto como camarista del crimen para jubilarse.
El miércoles, el prontuario de Gonella se engrosó. El juez Claudio Bonadio lo procesó como presunto autor de violación de secretos y abuso de autoridad. La misma suerte corrió el agente Emilio Guerberoff.
Los hechos ocurrieron a principios del 2014, cuando mediante su cuenta de twitter el fiscal difundió detalles de una investigación por supuesto lavado vinculado con narcotráfico y la jueza de Instrucción María Gabriela Lanz (por entonces pareja del empresario Valentín Temes Coto, condenado a 20 años de prisión por contrabando agravado en la causa “Manzanas Blancas”) y nombrada por los agentes, los denunció.
Entre otros argumentos, Lanz le atribuyó su imputación a una “venganza” ya que, como magistrada, confirmó la investigación de José María Campagnoli en contra Báez.
Cabe recordar que el intento de Campagnoli casi le cuesta el cargo. En el 2013, fue suspendido a instancias de Gils Carbó. Meses después, durante el jury, Lanz respaldó la actuación del funcionario al contestar por escrito las preguntas que le envió el tribunal que, sin éxito, lo enjuició por mal desempeño. En esa oportunidad, contradijo la versión de la acusación; es decir, que manipuló un expediente para avanzar sobre Báez, el cargo más grave que pesaba sobre él.
A Campagnoli se le atribuyó haber cambiando el objeto procesal de una causa en contra del financista Federico Elaskar para investigar al allegado a la ex familia presidencial. No obstante, después del fallido intento de remoción que motorizó Gils Carbó, las pruebas de esas actuaciones fueron incorporadas a “La ruta del dinero K”.
A fines del 2014, Bonadio declaró al cordobés en rebeldía, le prohibió salir del país y le reclamó a la procuradora que pusieran en marcha los mecanismos de remoción pertinentes para lograr su comparecencia compulsiva.
Resolvió en ese sentido luego de leer un escrito en el cual el defensor de Gonella sostuvo que iba a presentarse recién cuando quedaran firmes las resoluciones sobre su recusación y la nulidad de su llamado indagatoria. El magistrado estimó que se agotaron las opciones y razonó que Gonella se resistía al proceso con “mala intención”.
A fines del año pasado, el cordobés decidió comparecer. Se trasladó a Comodoro Py escoltado por abogados del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y afirmó que demoró en apersonarse ante Bonadío, quien lo convocó en reiteradas oportunidades, debido a que cuando le prohibió salir del país lo querelló y eso produjo una “circunstancia de violencia moral extrema” para ejercer su derecho de defensa.
Durante los años que el agente se tomó para comparecer recibió varios fallos adversos. Pese a que no prosperaron las alegaciones de sus letrados sobre temor de parcialidad o enemistad manifiesta con el juez, entre otras, recién viajó a Buenos Aires cuando Gils Carbó renunció.
En el fallo que dictó hace pocas horas, Bonadio destacó que Gonella y Guerberoff publicaron información de una pesquisa incipiente, en la que nadie había sido llamado a indagatoria, y que afectaron la la intimidad de Lanz, quien a raíz de las publicaciones de los encartados fue denunciada ante el Consejo de la Magistratura.
“Lo reprochado es la revelación de datos de un expediente recientemente iniciado, al que tuvieron acceso única y exclusivamente por el ejercicio de sus cargos”, detalló.
Paralelamente, resaltó que la demora en el avance de la causa fue consecuencia del estado de rebeldía que durante tres años mantuvo Gonella, quien había sido declarado en esa condición en diciembre del 2014 y compareció en noviembre del 2017.
Finalmente, enfatizó que le cursaron siete llamados a indagatoria y que el fiscal K no podría haberlos evitado “sin la anuencia y protección” de Gils Carbó.



1 Comentario

  1. En la medida que no haya una aceleración en los procesos contra los RESPONSABLES PUBLICOS DE ADMINISTRAR JUSTICIA, no habrá cambios de FONDO. Es momento de que los PROCESOS deben ser mucha mas ejecutivos con FUNCIONARIOS JUDICIALES que con cualquier ciudadano. Si NO se marca DIFERENCIA EN EL EJERCICIO DE LAS RES-PON-SA-BI-LI-DA-DES, todo puede quedar en POLITIQUERIA de baja estofa y la INSTITUCION JUDICIAL gravemente afectada. Es la JUSTICIA que debe hacer JUSTICIA POR SI MISMA, de ello depende su credibilidad y VIGENCIA INSTITUCIONAL.

Dejar respuesta