Retruque de Mestre: Epec baja las tarifas y yo bajo las tasas

El intendente capitalino, dispuesto a aprovechar cada oportunidad que se le presente para confrontar con el gobernador, volvió a la carga ayer por las modificaciones que el Ersep dispuso sobre la facturación de tasas municipales en las boletas de la luz.



Por Felipe Osman

epecRamón Mestre está en “modo candidato”. Por mucho que diga y remarque que “ya habrá tiempo para hablar de candidaturas”, no puede explicarse de otra forma su interés constante de entrar en contienda con Juan Schiaretti y, sobretodo, en hacerlo por la vía más pública posible.
Ahora, al reclamo por la coparticipación de los fondos que la Provincia recibe de la Nación, suma también su enojo por las disposiciones que ha tomado el Ersep, que prohíben a los municipios y comunas cordobesas facturar tasas sin afectación especifica a la prestación del servicio de alumbrado y semaforizado público. El medio elegido: la televisión.
Ayer, en el programa “El Show de la Mañana”, el intendente cordobés explicó que la resolución del Ersep perjudica a los municipios y no contribuye a disminuir la presión fiscal en la provincia. Además, recordó al gobernador que el servicio de energía eléctrica de córdoba es uno de los más caros del país, y le ofreció –como ya lo había hecho el primero de marzo en su discurso de apertura de sesiones del Concejo Deliberante- bajar las tasas si Epec bajaba las tarifas.
Recapitulemos. Los municipios y comunas cordobesas cargan a las boletas de la luz tasas municipales destinadas, en teoría, al sostenimiento de los servicios de alumbrado y semaforizado público. La cuantía de estas alícuotas aplicadas sobre la facturación de la energía eléctrica varía entre el 10 por ciento -que se aplica, por ejemplo, en la capital- y un 20 por ciento, en algunos municipios de interior.
Pero desde el Ersep señalan que las administraciones locales no destinan lo percibido por estas tasas únicamente al sostenimiento de los servicios en cuestión. Por lo tanto, las resoluciones recientemente adoptadas sólo permitirán que los municipios carguen a la facturación de Epec y de las cooperativas de energía eléctrica encargadas de la distribución de energía eléctrica en el interior provincial el porcentaje que tenga por única afectación el sostenimiento de estos servicios.
Schiaretti, por su parte, entiende que no es justo que los municipios agreguen a las facturas de Epec el cobro de tasas cuyos producidos no tienen una afectación específica total a los servicios de alumbrado y semaforizado, haciendo lucir –a la vista de los usuarios- el servicio público de energía eléctrica aún más caro de lo que es. Y que si las administraciones locales quieren cobrar esas tasas a los contribuyentes pueden hacerlo, pero cobrándolas en facturas separadas y soportando el consiguiente costo que esto genera en la opinión pública.
La verdad, como es habitual, parece situarse a mitad de camino. No falta a la razón el gobernador cuando advierte que la facturación conjunta del servicio de energía eléctrica y tasas municipales generan, en la percepción del contribuyente, la sensación de que el servicio es incluso más caro de lo que en realidad es.
Por otra parte, es verdad lo que apunta el intendente cuando dice que el servicio en Córdoba es uno de los más caros del país, y que Epec es gravemente ineficiente como administradora de la prestación.
Como alega Mestre, todas las provincias compran la energía al mismo precio, pero Córdoba está tercera en el ranking de las provincias que mayores costos suma a este precio por la distribución. Un elemento determinante en este menú lo constituyen, sin lugar a dudas, los altos salarios que paga Epec.
El costo laboral de Epec es absolutamente insostenible. No es sustentable. Más aún si se tienen en cuenta que en las empresas prestadoras de servicios impacta mucho más el costo de la mano de obra.
Por otro lado, tampoco es sustentable la dedicación presupuestaria que el municipio vuelca al pago de salarios. Y si las tasas que se cobran en las facturas eléctricas no tienen una afectación específica total al servicio por el cual se perciben, no son tasas. Y muy probablemente sean afectadas, aún parcialmente, a solventar el déficit que generan las exorbitantes planillas salariales que mes a mes los municipios deben liquidar.

Costo “Córdoba”
En las lecturas comparativas hasta diciembre de 2017, Córdoba figuraba tercera en el ranking de las provincias que más caro cobraban el Kilovatio, sólo por detrás de Santa Fe y Neuquén, considerándose los precios sin cargas tributarias.
La provincia cuenta con una capacidad instalada de generación de energía eléctrica aproximada de 1850 Megavatios, con 19 centrales termoeléctricas e hidroeléctricas. Esta capacidad alcanza para cubrir, más o menos, el consumo provincial, pero tiene una producción costosa por la obsolescencia de los equipos de producción.
Ilustremos esto con un ejemplo. Una de las centrales generadoras de la provincia es la central de “Cerro Pelado”. Se trata de una central “de pico”. ¿Qué significa esto?
La demanda de electricidad no es homogénea, no es constante durante las diferentes horas del día, zonas del país, y épocas del año. Esto produce que al sistema nacional interconectado a veces le sobra y a veces le falta energía eléctrica. La central de “Cerro Pelado” fue originalmente diseñada para asistir a este sistema ante la falta de energía. El mecanismo por el cual funciona consiste, a grandes rasgos, en bombear agua desde un dique inferior a otro superior y luego producir energía cuando el agua bombeada mueve, al caer nuevamente al primero, las turbinas generadoras.
Poner en funcionamiento este mecanismo es, desde luego, mucho más costoso que producir energía en una central convencional o “de base”, en la que las turbinas generadoras son puestas en movimiento por la corriente natural del agua.
En Córdoba, sin embargo, la central de “Cerro Pelado” es utilizada como central “de base”, y esto causa que su producción sea mucho más costosa de lo que debería.



1 Comentario

  1. La EPEC, se supone que como empresa PUBLICA no persigue la RENTABILIDAD para sus directores y “accionistas”, por lo que debería trabajar AL COSTO. Habría que revisar los PROCESOS en todos los niveles de GESTION para verificar si hay EFICIENCIA LABORAL o es un nicho para los familiares que cobran muy buenos sueldos a costa de los Cordobeses que pagamos la energía electrica. Para colmo, ni ATIENDEN LAS DENUNCIAS por ilicitos. ¿No hay personal ADMINISTRATIVO que puede reemplazarse por la digitalizacion y a su vez incrementar el personal técnico? Dejaron de tener viá telefonica, la posibilidad de efectuar denuncias anonimas. Y por internet por mas que se reiteren no se atienden. Incluso en edificios donde hay varios medidores juntos, los lectores de consumo, ni se percatan de groseras conexiones sin medidor. Lo mismo sucede con los que cortan el servicio por falta de pago pero no HACEN NADA con el que está burdamente colgado. Entre el Municipio, que tiene luminarias encendidas en pleno día y los colgados. mas el costo laboral ineficiente (incluso cobran el abusivo “derecho” autogestionado de la “Bonificacion por eficiencia”), ¿Como no va a ser cara la energía? ¡ERSEP, SALGA A LA CALLE, NO ESPERE A QUE LE CAIGAN LAS DENUNCIAS DE ARRIBA! Son burócratas de lujo.

Dejar respuesta