Ex funcionario municipal, ¿lobista por la basura?

El caso más significativo de lobistas del oferente Solvi-Caputo es la presencia de Teodoro Argerich, un CEO del grupo Caputo que mantendría intensas negociaciones con un ex funcionario municipal, el hasta 2015 secretario General de la Municipalidad cordobesa y también ex intendente de Mina Clavero, Alberto Giménez, que se desvinculó del equipo de Mestre invocando problemas de salud pero en el mismo momento que fue imputado por una causa de peculado cuando era jefe comunal de Mina Clavero.



Por Gabriel Osman
gosman@diarioalfil.com.ar

basuraLa duración excesiva que ha tenido, los montos en juego del negocio y los interesados en participar en él, han convertido al proceso de licitación del servicio de recolección de residuos en el problema más complejo que ha tenido la ciudad, luego de la controversia de 1983, que derivó en la rescisión del contrato con la empresa Aseo, curiosamente cuando la Municipalidad de Córdoba era administrada por otro Mestre, Ramón Bautista, padre del actual jefe comunal.
En tren de casualidades, o no, en el centro de aquel conflicto estaba una empresa del grupo que comandaba Franco Macri; hoy, en el ojo de la tormenta está Nicolás Caputo, un oferente vinculado indirectamente a otro Macri, Mauricio, e íntimo del presidente de la Nación que se presentó al concurso nacional e internacional que abriera el municipio cordobés, comandado políticamente por un socio electoral del PRO.
Al margen de la desvinculación real o formal de Caputo de la UTE que participa en la licitación, que conformó con la brasileña Solvi –Vega, en la Argentina-, hay directivos del grupo supuestamente al margen del negocio, que siguen muy activos en gestiones enderezadas  al resultado final del concurso, que han sorteado exitosamente la apertura de los sobres con la oferta técnica del servicio y esperan el veredicto definitivo con la difusión pública de la propuesta económica.
El caso más significativo es la presencia de Teodoro Argerich, un CEO del grupo Caputo que mantendría intensas negociaciones con un ex funcionario municipal, el hasta 2015 secretario General de la Municipalidad cordobesa y también ex intendente de Mina Clavero, Alberto Giménez, que se desvinculó del equipo de Mestre invocando problemas de salud, pero en el mismo momento que fue imputado por una causa de peculado cuando era jefe comunal de Mina Clavero.
Consultado por este diario, Giménez refutó las citadas versiones y aseguró estar dedicado a actividades particulares que nada tienen que ver con la Municipalidad de Córdoba, como la venta mayorista de combustibles, y que las referidas versiones están relacionadas a las sordas disputas de intereses, a veces limpias, a veces no tanto, por la magnitud del negocio y la dilación del proceso licitatorio. No hay porqué restarle crédito a las respuestas de Giménez, pero las versiones son públicas y notorias.
Y lobistas los necesita Solvi-Caputo más que las otras oferentes. En Brasil, vinculan a Solvi al escándalo de corrupción conocido como “Lava Jato”. Medios de prensa del vecino país, sede de la casa matriz que en Argentina opera bajo el nombre Vega, señalan que esta empresa está involucrada en la “operación autolavado” y que el ex ministro brasileño José Dirceu y su consultora percibieron “retornos”, entre 2007 y 2009, por cerca de 500.000 reales –casi 3 millones de pesos argentinos- de Solvi.
Ni hablar que la Justicia del Estado de Pará negó la eximición de presión a directivos de subsidiarias  de Solvi -Lucas Feltre y Diego Nicoletti- , por supuestos delitos de polución atmosférica, polución hídrica, construcción de obras potencialmente contaminantes sin licencia ambiental, y elaborar un estudio ambiental total o parcialmente falso o engañoso.
Así y todo, Solvi ha tenido éxito en incursiones por nuestro país, como que obtuvo la concesión parcial del servicio en la ciudad de Rosario, en este caso a través de otra subsidiaria en Argentina,  LimpAr. Aquí, el apoyo clave fue el del clan Moyano. Hugo Moyano, el pater familias, habría esponsorizado con éxito su desembarco en la principal ciudad de la provincia de Santa Fe, una cabecera de playa realmente importante.



Dejar respuesta