Abogados aferrados a los viejos usos

El desarrollo de nuevas herramientas para los ciudadanos es imparable. Aunque desde hace tiempo hay aplicaciones disponibles en el país para controlar más la gestión de los letrados, el lanzamiento de “Quickvorcio” en Córdoba generó una fuerte reacción.

abogadosEn un contexto en el cual las personas amplían cada vez más el conocimiento sobre sus derechos y toman medidas para protegerlos, la presentación de la aplicación para celulares de descarga gratuita “Quickvorcio” generó una fuerte reacción entre los letrados del foro local.
Aunque los creadores del sistema tomaron precauciones para que los interesados en consultarlo tengan en claro que no podrán recuperar la aptitud nupcial vía Internet, las repercusiones de la novedad pusieron en evidencia, una vez más, la resistencia de los actores del sistema de Justicia para adaptarse a los cambios, así como su escaso nivel de registro de las necesidades de sus clientes.
Por los enfáticos reclamos de los litigantes, el Colegio de Abogados de Córdoba difundió un duro comunicado en el cual sostuvo, entre otras cosas, que la app “constituye un método o una herramienta impropia de captación de clientes”.
Luego, la entidad inició acciones legales en contra de los desarrolladores de QuickVorcio, Diego Gordillo y Leandro Vettulo, con el fin, según sostuvo, de neutralizar los daños causados, impedir que se agraven los ya ocasionados y evitar que se generen nuevos perjuicios.
La aplicación no es muy sofisticada. Básicamente, permite enviar información y propicia una comunicación más fluida entre el profesional y el cliente, para agilizar el trámite de divorcio dándole más control sobre la gestión de su expediente.
Entre otras prestaciones, posibilita que haya definición y claridad sobre un aspecto clave que desvela a los justiciables: los honorarios.
Sin embargo, para el colegio, que los ciudadanos tengan a disposición en un menú campos virtuales como “Chatear con abogado”, “Estado del Divorcio” o “Modificar Datos” perjudica tanto los intereses los letrados como la competencia entre colegas.
Al margen de que en el caso pueda configurarse un supuesto de publicidad engañosa o algún tipo de falta -algo que deberá determinar la Justicia-, a nivel global hay experiencias exitosas de plataformas que ofrecen prestaciones on line y reducen los costos de intermediación en la prestación de determinados servicios. La abogacía no podrá escaparse mucho tiempo más de esa realidad. No hay vuelta atrás y el sector deberá comenzar a analizar cómo se acomoda.
De hecho, la era de Internet ya generó muchos cambios y Google se convirtió en una herramienta de consulta usual. Así, quienes acuden a abogados ante determinados problemas llegan a los estudios con alguna noción sobre cómo deberían proceder.
El punto de vista de los letrados sobre el desarrollo de Gordillo y Vettulo también llama la atención porque la modalidad que ofrece QuickVorcio no es nueva: en enero del 2016 se lanzó en Buenos Aires la aplicación “Asesoría Legal”, que ofrece ayuda inmediata sobre temas jurídicos cotidianos, como choques, multas, robos, detenciones y despidos, permitiendo el contacto directo con abogados para una rápida resolución de problemas.
También ofrece un menú para localizar comisarías y hospitales a través del posicionamiento del teléfono vía GPS e incluso una calculadora de niveles de alcoholemia.
Fue diseñada por los abogados penalistas Gabriel Iezzi y Victor Varone. Cuando la presentaron, detallaron que sus usuarios acudían al sistema por varias razones, como la inexistencia de un letrado en su red de contactos primarios, la falta de recursos económicos para costear uno y, especialmente, porque hay mayor conciencia entre los ciudadanos sobre sus derechos y una menor tolerancia a que sus garantías sean atacadas.
En tanto, el año pasado un grupo de abogados porteños creó un sitio en Internet que instruye a la gente cómo defenderse y evitar el pago de multas. La página web proveé asesoramiento legal. Para ello, el interesado debe completar una ficha y enviar la consulta para que los técnicos legales comiencen a trabajar. A cambio, el estudio exige un pago de entre el 20 y el 30 por ciento de lo que el cliente ahorre, siempre y cuando logre resultados.
El mundo jurídico ya no puede desconocer que la irrupción de tecnologías que facilitan la vida cotidiana de las personas es imparable. En Córdoba, QuickVorcio, con pocas semanas en la tienda virtual, ya tuvo cerca de dos mil descargas, y Gordillo y Vettulo anunciaron que empezaron a trabajar en una nueva app, que estará enfocada en aspectos legales del mercado laboral.