Para Schiaretti, “hay 2019” pero sin kirchnerismo

El gobernador de la provincia criticó duramente la cumbre peronista realizada en la provincia de San Luis. Afirmó que el PJ puede ganar las próximas presidenciales si supera la etapa liderada por Cristina Fernández. Contacto con dirigentes santafesinos.

Por Marcos Duarte

La célebre inclinación kirchnerista al consignismo tuvo una nueva manifestación durante la cumbre realizada la semana pasada en la provincia de San Luis. “Hay 2019” fue la expresión predilecta de los dirigentes que concurrieron a la reunión denominada “Encuentro de la Militancia” que fuera convocada por Alberto Rodríguez Saa.
En realidad, la frase se remonta a los últimos meses del año pasado. En ese momento, los referentes del sector más próximo a Cristina Fernández la utilizaron como respuesta a quienes, según ellos, pronosticaban que el peronismo no tenía chances de triunfo en las próximas presidenciales y, por lo tanto, debía poner la mira en el 2023.
Los principales operadores de este sector acusaban, entre otros, a Juan Schiaretti de ser los abanderados de esta tesis derrotista. De esta manera, buscaban fortalecer su posición interna en el proceso de reordenamiento interno que iniciaba el universo peronista.
Luego de la cumbre puntana, el cordobés parece haber lanzado la contraofensiva en la batalla de posiciones que mantienen los sectores enfrentados del justicialismo. En respuesta a las acusaciones veladas que lo tuvieron como principal objetivo, aseguró que el peronismo puede ser competitivo electoralmente solo si da por concluida la etapa kirchnerista.
En una visita a Pueblo Italiano, el gobernador cargó duro sobre la convocatoria de su colega puntano. “Yo he dicho claramente que a mí el kirchnerismo no me expresa. Como en San Luis había expresiones del kircherismo no correspondía que nosotros estuviéramos como peronismo de Córdoba”, señaló Schiaretti en referencia al protagonismo que tuvieron dirigentes como Agustín Rossi y Axel Kicilloff. El único representante cordobés fue el diputado nacional Pablo Carro, electo por la lista de Unidad Ciudadana.
De esta manera, graficó el límite que debe tener, según su criterio, la reconstrucción del Partido Justicialista en la coyuntura actual. El mandatario cordobés participa, junto a varios colegas, de un espacio que gusta en denominar “peronismo republicano y federal”.
En ese espacio, Schiaretti tiene peso político propio por ser el justicialista que gobierna el distrito más populoso y porque puede exhibir un pasado reciente de oposición al gobierno de Cristina Fernández. Al mismo tiempo, es sindicado por los sectores más ortodoxos del kirchnerismo como uno de los referentes más cercanos al gobierno nacional.
En relación las expectativas electorales del justicialismo, el gobernador retrucó la chicana que lanzaron varios de los dirigentes reunidos en San Luis. “El peronismo tiene posibilidades de ganar en la elección del año que viene. Lo que precisamos para poder hacerlo es ser una alternativa que merezca el apoyo de todos los argentinos y dejar atrás el kircherismo porque es una etapa que está agotada”, afirmó en su visita a la localidad del departamento Unión.
Además, aseguró que su opinión es compartida por sus colegas que integran la liga de gobernadores peronistas. Uno de los datos más relevantes de la cumbre puntana fue la ausencia total de mandatarios provinciales con la excepción del anfitrión, Alberto Rodriguez Saa, quien tiene una posición cercana a los dirigentes del kirchnerismo.
Los principales armadores del peronismo de los gobernadores planean una serie de encuentros provinciales para demostrar fuerza territorial en la interna. Miguel Pichetto y Carlos Caserio son los organizadores de una primera reunión a realizarse en Gualeguaychí a principios de abril.
Por su parte, Schiaretti mantiene contactos discretos con referentes del peronismo de todas las provincias. En los últimos días tuvo un contacto con Pablo Corsalini, intendente de la ciudad de Pérez y representante de los jefes comunales justicialistas santafesinos. La resolución final de la puja en el justicialismo seguramente tendrá lugar el año que viene. Mientras tanto, cada sector desarrolla un proceso de acumulación. Todos lo hacen en nombre de la unidad, que dependerá, fundamentalmente, de quien la conduzca.



2 Comentarios

  1. ¿Qué es el Kirchnerismo? En 2003 la propia Cristina Fernández decìa en Paris: «YO NO SOY PROGRE, SOY PERONISTA» https://www.lanacion.com.ar/549086-cristina-kirchner-no-soy-progre-soy-peronista
    En Agosto del 2014 la misma Cristina, decía: «A MI IZQUIERDA LA PARED» https://www.lanacion.com.ar/1718909-cristina-kirchner-y-una-de-sus-frases-de-un-discurso-polemico-a-mi-izquierda-esta-la-pared.
    Mas cerca en el tiempo en su campaña televisiva en 2017 dijo a Luis Novaresio «NO SOY DE IZQUIERDA, SOY PERONISTA» y en otra entrevista. «EL KIRCHNERISMO NO EXISTE, NESTOR DECIA QUE ESA ERA UNA FORMA DE BAJARLE EL PRECIO AL PERONISMO». Por lo expuesto, ¿Como es que los SEGUIDORES DE CRISTINA Y EL KIRCHNERISMO, continúan con su predica progresista y de izquierda, cuando la MISMA «JEFA» niega esas condiciones?. ¿Donde está el limite entre la CONVICCION Y LA ACTUACION por conveniencia? Evidentemente Schiaretti, SI tiene en claro que estamos ante el fin de un «experimento» dialéctico que intentó desplegarse por Latinoamerica bajo la versión hibrida del Socialimos del siglo XXI mas las teorias extemporaneas de Laclau bajo la perimida mirada de grandes pensadores (para su tiempo) como Gramsci, pero….¡OTRO MUNDO TOTALMENTE DIFERENTE AL ACTUAL! Eso si «El Gringo» va a tener que pedirle a «La Ale Vigo» que la corte con su sobreactuación «progre» para ganarse las huestes K

Dejar respuesta