Lábaque quiso mediar y complicó a Mestre

El viceintendente relativizó la falta de diálogo entre el Intendente y el gobernador Juan Schiaretti. Inscribió la disputa por fondos en el marco de una “guerra electoral” y puso en duda un contundente triunfo de Cambiemos en la provincia.



Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

Fue el ministro del Interior de la Nación, Rogelio Frigerio, el responsable de comunicar a intendentes y dirigentes de Cambiemos la nueva directiva de la Rosada: cuidar la relación con los gobernadores que suscribieron el Pacto Fiscal y que “animaron” a sus diputados a sumar las voluntades necesarias para la aprobación de reforma jubilatoria, al filo de las fiestas de fin de año.
Los cruces por fondos coparticipables entre el Gobierno de Córdoba y los intendentes abrieron el nuevo ciclo. El Ente radical, liderado por Ramón Mestre, elevó el tono a la disputa. Para evitar el efecto contagio en la liga de jefes comunales del macrismo (Comupro), sus responsables fueron citados a Buenos Aires para volver con una aclaración. Schiaretti es aliado, cualquier disputa debe resolverse en los estrictos márgenes del diálogo.
Los macristas renegaban de la bajada de línea en público. Lógico: no pueden mostrarse cohibidos en la pelea por más recursos. La propuesta de consenso fiscal de la Comupro al Panal, es una muestra de la organicidad del partido amarillo y de la elección de mantenerse alejado de la feroz disputa que protagoniza el intendente Ramón Mestre, entre otros, con el Ejecutivo provincial, ahora con motivo de la prohibición del Ersep de adjuntar tasas municipales en las facturas de la luz y el agua.
El viceintendente Felipe Lábaque intentó mostrarse en sintonía con el lineamiento nacional, pero su sinceridad le jugó una mala pasada. Aseguró que la decisión del Ersep perjudicará las arcas municipales porque los fondos percibidos son de afectación específica, es decir, para el mantenimiento de la red de alumbrado público y cloacas. “Es un perjuicio tremendo para la Municipalidad. Los intendentes reclaman con toda razón”, explicó el presidente de Atenas en diálogo con Fernando Genesir, de Cadena 3.
Para que no quedaran dudas del apoyo a quien fuera su compañero de fórmula en 2015 recordó la promesa de Mestre en su discurso de apertura de sesiones: “El Intendente lo dijo muy claro, si el Gobernador coparticipa, bajarán las tasas, los impuestos”. Lábaque y mandamás del Palacio 6 de Julio atraviesan por un idilio político, luego que el presidente Mauricio Macri bendijera el “trabajo en equipo” con la firma de un convenio de cesión de predios ferroviarios para la edificación de un proyecto urbano que incluye la nueva sede del Concejo Deliberante y un parque educativo.
Seguidamente, el médico intentó equilibrar la balanza, como ordena el manual PRO. “Yo los conozco a los dos: Schiaretti es un hombre de diálogo, no va a llevar a otra instancia esto. Tampoco Ramón. Ya empezó la guerra electoral, es una apreciación muy personal”, opinó. Luego, desdramatizó las recientes declaraciones de Mestre al afirmar que “no hace un año que no se hablan”. “Ramón está usando sus herramientas para el beneficio de los vecinos”, matizó.
“Schiaretti tiene sus razones para decir que no le debe a los municipios. Y Ramón tiene las suyas para decir que sí. Esto no es nuevo. Va a tener que intervenir el Gobierno nacional”, recomendó.
“El PRO no va a abandonar ni a uno (Schiaretti), ni a otro (Mestre), blanqueó Lábaque aún a sabiendas de la incomodidad que esa situación genera en los reductos radicales, históricos opositores de Unión por Córdoba.
Cierto es que el desafío que lanzó Mestre a Schiaretti el 1 de marzo fue interpretado como un claro discurso de campaña provincial. Pero no como la formalización de las pretensiones políticas porque así lo piden desde la Rosada. Son tiempos de gestión y no de candidaturas.
Es un secreto a voces que la carrera electoral ya comenzó. La confesión de una obviedad, en política, puede generar costos. Mestre está trabado en lucha con el Panal y los operadores de Schiaretti aprovecharon la situación para exponer a Mestre.
“Cuando te lo dicen hasta los tuyos… Quizá el errado seas vos @ramonjmestre #EstásEnCampaña. Según Lábaque, Mestre exagera la falta de diálogo con Schiaretti”, tuiteó el intendente de Laguna Larga, Federico García.

Compulsa provincial
Lábaque no ahorró elogios al ser consultado sobre las últimas declaraciones del presidente del partido amarillo a nivel nacional, Humberto Schiavoni, quien arriesgó que Cambiemos “va a ganar provincias que hoy son peronistas” en 2019.
“Los candidatos son muy buenos. Schiaretti es un muy buen gobernador, y los ‘Cuatro Fantásticos’ que aparecieron hace unos días también pueden ser ellos. No es tan seguro que pueda ser así”, equilibró el viceintendente al referirse a Mestre, Mario Negri, Héctor Baldassi y Luis Juez. Probablemente, este haya sido el pasaje de la entrevista que más ruido generó en la alianza porque aviva temores sobre las preferencias de Macri hacia el PJ local.

Incursión nacional
En la jornada de hoy, el viceintendente Lábaque viajará a la Casa Rosada para firmar el convenio por fondos para avanzar en su proyecto de descentralización de áreas operativas del municipio. ¿Habrá tirón de orejas por la expresión sin filtro de sus opiniones políticas? Cierto es que no ha sido el único. El diputado Nicolás Massot recientemente confesó que Cambiemos podrá gobernar por “10 años más” y que volverá “el peronismo reciclado”, pensando que su entrevista televisiva había acabado. “Afortunadamente, ya no hay dobles discursos”, se defendió en Twitter el dirigente que habita la política desde chico.



1 Comentario

  1. Quizás no fué tan “inocente” lo expresado por Massot. Probablemente sea un tiro por elevación orientado a las “dirigencias” PERONISTAS, que están intentando abrirse espacio por sobre los “viejos” dirigentes como Gioja,Cristina,Rossi, De La Sota. Mas complejo es en la Pcia de BsAs. donde son los Intendentes, los dueños del “aparato” politico del Peronismo (en sus diferentes vertientes). No sería de extrañar que hasta Ma Euegnia Vidal termine siendo parte de ese armado en 2023. Si hoy tiene a tantos Peronistas a su alrededor resulta impensable los que puede llegar a nuclear gracias a los fondos que su Pcia recibirá y que casi seguro marcará diferencia con las gestiones anteriores. Debe recordarse que Vidal no es de familia de ricos y no está rodeadada de CEOS, sino de muchos funcionarios PJ y aliados como Ocaña y Toti Flores, a los que no se los puede acusar de oligarcas ni de manejar fondos en Paraisos Fiscales. No extrañaría que el “post” Macri esté generando otra corriente neo Peronista , mas democràtica y mas Repúblicana.

Dejar respuesta