Massei, con Avilés en el recital de Phill Collins

El periodista –vecino de barrio Alta Córdoba- buscaba estacionamiento al llegar a su casa después del trabajo. Algo molesto por no encontrar ningún espacio por la invasión de fanáticos que se acercaron a la cancha de Instituto para ver a Phill Collins, apenas si se percató de la presencia de su informante del Panal cuando éste le tocó el vidrio de la ventanilla.

Periodista: ¿Usted? ¿Qué hace por acá? Dígame que ese es su auto y vino a sacarlo de la entrada de mi garaje.

Informante del Panal: Ja, ja. No, no es el mío. Pero no se ponga nervioso, el recital está terminando y seguro ya aparece el dueño y se lo lleva.

P.: Menos mal… ¿Qué anda haciendo por acá?

I.P.: Vine a ver el espectáculo, pero me fui un ratito antes para escaparle al embotellamiento…

P.: ¿Y, cómo estuvo el show?

I.P.: Bárbaro. No se lo quiso perder nadie.

P.: No me diga… ¿A quién se cruzó?

I.P.: Al lado mío estaba sentado Lucas Balián, presidente del bloque Juntos por Córdoba en el Concejo.

P.: Con razón… ayer lo estuve buscando y no me atendió el teléfono… ¿y quienes más?

I.P: Antes del show estuvo el intendente Ramón Mestre con Phill, parece que le regaló la llave de la ciudad. Pero lo mejor, no sabe a quienes me crucé cuando fui a la barra a pedir una gaseosa en el entretiempo…

P.: No se haga el misterioso

I.P.: Al ministro de Gobierno, Carlos Massei, abrazado con Esteban Avilés, sacándose una foto. ¿Qué me dice?

P.: Y bueno, Massei es el principal operador político del gobierno provincial… Me imagino que con la reforma electoral lo estarán entusiasmando a Avilés con que se presente para gobernador y sope una banca en la legislatura, jugando por fuera de Cambiemos…

I.P.: Y bueno, ya terminará el carlospacense de deshojar la margarita… Si se entera de algo usted, me avisa.

P.: Como siempre doctor, ahora métale que ya dejó de sonar la música y se le viene el malón. ¡Hasta pronto!