Comupro, el nuevo botín de expectables PRO

De cara a las elecciones de 2019, la liga de intendentes macristas genera más interés que el partido.

Por Yanina Passero
[email protected]

Los intendentes serán los protagonistas de la política cordobesa de este año. Sobre ellos recaerán los instructivos con la estrategia electoral y la responsabilidad de la movilización territorial, alma de toda campaña. Pero su papel más importante lo desempañarán en la discusión que mantienen radicales y macristas con el Gobierno de la Provincia por un incremento de las partidas coparticipables.
En sus planteos y acciones quedará registrado el calibre de la disputa. Unión por Córdoba acusa al radical Ramón Mestre de aprovechar su liderazgo en el Ente de Intendentes Radicales con el objetivo de instalarse como principal opositor, con la mira puesta en su próximo objetivo político, la elección provincial de 2019. El planteo judicial es una de las opciones más escuchadas por los operadores del centenario partido y la Municipalidad de Córdoba.
Los macristas –nucleados en la Comupro- no tuvieron más remedio que exprimir al máximo la instancia de diálogo que propone la mesa Provincia-municipios, liderada por el ministro schiarettista, Carlos Massei. La moderación fue la recomendación que recibió el intendente de Oliva, Oscar Tamis, en su primera visita oficial a la Rosada como titular del organismo. Más tarde, pusieron en circulación un proyecto de “consenso fiscal municipal”, apartándose de la tenacidad radical a la hora de abordar el conflicto.
Cierto es que la negociación recién comienza y no han surgido indicios en la Mesa (o externos) que permitan anticipar que la pulseada no terminará pronto. Por el contrario. Hay quienes arriesgan que marcará la agenda del 2018 la pelea por los recursos que derraman por el acuerdo que actualizó el Fondo del Conurbano.
En ese contexto, lograr el beneplácito de los intendentes amarillos asoma como un objetivo jugoso para los dirigentes con intereses electorales en el corto plazo. La Comupro que dirige Tamis se configura como un botín electoral más apetecible que la propia estructura del PRO Córdoba. Para muchos, la base del macrismo local quedó fagocitada por rivalidades internas que requerirán el esfuerzo de su presidente, Darío Capitani, para compaginar la realidad del espacio con el desafío que se impuso sobre sus espaldas la noche del duelo entre Mauricio Macri y Daniel Scioli.
El legislador que tomó la posta de Javier Pretto ya había oficializado la importancia de la Comupro en sus planes de reorganización partidaria. Levantar el perfil de dirigentes del interior cordobés y montar encuentros regionales planificados para dinamizar el partido, son dos de los objetivos centrales del hombre que quiere gobernar Villa María. El objetivo: fortalecer el partido para protagonizar las próximas citas a las urnas.
Además de intendentes, Capitani apuntó la mira en los concejos deliberantes. El sábado pasado, el referente macrista les pidió a más de 40 ediles “un mayor esfuerzo de cara a la gente de cada uno de los pueblos que ellos representan” y “una mayor definición y protagonismo como actores políticos en cada uno de sus lugares en el marco del Pro Córdoba para desarrollar un mejor trabajo territorial”.
Hasta allí, un proceder esperable de un hombre que debe erigirse en el articulador de un partido de ambiciones grandes. Pero han puesto el ojo en la Comupro otros actores del macrismo que no han hecho más que alimentar una interna partidaria que estaba contenida, disimulada.
El diputado Héctor “La Coneja” Baldassi es uno de los interesados en lograr una buena sinergia con la liga de Tamis. Si bien el ex árbitro había participado de algunas reuniones de los jefes municipales del PRO, fue más que sugerente su adhesión expresa al documento de la Comupro redactado en sintonía a las declaraciones del intendente Mestre, el día de la apertura de sesiones ordinarias. Al parecer, la orden cayó de Buenos Aires a los fines de engordar a otro miembro que quiere ocupar el despacho central del Panal. Mestre y macristas coincidieron en la importancia de defender la autonomía municipal y pedir a la Provincia los recursos que creen justo.
Pero desde la línea que tiene a Nicolás Massot como titiritero, el ex presidente del PRO, Javier Pretto; y el ex intendente de Jesús María, Gabriel Frizza, son otros de los miembros de la fuerza que desarrollan una nutrida agenda de contactos con intendentes. El diputado que maneja los hilos del departamento Colón no le perderá pisada a la liga que él lideró desde su formación.
Tamis juega a dos puntas: conjura la interna con guiños hacia el sector que encabeza Baldassi, también para quienes movieron sus influencias para que fuera él y no el marcosjuarense Pedro Dellarossa el responsable de la Comupro.



1 Comentario

  1. ¡Cuidado con creerse mas de lo que valen! Deben recordar que MACRI ganò en Còrdoba por CAMBIEMOS no por el PRO, hasta votos del PJ se sumaron a Macri. El PRO, todavìa debe sacudirse los resabios de su negativa versíon UCEDEISTA de los 90, mas cuando con Germán Kammerath, inauguraron la caida de CORDOBA CAPITAL como ciudad modelo.

Dejar respuesta