Marcha moyanista con versión descafeinada en Córdoba

Sólo se movilizaron los cuerpos orgánicos de las dos CGT. Si bien hubo coincidencias en las premisas convocantes los sindicalistas aclararon que la movida local no fue en respaldo al líder camionero.



Lejos, muy lejos, quedó la movida anti macrista impulsada por el sindicalismo cordobés de la foto que logró el líder de camioneros Hugo Moyano ayer en la 9 de Julio. En Buenos Aires, el gremialista demostró su poder de fuego y junto a las dos CTA, ATE, la CTEP y partidos opositores como el kirchnerismo y la izquierda copó las calles bajo consignas contra la reforma previsional, el ajuste y el proyecto de reforma laboral del gobierno Nacional, entre otros puntos.
La versión local de la jornada de protesta fue bastante más light: sólo los cuerpos orgánicos de las dos CGT se movilizaron, también los partidos de izquierda y algunas organizaciones sociales que también salieron a las calles pero con brújula propia. En Córdoba, la medida no afectó la actividad pública ni privada. Sólo generó inconvenientes en el tránsito. Si bien hubo coincidencias en las premisas que volcaron a la dirigencia a protestar, el movimiento obrero cordobés se encargó de aclarar que el 21F local no debe ser leído en términos de apoyo a la movida impulsada por el líder camionero quien ayer, entre otras cosas, pidió la “unidad” para frenar las medidas de Mauricio Macri. Todo lo contrario. “Es básicamente en contra de las políticas, nosotros no dependemos de Moyano”, dijo el titular de la CGT Regional Córdoba, José Pihen. “Esta marcha es una respuesta a todo lo que se ha dicho siempre. Es una ratificación de que hay un número importante de organizaciones regionales de la CGT que estamos dispuestos a seguir expresando las políticas en contra de los trabajadores”, agregó el referente del SEP. “Mantenemos la coherencia en cuanto al planteo político e ideológico de la CGT Córdoba que, por cierto, son pú- blicos y reiterativos desde diciembre de 2015: criticamos las políticas que agreden a los trabajadores como por ejemplo las reformas previsional y laboral, el intento de limitar el poder adquisitivo y el intento de limitar el poder adquisitivo”, agregó el también legislador provincial. La versión cordobesa de la protesta arrancó con un acto en la sede de la GCT en calle Chacabuco y culminó algunas cuadras más abajo. Allí se leyó un documento crítico con la administración central: “el declarado intento de poner un techo a las paritarias y la negativa a aceptar el mínimo reaseguro que constituye la cláusula gatillo, todo lo que profundiza el deterioro de los salarios”, reza parte del texto acordado por los gremios que nutren la central oficialista. La cúpula sindical que fue parte de la protesta estuvo conformada además por la CGT Rodríguez Peña con el líder del Surrbac a la cabeza, Mauricio Saillén; el titular de bancarios Raúl Ferro; Adrián Brito de Canillitas; la legisladora provincial Ilda Bustos; su par kirchnerista Carmen Nebreda; y Ricardo Vissani, entre otros. En tanto, gremios como el Suoem, Luz y Fuerza y Camioneros enviaron sus representantes al escenario mayor de la protesta y participaron de la movilización de Moyano en Buenos Aires. También asistió el diputado nacional K y titular de Adiuc, Pablo Carro. El titular de UEPC, gremio docente enrolado en la CGT cordobesa pero alineado nacionalmente en CTERA (CTA), Juan Monserrat, también participó de la movida en la 9 de Julio. El representante de los maestros dijo: “nos movilizamos no para desestabilizar a nadie, sino simplemente para parar este modelo de ajuste que está trayendo problemas al pueblo argentino. Los ejes de la marcha son el no a la reforma previsional, los tarifazos, los despidos, la inflación, la reforma laboral”. La reacción atomizada de la protesta del movimiento obrero cordobés expone, una vez más, las diferencias que parecen insalvables rumbo a la mentada unidad. La movida moyanista dejó pasar más luz en la grieta que divide al sindicalismo local donde no hubo acuerdo pese a que el “enemigo” es uno solo. Vale decir, ni siquiera el propio triunviro que conduce la CGT unificada a nivel nacional logró consenso.



Dejar respuesta