Municipio pedirá intervención de Triaca

Fuentes oficiales confirmaron la renuncia de Beatriz Biolatto a la Secretaría General del sindicato municipal. Además, la mayoría de la Comisión Directiva también habría dimitido y el órgano estaría a un paso de perder el quórum. La arriesgada maniobra apunta a posibilitar un nuevo mandato de Daniele y deja al gremio en peligro de ser intervenido.



Por Felipe Osman

municipioAnte la masiva renuncia de integrantes de la Comisión Directiva del sindicato municipal, y mientras aún no hay precisiones acerca de la existencia o no de quórum en dicho órgano, la autoridades municipales pedirán intervención al Ministerio de Trabajo de la Nación, para que asesore al municipio en esta singularísima situación.
La Ley de Asociaciones Sindicales prescribe que la acefalía del cuerpo que tenga a cargo las funciones de conducción, es un supuesto para la intervención del gremio. El estatuto del Suoem, por otro lado, dispone de un remedio legal de dudoso alcance para evitar la irrupción de las autoridades nacionales en estas circunstancias.
Ayer siguieron tomando fuerza versiones que indican que Beatriz Biolatto, Secretaría General del sindicato, y la mayoría de los integrantes de la Comisión Directiva del Suoem, ya habrían firmado sus renuncias al órgano directivo del sindicato.
Al cierre de esta edición, y según informan funcionarios del Palacio 6 de Julio, diecinueve miembros del cuerpo directivo –entre ellos, Biolatto- ya habrían dimitido de sus cargos. De hecho, la secretaria general habría sido la primera en hacerlo.
Además, también habrían abandonado sus puestos la totalidad de los miembros de la Comisión Revisora de cuentas y de otros nombres que no integran de la Comisión Directiva.
Tomando en consideración que esta última está integrada por veinte representantes, más diez suplentes, bastaría sólo una renuncia más para que el órgano quede sin quórum. Así, la acefalía indicada por la Ley de Asociaciones Sindicales existiría, y el Ministerio de Trabajo de la Nación podría intervenir.
No obstante, es necesario señalar que la misma norma prescribe que sólo habrá intervención “En caso de que en (…) los estatutos de la asociación de que se trate (…) no se haya previsto el modo de regularizar la situación”.
El estatuto del Suoem señala, en su artículo 25, que en caso de renuncias en la Comisión Directiva que la dejen sin quórum, los renunciantes no podrán abandonar sus cargos y subsistirá su responsabilidad hasta la constitución de la nueva Comisión Directiva, que se realizará en la forma prescripta por el estatuto para la elección de autoridades, y dentro de los treinta días de quedar sin quórum.
Pero, ¿puede un estatuto poner en cabeza de los integrantes de la Comisión Directiva la obligación de permanecer en sus cargos? Más aún, teniendo por cierto que consintieran en permanecer ¿puede esta “obligación”, impuesta por el estatuto de un sindicato, obstar a que se configure el supuesto de una intervención del Ministerio de Trabajo de la Nación prescripta por la Ley de Asociaciones Sindicales?
Éstas son las interrogantes que motivan el pedido de asesoramiento que el municipio cursará ante la cartera de Triaca. Y son, además, las dudas que más preocupación causan dentro del propio Suoem. Ilustrémoslo con un ejemplo.
Ayer circulaba un audio entre varios delegados del Suoem, que habría enviado Raúl “Chiquito” Fernández desde la escribanía en que se tomaban las renuncias. En él, se escuchaba la voz de “Chiquito” -segundo al mando en el gremio- decir: “Todos los radicales (que integran la Comisión) ya firmaron. Hay un montón de riesgos, ¿no? Pero los radicales tienen la cara más larga que alpargata del doce”.
Todo esto vendría a poner fin al constante estado deliberativo en que los directivos del Suoem permanecieron las últimas semanas, balanceando pretensiones personales y sectoriales, y midiendo los riesgos del salto al vacío al que Rubén Daniele los ha “invitado” a participar. Y abre, por contraparte, una verdadera caja de Pandora. Nadie sabe en que podrá resultar esta nueva treta del gremialista para ir por un nuevo mandato. Al parecer, 33 años al frente del sindicato no le han bastado.
Particularmente llamativo resulta que esta arriesgadísima maniobra parecería no tener otro fin que el de satisfacer una ambición personal del histórico “capo” de la lista Verde: ganar la pulseada que el intendente Ramón Mestre inició cuando decretó el estado jubilatorio del “agente Daniele”, promediando el 2017.
Fuera de estas motivaciones, exclusivamente simbólicas, y motorizadas por el ego del gremialista, que prometió ser él quien despediría a Mestre de la Municipalidad cuando el intendente concluyera su mandato, no parecen existir otras.
Tal vez, sólo una. Durante su campaña electoral, Biolatto prometió que su candidatura no sería meramente testimonial, y que – a pesar de contar siempre con la permanente asistencia de Daniele- sería ella quien tomaría el timón del gremio. Pero nadie que conociera de cerca la zigzagueante forma de proceder de Daniele tuvo estas declaraciones por ciertas. Actualmente, múltiples versiones señalan que Biolatto dice estar agotada de ejercer sus funciones –lleva sólo tres meses en el cargo-, y que habría dado un ultimátum a Daniele para que preparara el terreno para renunciar a la conducción.



1 Comentario

Dejar respuesta