Mestre conjura interna oficialista en el Concejo



Por Felipe Osman

El bloque oficialista en el Concejo, hasta ayer empantanado –como en 2017- en discusiones para unificar posturas y proponer un candidato a la presidencia provisoria del cuerpo, parece haber llegado a un acuerdo: Gustavo Emilio Fonseca ocuparía el cargo que ahora tiene la titular de la comisión de Género, Miriam Acosta.
Desde la oposición –y principalmente desde el PJ- ya habían avisado: no salvarían los desencuentros internos de Juntos por Córdoba, como hicieron el año pasado. Entonces, Esteban Dómina y Adrián Brito, del bloque Unión por Córdoba, y Marcelo Pascual, del monobloque Frente Federal de Acción Solidaria, prestaron los votos que, junto a los trece reunidos por la bancada oficialista, sumaron las voluntades necesarias para ungir a Acosta en el puesto. Un acto de conducta política de parte de los ediles opositores y, también, una consecuencia del pacto de “no agresión” Schiaretti-Mestre.
Algunas versiones indican que, si bien los ediles nicolacistas propondrían a Javier Lafuente, terminarían acompañando la designación de Fonseca. Sin embargo, desde Fuerza Renovadora –sector que responde al legislador provincial- aseguran que no lo harán, y sólo apoyarán a su candidato, replicando el mismo escenario que tuvo lugar el año pasado.
Aún así, debe tenerse en cuenta que este es el modus operandi habitualmente utilizado por Nicolás, a saber, tensar la negociación hasta el último momento. Pero las cartas que hoy se muestran pueden no ser las mismas que se jueguen durante la sesión preparatoria, que tendría lugar el próximo lunes a las 10.
El oficialismo presentará la proposición de Fonseca para el cargo como la continuidad de una política de rotación en un puesto codiciado por asegurar una mayor visibilidad pública a su ocupante. Pero no debe dejarse de lado la tensión que existe entre Acosta y la invariablemente impredecible Laura Sesma. En el pasado, ambas ediles tuvieron un fuerte cruce cuando la díscola socialdemócrata declaró que Acosta “no tenía capacidad” para presidir el Concejo.
Aún así, en el oficialismo hay un clima de optimismo, y se espera que -llegado el momento- los dieciséis votos acompañen la designación de Fonseca. Quienes estarían detrás del “tablero de control” impulsando al edil para la presidencia provisoria serían el vice intendente, Felipe Lábaque, y Javier Bee Sellares, principal espada mestrista en la Unicameral.
Con estos nombres detrás de las negociaciones para cerrar filas en torno al ungimiento de Fonseca, no es difícil advertir que la decisión proviene del despacho principal del Palacio 6 de Julio.
Mestre es entonces quien terminaría conjurando la interna aliancista en el Concejo, poniendo en orden a la bancada oficialista antes del inicio de sesiones ordinarias. Con un acto de autoridad, recién llegado de una misión oficial en la que -como presidente del foro internacional Mercociudades- representó a las principales urbes del Mercosur, el intendente habrá encolumnado a sus ediles tras un único candidato.

Vice presidencia
Otro foco de conflicto sería, aunque en menor medida, la elección del edil que ocupe la vice presidencia provisoria del Concejo. Hasta ahora, este cargo está en manos de Belkis Garda. Existen aquí versiones encontradas. Algunas apuntan que la actual vice podría mantenerse en el puesto. Otras, que la bancada mayoritaria propondría en su lugar a Juan Balastegui. Incluso hay quienes indican que Balastegui era la primera opción del mestrismo para ocupar la presidencia provisoria, pero que esto hubiera ocasionado mas rispideces en el bloque, dada la exigua antigüedad del edil, que sólo lleva dos años en su banca. Fonseca, en cambio, forma parte del cuerpo desde hace ya seis.



Dejar respuesta