Histeriqueo K con UPC (ahora, berrinche de Carro)

La posición del gobernador Juan Schiaretti de impulsar la unidad del PJ nacional sin CFK, generó reacciones en el campo nacional y popular cordobés. Sus máximos referentes coquetean con saltar a UPC pero al mismo tiempo critican al schiarettismo.

Por Yanina Soria
[email protected]

CarroEl 2018 asoma como el escenario propicio para que los actores de la política experimenten nuevos acercamientos y ensayen acuerdos con la mira puesta en el año electoral.
Por ese camino se conducen las principales fuerzas políticas de Córdoba que buscarán consolidar sus estructuras a lo largo de estos meses para llegar robustecidos al `19 y achicar el margen de error una vez frente a las urnas. Por eso, todo indica que éste es el momento indicado para probar, diagnosticar y, eventualmente, equivocarse.
El peronismo cordobés bajo la conducción de Juan Schiaretti inició ese camino ni bien concluyeron las legislativas de octubre. Tras el cachetazo que le dio Cambiemos y su imposición electoral en casi todo el territorio provincial, Unión por Córdoba (UPC) se vio obligado a desperezarse y a leer las señales de alerta que se dispararon en la última elección. Más allá de los matices que se le buscó imprimir a la derrota, la realidad es que la fuerza que lidera el presidente Mauricio Macri llegó para quedarse en suelo mediterráneo. Ahora, los aliancistas locales van por todo y los principales cañones apuntan a desterrar al peronismo del poderío provincial.
Con ese horizonte en claro, el jefe político del PJ cordobés busca sumar nuevos sectores al oficialismo resumido hoy en UPC. El schiarettismo salió a seducir a dirigentes del kirchnerismo cordobés algunos de los cuales, por convencimiento o instinto de supervivencia, ya son parte de la formación del justicialismo y ahora tributan para el proyecto provincial.
Pero la carta de pases sigue abierta y ya hubo algunos guiños de los máximos referentes del kirchnerismo local ahora contenidos en el Frente Córdoba Ciudadana. Hace unos días, el legislador provincial y referente de La Jauretche, Martín Fresneda, en diálogo con La Nueva Mañana reconoció que el diálogo con el peronismo cordobés está abierto. “En Córdoba estamos en una etapa de diálogo, me estoy juntando con intendentes de la provincia y con altos dirigentes del peronismo, cada uno elige después cuáles serán las formas, empezamos mucho antes de lo que muchos piensan”, dijo.
Luego, en la misma línea discursiva se movió el diputado nacional y sindicalista, Pablo Carro, quien además de admitir acercamientos con el PJ consideró correcto comenzar a “tender puentes” con otros sectores.
A esas declaraciones públicas se le sumó la foto que semanas atrás se sacó la diputada nacional y referente de La Cámpora, Gabriela Estévez, con la hija del ex gobernador José Manuel de la Sota, la concejala Natalia, y que ambas se mostraron interesadas en difundir públicamente.
Estos gestos, hacia adentro del peronismo y también hacia adentro del propio kirchnerismo, son leídos como la fase previa a un pase definitivo.
Sin embargo, en el FCC esta situación genera posiciones encontradas: de un lado, quienes se muestras abiertamente más proclives a construir con el PJ (en esa línea se ubica Fresneda, por ejemplo); y del otro, los que se oponen rotundamente a quedar cooptados en UPC. Quienes se alinean en esta última alternativa, consideran necesario incluso pensar en una lista propia para el 2019.
Después de que los gestos arriba señalados tomaran estado público, se aclaró puertas adentro que las afirmaciones que se hagan y decisiones que puedan tomar los referentes K, corren por cuenta de ellos, que de ninguna manera representan al colectivo que integra el FCC y mucho menos significa que el acuerdo esté sellado. En todo caso, de concretarse esas migraciones, serán a título personal y, como mucho, en nombre de la línea interna que representan dentro del campo K.

Pataleo
Sin embargo, después de que el gobernador Juan Schiaretti afirmara que avizora un futuro para el PJ Nacional sin la presencia de Cristina Fernández Kirchner, en Córdoba comenzó el pataleo K. “No somos una fichita más en el tablero electoral de algún operador de escritorio”, disparó el diputado Carro ayer.
“Qué rara que es la unidad que pregona el gobernador Schiaretti. Para él la unidad del peronismo es posible siempre y cuando se deje afuera a uno de los sectores más importantes. Por suerte el peronismo de Córdoba es mucho más que el capricho de un dirigente”, se quejó. “Hay algo en lo que estamos empatados con el gobernador: a él no lo expresa el kirchnerismo y a nosotros no nos expresa el schiarettismo. No estamos discutiendo que espacio nos contiene más o menos. El debate es ¿Le queremos ganar a Macri o queremos ayudarlo a ganar?”, dijo el mismo que días atrás consideró bueno tender puentes de diálogo con sectores del peronismo y dejó entrever la posibilidad de un acercamiento.
Por su parte, Estévez también se refirió ayer a los dichos del gobernador cordobés y vía twitter señaló: “Para ganar hay que dejar de reciclar recetas Cavallo bailando al ritmo de Macri. Los peronistas tenemos la obligación de acercar posturas entre quienes queremos el bienestar del pueblo. #Hay2019”.