Cómo varió el mapa de la recaudación tributaria en los últimos dos años

La presión tributaria efectiva nacional bajó 1,4 puntos porcentuales del PBI entre 2015 y 2017; la de las provincias creció el año pasado respecto al Producto por un mayor peso de los impuestos a la propiedad.

Mientras que la presión tributaria efectiva nacional bajó 1,4 puntos porcentuales del PBI entre 2015 y 2017 de acuerdo a un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), la de las provincias creció el año pasado respecto al Producto por un mayor peso de los impuestos a la propiedad, mientras que los gravámenes nacionales disminuyeron su carga.
Según el Iaraf, la recaudación del Gobierno nacional, incluyendo recursos de la Seguridad Social, creció en 2016 y 2017 un 34,6 % y 24,6%, respectivamente, en términos nominales. Más allá de esta mejora en 2017, si se analiza el período acumulado 2015-2017, la recaudación real evidenció una caída del 2,5% y neta de blanqueo del 4%.
Los tres principales tributos que explican la caída fueron los Derechos de Exportación, Bienes Personales y Ganancias. “En los últimos dos años y producto de las rebajas que comenzaron a aplicarse en ciertos tributos luego del cambio de gobierno, la presión tributaria evidenció ligeras reducciones, pasando a un 24,3% y 24,9% del PBI en los años 2016 y 2017, respectivamente”, explica el informe.
Los ingresos obtenidos por Aportes y Contribuciones a la Seguridad Social y por IVA se mantuvieron relativamente estables en términos reales en los últimos dos años, con una suba acumulada del 2% y 1,3%, respectivamente. En el caso del Impuesto al Cheque, la suba real entre 2015 y 2017 fue del 3%.
El IVA, principal componente de la estructura tributaria argentina, aumentó ligeramente su participación en la recaudación nacional (neta de blanqueo), pasando de representar un 27,6% en 2015 a un 29,1% del total de recursos en 2017. Los Aportes y Contribuciones a la Seguridad Social, también incrementaron su relevancia (de un 26,1% en 2015 a un27,7% en 2017).
Ganancias redujo su participación de un 24,8% a un 21,8% por la readecuación que se comenzó a realizar en 2016 de los parámetros de cálculo del impuesto; Retenciones también disminuyeron su impacto en consonancia con la rebaja de alícuotas.
El Impuesto al Cheque pesa más; saltó de de un 6,3% a un 6,8% en el período bajo análisis, mientras que otros tributos indirectos como los impuestos internos lo hicieron de un 2% a y un 2,7%.
Según las estadísticas de  la Subsecretaría de Ingresos Públicos, que analiza trimestral y anualmente la recaudación tributaria, creció la relevancia de los tributos provinciales sobre la recaudación general del Estado. En 2017 los gravámenes de las gobernaciones (principalmente Ingresos Brutos) representaron el 17,3% del total, el número más alto desde 2001, cuando fue de 17,4%.
La explicación del salto es por el mayor ingreso de impuestos internos “sobre bienes y servicios” (que pasó de tener un peso relativo de 12,2% a 12,5% del producto) y tributos “sobre la propiedad” (que crecieron desde 3,6% a 4,2%), según la clasificación internacional tributaria que se utiliza para estos casos. La presión impositiva de las gobernaciones, en definitiva, creció desde 5,08% del producto bruto hasta 5,34%, un número similar al de 2015.
Desde el Iaraf aportan que la presión tributaria efectiva del nivel nacional de gobierno presentó un crecimiento sostenido a lo largo de los últimos 15 años, habiendo alcanzado un pico máximo en el 2015, en el que la recaudación nacional representó el 26,3% del PIB.
En los últimos 2 años y producto de las rebajas que comenzaron a aplicarse en ciertos tributos luego del cambio de gobierno, la presión tributaria (neta de ingresos del blanqueo) evidenció ligeras reducciones, pasando a un 24,3% y 24,9% del PIB en los años 2016 y 2017, respectivamente.
Cuando se desagrega entre los componentes de esta reducción en la presión tributaria de 1,4 puntos del producto entre 2015 y 2017, se desprende que el Impuesto a las Ganancias y los Derechos de Exportación fueron los factores explicativos. Particularmente, la recaudación del Impuesto a las Ganancias redujo su importancia en un punto del PIB, mientras que los derechos de exportación disminuyeron en 0,65 puntos del producto.



Dejar respuesta